Subwoolfer, representantes de Noruega en Eurovisión, lanzan un nuevo tema parodiando a Mika y se atreven a bailar como Chanel

Uno de los componentes de Subwoolfer, representantes de Noruega en Eurovisión.
Subwoolfer, representantes de Noruega en Eurovisión, bailando como Chanel.
YOUTUBE

Unos de los cantantes más misteriosos de Eurovisión 2022 fueron Subwoolfer, representantes de Noruega cuya identidad es desconocida. Ellos dicen que viven en la luna, y en ningún momento mostraron su rostro. Pero, tras su aventura en el festival, ahora han cantado sobre la incógnita de su identidad y su 'regreso' a su satélite natal.

Keith, Jim y DJ Astronaut, junto a sus bailarines, interpretaron Give That Wolf A Banana en el escenario de Turín. Y, desde que se conoció su candidatura, muchas han sido las teorías sobre las dos personas que estaban debajo de las máscaras de lobo amarillo: el dúo cómico noruego Ylvis; o Tix, cantante que representó a su país en 2021.

Y qué mejor manera de bromear con este tema, y con Eurovisión 2022 en general, que con una canción. Subwoolfer ha estrenado Space Kelly, una parodia de Grace Kelly, de Mika -el cual presentó el certamen-.

"¿Te atraigo? ¿Te confundo? Porque no puedes verme sonreír. ¿Tienes pensamientos sucios? ¿Tienen 30 años estos lobos o más bien 45?", comienzan cantando en el tema. "Quizá somos demasiado atractivos y si nos mostramos dañaremos y derretiremos vuestros ojos".

"Nos viste bailar como Chanelly (Sabemos que es Chanel)", dice la letra, cambiando el nombre de la cantante hispanocubana para que rime. "Somos lo suficientemente mayores para ser sus padres".

Entonces, en el estribillo, comienzan a decir que, debajo de la máscara, podría estar cualquier otro representante: Sam Ryder, de Reino Unido; Konstrakta, de Serbia; Kalush Orchestra, de Ucrania; We Are Domi, de República Checa; o Mahmood & Blanco, de Italia.

Después, Subwoolfer se mofa de los resultados de Eurovisión, pues algunos cantantes parecía que serían unos grandes competidores, pero quedaron fuera del top 10, y ellos no -quedaron los décimos, exactamente-. Tampoco faltaron las bromas sobre la letra, pues su estribillo, lleno de onomatopeyas, conquistó al público por encima de otros temas más profundos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento