Un trabajador del Ayuntamiento de Langreo, a juicio por humillar a una compañera: "Las mujeres solo sirven para fregar"

Archivo - Fachada del Ayuntamiento de Langreo.
Archivo - Fachada del Ayuntamiento de Langreo.
AYUNTAMIENTO DE LANGREO - Archivo

Un trabajador del Ayuntamiento de Langreo se enfrenta a una posible pena de un año de cárcel por humillar y menospreciar a una compañera de trabajo en la vista programada para este miércoles. Además, la Fiscalía solicita una pena de dos meses de prisión para otro empleado municipal por un delito leve de maltrato.

Tal y como indica la Cadena Ser Gijón, según las investigaciones actuales llevadas a cabo por el Ministerio Público, la víctima comenzó a trabajar en el Ayuntamiento en 2018, siendo la única mujer, y desde su incorporación "no fue muy bien recibida por el resto de los empleados, que manifestaron que no querían a una mujer allí". Esta situación cambió progresivamente, a excepción del comportamiento del acusado.

Cuando ambos coincidían en su puesto de trabajo, el hombre acusado afirmaba repetidamente que “las mujeres son unas putas, solo valen para follar y para fregar”. Insultos que también recibió otra empleada, una jardinera del Ayuntamiento: "mira a esa, otra puta que quería venir a Cementerios (departamento del Ayuntamiento en el que trabajaba), menuda hija de puta", exclamó en al menos una ocasión.

En diciembre de 2018 el Ayuntamiento de Langreo abrió un expediente disciplinario al acusado, que entre los meses de octubre y noviembre, presuntamente se había propasado con dos compañeras. Posteriormente, a través de una resolución de la Alcaldía, se acordó el traslado provisional de los dos acusados y de varios de los empleados mientras se investigaban estas irregularidades denunciadas.

En otra ocasión, las dos mujeres vejadas se cruzaron en el pasillo de los vestuarios con el segundo acusado que, al verlas, dio una patada a la puerta, obligando a ambas a apartarse para evitar que les golpease.

Los hechos investigados, que ocasionaron a la mujer un trastorno ansioso-depresivo diagnosticado por un psicólogo, son considerados por la Fiscalía como constitutivos de un delito contra los derechos fundamentales y libertades públicas, en la modalidad de lesión a la dignidad con acciones de menosprecio y descrédito.

Además de las penas de prisión, el Ministerio Público pide que el acusado indemnice a su víctima con 3.000 euros, una multa de diaria de seis euros durante nueve meses y la prohibición de acercarse a menos de 200 metros de su víctima durante tres años y para el segundo una pena de dos meses de multa también con una cuota diaria de seis euros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento