Los españoles quieren 'topar' el tabaco: el 72% lo prohibiría en terrazas y más de la mitad en todos los espacios públicos exteriores

Lugo. Entra en vigor este jueves 13 de agosto una normativa de la Xunta de Galicia por la cual se prohibe fumar en la calle, incluidas las terrazas de los bares, para prevenir los contagios por la Covid19. En la imagen,
Imagen de archivo de una persona fumando en la terraza de un bar.
Carlos Castro/Europa Press

La prohibición de fumar en las terrazas de los bares -adoptada como medida temporal por algunas Comunidades durante la fase aguda de la pandemia de covid-19- es uno de los aspectos más debatidos que podrían entrar en la actualización de la ley antitabaco que prepara el Ministerio de Sanidad. En 2020 y en 2021, en plena pandemia de coronavirus, se llegó a prohibir fumar en espacios al aire libre cuando no se cumplía la distancia de seguridad de 1,5 o dos metros. Ahora se sabe que esta medida, además, contaría con la aceptación del 56,8% de la población española, incluso a más de dos metros de distancia. 

Este dato se desprende de la encuesta anual realizada por la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) con motivo de la 23ª edición de la Semana sin Humo, que se celebra hasta el 31 de mayo y cuyos resultados se han presentado este martes. De las 6.302 personas preguntadas (48,7% no fumadoras, 35% exfumadoras y 16,3% fumadoras), un 85,5% está a favor de ampliar la legislación sobre espacios libres de humo de tabaco. 

En concreto, un 72% prohibiría fumar en las terrazas de los locales de hostelería, un 56,8% considera que debería estar prohibido fumar en lugares públicos al aire libre, un 54% cree que no se debería permitir el tabaco en las playas, un 43,6% está a favor de prohibir fumar en el interior de los coches particulares y un 24,2% aboga por decir adiós al humo del tabaco en la calle. Un porcentaje que "no es despreciable" para la SemFYC, que agrupa a más de 20.000 médicos de familia de las 17 Comunidades Autónomas.

Otro dato que arroja el informe es que el 63,4% de los no fumadores y el 58,8% de los exfumadores consideran que la mayoría de las terrazas no cumplen las condiciones que exige la normativa para que se permita fumar en ellas. Actualmente y según la modificación de 2010 de la ley antitabaco -la última hasta la fecha-, solo se puede fumar en terrazas no cubiertas o, como máximo, rodeadas de dos paredes, muros o paramentos. 

Además del 72% a favor de prohibir fumar en las terrazas, un 28,2% ampliaría esta restricción hasta al menos ocho metros alrededor de las mismas. Los especialistas destacan que "incluso un 27,7% de fumadores apoyaría la restricción de fumar en las terrazas y un 9% incluso lo ampliaría en un espacio de hasta ocho metros en torno a ellas".

Susana Morena, coordinadora de la Semana Sin Humo de la SemFYC, señala que "está claro que las terrazas de hostelería es uno de los lugares donde se realiza gran parte de la actividad social de las personas y los fumadores que quieren dejar de fumar las perciben como situaciones de alto riesgo de fracaso en sus intentos de abandono".

Las terrazas sin humo son claves para desnormalizar el consumo"

Consumo diario estancado en torno al 32%

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, se comprometió el pasado 4 de febrero, Día Mundial contra el Cáncer, a "actualizar la Ley del Tabaco para salvar vidas". Desde la última reforma de 2010 de la ley antitabaco -formalmente llamada 'de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco'-, el consumo diario de tabaco se ha estancado entre la población española de 15 a 64 años durante la última década con prevalencias entre el 30,4% y el 34%, según los datos de la Encuesta sobre Alcohol y Drogas en España de 2021. Desde 1997, antes de la ley antitabaco, estos guarismos oscilaban entre el 36,7% de 2003 y el 29,6% de 2007, cuando se registró la prevalencia de consumo diario más baja. 

Según los datos de SemFYC, el 83,7% de los encuestados dice no fumar (48,7% declaran no fumar y un 35% señalan ser ex fumadores) y el 16,3% afirma ser fumadores (un 9,9% a diario y un 6,4%, con consumo ocasional). En cuanto al reparto por género, un 15,2% de mujeres y un 19% de hombres fuman, ya sea diaria u ocasionalmente.

Según los datos de Sanidad, el tabaco es la sustancia psicoactiva que antes se empieza a consumir en España, a la edad media de 16,6 años. Se calcula que en España mueren cada año 50.000 personas por causas atribuibles al tabaco, según la Encuesta Europea de Salud en España de 2020.

Políticas incentivadoras

Desde la SemFYC también han preguntado por las medidas que se recomendarían para reducir el consumo del tabaco, tales como la subida del precio de las cajetillas, la eliminación de publicidad encubierta o la pedagogía. "Las medidas más apoyadas por los encuestados son la intensificación de programas escolares y campañas de sensibilización en medios de comunicación (81,5%); la eliminación de la publicidad encubierta en cine, teatro, televisión, influencers, etc. (59,2%) y la aplicación de la regulación sobre publicidad y espacios sin humo del tabaco a los nuevos dispositivos como cachimba, cigarrillo electrónico, dispositivos de tabaco calentado (56,8%)", reza el comunicado difundido.

Las medidas menos recomendadas por fumadores son las que más impacto han demostrado en la reducción del consumo

Si bajamos un escalón más y analizamos las respuestas en función del consumo de tabaco, las principales medidas señaladas por los no fumadores y los exfumadores son las mismas que en los resultados generales. 

Sin embargo, las personas fumadoras "estiman que las mejores iniciativas para reducir el consumo son: en primer lugar, las campañas educativas y, en segundo, la financiación de todos los tratamientos farmacológicos para dejar de fumar. Las medidas menos recomendadas por las personas fumadoras que contestaron a la encuesta son el empaquetado neutro, la ampliación de los espacios sin humo y el aumento del precio del tabaco, a pesar de ser las medidas que más impacto han demostrado tener en la reducción del consumo de tabaco en la población", concluyen desde la SemFYC.

Para Raquel Fernández Megina, presidenta de Nofumadores.org, el apoyo social a los espacios sin humo es "imparable y claramente muy amplio". Tras conocer los datos de esta encuentra, considera "fundamental que la administración sea valiente y contundente a la hora de legislar en este sentido. Las terrazas sin humo son claves para desnormalizar el consumo, especialmente entre las nuevas generaciones, y para ayudar a la deshabituación de ese 70% de fumadores que afirma querer dejarlo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento