La tensión electoral se dispara en Colombia

Firmes seguidores de la coalición durante un evento de la campaña electoral del partido de Gustavo Pedro.
Seguidores del principal candidato izquierdista, Gustavo Pedro, en la celebración de un evento electoral.
EP

Colombia es incapaz de vivir unas elecciones presidenciales normales y corrientes. Un reguero de sangre acompaña sus procesos electorales desde hace décadas y el fantasma del fraude merodea en cada esquina del país.

Hubo años de finales de los ochenta y principios de los noventa que los candidatos presidenciales eran asesinados en mítines electorales, aeropuertos o, incluso, en el interior de un avión.

De tres en tres como ocurrió entre agosto de 1989 y abril de 1990 cuando Luis Carlos Galán, el carismático líder del liberalismo, Bernardo Jaramillo, candidato de la izquierdista Unión Patriótica o el ex líder guerrillero Carlos Pizarro fueron ultimados cuando concurrían como aspirantes a la presidencia colombiana.

Una generación de jóvenes y talentosos candidatos sacados de circulación para siempre por la mano negra del narcotráfico en comunión perfecta con sectores intransigentes de la sociedad colombiana.

El país vive los prolegómenos de las elecciones del próximo 29 de mayo en gran tensión después de una campaña electoral muy violenta y ataques y descalificaciones continuas entre los distintos candidatos.

La Fundación Paz y Reconciliación difundió hace una semana un informe en el cual revela que desde mediados de marzo hasta la actualidad se han registrado 222 hechos de violencia política con el resultado de 29 víctimas mortales.

Por su parte, la Defensoría del Pueblo ya ha advertido que existe un riesgo extremo en 84 municipios entre más de medio millar expuestos a “vulneración de derechos”. La Misión de Observación Electoral ha asegurado que en 319 municipios se pueden producir ataques violentos.

Principales candidatos a las elecciones

El principal candidato izquierdista, Gustavo Petro, que encabeza todas las encuestas aunque sin el apoyo suficiente para ganar las elecciones presidenciales del domingo, canceló su gira por el Eje Cafetero por la existencia, según declaraciones de su propio equipo electoral, de un plan criminal para acabar con su vida por parte de un grupo paramilitar vinculado al narcotráfico.

El candidato derechista, Federico Gutiérrez, que se mantiene como segunda fuerza, denunció la semana pasada el hallazgo de un dispositivo electrónico en su sede de Medellín que estaba siendo utilizado para espiar su estrategia electoral.

Las últimas encuestas publicadas el domingo aseguran que el izquierdista Petro, acompañado en el movimiento Pacto Histórico por Francia Márquez Mina, una mujer afrodescendiente, obtendría entre el 38 y el 40% de los votos, insuficiente para conseguir la mayoría absoluta, lo que obligaría a enfrentarse el 19 de junio en una segunda vuelta con la segunda candidatura más votada.

El derechista Federico Gutiérrez, candidato de la coalición Equipo por Colombia, muy influido por el ex presidente Álvaro Uribe, que gobernó el país con mano de hierro durante ocho años, podría obtener entre 21 y 23% de los votos y pasar a la segunda vuelta aunque en los últimos días se le ha ido aproximando peligrosamente Rodolfo Hernández, un millonario de derechas y muy populista que administró la alcaldía de Bucaramanga, la capital del departamento de Santander, y que podría dar la gran sorpresa ya que casi ha duplicado sus expectativas electorales en las últimas tres semanas. Mientras el candidato centrista Sergio Fajardo se ha estancado en un 7%.

El nerviosismo y la tensión se dispararon el domingo cuando el izquierdista Petro aseguró en unas polémicas declaraciones que había intentos de aplazar las elecciones presidenciales y pidió a los otros candidatos reunirse urgentemente para hacer una declaración conjunta.

Las críticas no se hicieron esperar desde el propio gobierno colombiano. “Son afirmaciones absolutamente falsas”, le contestó el ministro del Interior. La vicepresidenta de Colombia, Marta Lucia Ramírez, fue aún más contundente: “Quienes promueven noticias falsas quieren generar pánico, caos, e inestabilidad social".

Petro perdió las elecciones presidenciales en la segunda vuelta de 2018 frente al actual presidente Ivan Duque, pero algunos analistas aseguran que la situación actual no es comparable.

La izquierda lidera las encuestas

La posibilidad de que la izquierda alcance el poder en Colombia por primera vez en su historia ha provocado un gran nerviosismo en sectores inmovilistas muy conservadores del país.

Las protestas sociales ocurridas en los dos últimos años han activado el voto del electorado más joven en un país donde tradicionalmente la abstención suele superar el 50% del electorado.

El diario El Tiempo, el más importante del país, denunciaba en su editorial del domingo que directivos de algunas empresas han enviado mensajes a sus trabajadores para influirles en su decisión electoral, un comportamiento que viola el artículo 258 de la carta política colombiana que asegura que el derecho al voto “se debe ejercer sin ningún tipo de coacción y en forma secreta por los ciudadanos”. En el mismo texto se urgía a los candidatos a alejarse de “la insoportable pugnacidad” y encaminarse por “la senda de la confrontación de las ideas y las propuestas”.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento