El Gobierno plantea que también se "respete" la ausencia por reglas dolorosas en el ámbito educativo: "Con dolor no puedes concentrarte"

Estudiantes esperando antes del primer examen de las pruebas de acceso a la universidad (PAU), en la Facultad de Economía y Empresa de la UB.
Estudiantes esperando antes del primer examen de las pruebas de acceso a la universidad (PAU), en la Facultad de Economía y Empresa de la UB.
DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS

El Gobierno plantea que, igual que con la baja laboral por menstruaciones incapacitantes, también se "respeten" las ausencias por el mismo motivo en colegios, institutos y universidades. Así consta en la Estrategia de Juventud 2030 presentada este jueves por el Ministerio de Derechos Sociales, que es precisamente el departamento que ha puesto sobre la mesa esta propuesta. 

"Si estás con mucho dolor, mareos, náuseas, vómitos o incluso desmayos, es evidente que no puedes concentrarte ni atender en clase, así que debes poder quedarte en casa en vez de ir al instituto o a la universidad, y esa ausencia no puede suponer ningún tipo de castigo o perjuicio académico", ha aseverado este jueves la directora general del Instituto de la Juventud de España (INJUVE), María Teresa Pérez.

La idea es ampliar la baja por menstruaciones dolorosas que recoge la nueva ley del aborto al ámbito educativo, para que, si una joven con una regla incapacitante no puede ir un día a clase, no le perjudique en su trayectoria académica. 

Una hoja de ruta para los ministerios

Los puntos que se plasman en la Estrategia son objetivos, no compromisos estrictos, pero sirven como hoja de ruta para que los respectivos ministerios concreten luego su plan de acción. El de la menstruación es uno de los más novedosos, que va en línea con toda la inclusión de salud menstrual en la reforma de la ley del aborto, pero hay muchos otros contemplados en ámbitos como la vivienda, el empleo o la salud de los jóvenes. 

Por ejemplo, se propone "regular que los códigos de vestimenta laboral no supongan una discriminación en función del género". Esto se traduce, según explica Pérez a 20minutos, en "que no se les obligue a ir con falda, que los uniformes de algunos trabajos que pueden suponer una discriminación (azafatas, por ejemplo) y que, en todo caso, sean voluntarios". 

Otra sugerencia pasa por desarrollar un parque público en alquiler "que garantice la oferta de viviendas sociales suficiente, destinadas a la población joven" y cuya mensualidad no suponga una cantidad superior al 20% de sus ingresos. "Esto es bastante ambicioso, porque Bruselas lo marca en el 30%", subraya la directora de INJUVE. 

Reducir la edad para que se pueda votar desde los 16

Luego, añade, "hay algo que a mí me parece fundamental, no solo porque es una demanda histórica de los jóvenes, sino porque en muchos otros países también se está debatiendo". Pérez se refiere al punto de la Estrategia en la que se insta a "impulsar el debate público" sobre la reducción de la edad para el sufragio activo y pasivo a los 16 y 17 años, respectivamente. Sería, según reza el documento, "una forma de proporcionar peso e influencia a un segmento de la población discriminado en numerosos ámbitos e infrarrepresentado en las políticas sociales y económicas".

"Si a esa edad se pueden casar, abortar sin consentimiento, trabajar, tener responsabilidad penal... por lo menos que puedan elegir a los representantes políticos que están legislando sobre eso", defiende Pérez. Este es, de hecho, uno de los puntos contemplados en el acuerdo de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos que, sin embargo, no se ha consolidado. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento