Indignación en los sindicatos policiales después de que Sánchez llamara "piolines" a los agentes enviados a Cataluña el 1-O

El crucero Moby Dada, más conocido como el 'barco Piolín', abandona el puerto de Barcelona.
El crucero Moby Dada, más conocido como el 'barco Piolín', abandona el puerto de Barcelona.
Quique García / EFE

La intervención de Pedro Sánchez durante la sesión de control al Gobierno de este miércoles ha causado la indignación de la bancada del PP, pero también de varios sindicatos policiales, que han reprochado la alusión del presidente a los agentes enviados a Cataluña para frenar el referéndum independentista del 1-O, a los que Sánchez ha llamado "piolines". 

"La diferencia en materia territorial cuando ustedes gobiernan y cuando gobierna el PSOE es que ustedes mandaban "piolines" a Cataluña y con nosotros, la Selección española de fútbol puede jugar en Cataluña sin ningún tipo de problema ni polémica", ha replicado el presidente del Gobierno a la portavoz del PP, Cuca Gamarra

Los "piolines" a los que se ha referido Sánchez hacen alusión a los agentes enviados por el Gobierno de Mariano Rajoy para frenar el referéndum catalán de 2017, pues llegaron en un barco estampado con una gigantesca imagen del famoso pájaro de los dibujos animados. 

Sus palabras han sido censuradas por varios diputados del Partido Popular y Ciudadanos, además de por el sindicato policial de JUPOL y la asociación de guardias civiles AUGC, que han considerado la intervención "una verguenza". 

Falta de respeto "continuada, inconcebible e inadmisible"

El secretario general JUPOL, ha señalado que "es inconcebible e inadmisible la falta de respeto continuada que se muestra desde este Gobierno hacia las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, y en concreto hacia la Policía Nacional". Por su parte, desde la AUGC han exigido que Sánchez aclare si con esta alusión se refería al barco donde fueron alojados cientos de agentes o a los propios efectivos

"Las declaraciones son muy desafortunadas", ha señalado el portavoz de la asociación, Pedro Carmona, pues supone dirigirse de forma despectiva a las fuerzas de seguridad que son quienes protegen el libre ejercicio de los derechos y libertades y garantizan la seguridad ciudadana.

Finalmente ha salido a salvar al presidente el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. Ante una pregunta de la diputada popular Ana Vázquez, Marlaska ha aclarado que el significado de las palabras de Sánchez tenían la única intención de destacar las condiciones "indignas" con las el Ejecutivo del PP llevó a cientos de agentes a Cataluña.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento