Cómo evitar el exceso de humedad al usar la secadora de ropa

Varias prendas de ropa en una lavadora, en una imagen de archivo.
Varias prendas de ropa en una lavadora, en una imagen de archivo.
PIXABAY

¿Sueles utilizar la secadora para la ropa en casa? ¿Tienes problemas de condensación? Este aparado puede producir un exceso de humedad debido a un inadecuado mantenimiento o a una mala instalación, entre otros motivos.

Como destaca la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), las secadoras producen humedad "cuando el aire caliente que generan se combina en el tambor con la ropa mojada". Dicha humedad debería filtrarse por el sistema de escape, pero en ocasiones esta condensación aparece en la ventana o en las superficies del electrodoméstico e incluso en las paredes. "El problema siguiente es que la humedad termine causando moho", advierte.

Al ocurrir este problema, "la razón más probable es tan simple como que no hay suficiente espacio de ventilación". El segundo problema es si la secadora es de evacuación y, por ello, se desaconsejan en las viviendas nuevas. Asimismo, la OCU detalla cuáles son los problemas más habituales y cómo podemos solucionarlos fácilmente.

Una mala colocación

Si la secadora está ubicada en un mal lugar puede generar problemas de humedad. Si está dentro de un armario cerrado, asegura la OCU, el calor quedará atrapado. Por ello, la solución es garantizar una ventilación suficiente mientras esté en funcionamiento. 

Si el espacio en el que está es muy frío o muy caliente, los problemas de condensación también aparecerán, por el choque térmico. Una solución podría ser colocar un extractor de aire. 

Si la habitación es muy pequeña, un problema que puede ocurrir es que se caliente muy rápido por el calor generado por la secadora y que el aire se condense. "En la mayoría de los casos, el problema se puede arreglar con una buena ventilación, por ejemplo, abriendo una ventana o una puerta durante el proceso de secado".

Un mal mantenimiento

El mantenimiento y la limpieza son fundamentales para que la vida útil de este electrodoméstico se alargue y para que no produzca humedad. Por eso, es conveniente limpiar con regularidad los filtros y la junta de la puerta. 

"Revisa también que no están dañados por el uso y haya que sustituirlos. Realizar periódicamente estas tareas de mantenimiento de la secadora no solo ayuda a evitar la condensación, también reduce el tiempo de secado, lo que supone un ahorro en la factura eléctrica", aclara la organización. 

El sistema de escape está obstruido

Un atasco en esta parte del aparato puede provocar una retención de la humedad en el conducto. Se recomienda limpiarlo cada dos años o incluso con más frecuencia. 

"El tapón también puede deberse a la acumulación de pelusas en el filtro", por lo que es conveniente vaciarlo de forma periódica. "En la mayoría de los modelos, debe limpiarse después de cada ciclo. En los de bomba de calor, la recomendación es hacerlo, aproximadamente, cada 10 ciclos".

Mala instalación de la secadora de evacuación

La instalación y los materiales con los que se fabrica el aparato son fundamentales. "Es mejor que el conducto de escape no tenga nervaduras, para evitar que la humedad quede atrapada en ellas." Además, la condensación puede deberse a otras causas, como:

  • Un soporte que no es el adecuado para el conducto de escape.
  • El conducto de escape no está recto.
  • El conducto de ventilación es muy largo.
  • Se ha producido un daño en el puente térmico. 
Mostrar comentarios

Códigos Descuento