La reunión entre Gobierno y ERC, en el aire: Sánchez y Aragonès se cruzan acusaciones y siguen sin concretar fecha

Pere Aragonès, president de la Generalitat, y Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en un acto este viernes en Barcelona.
Pere Aragonès, president de la Generalitat, y Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, en un acto este viernes en Barcelona.
EFE

Pedro Sánchez y Pere Aragonès juegan al ratón y el gato. De nuevo. La reunión prevista entre ambos para solucionar las tensiones entre el Gobierno y ERC por las escuchas legales a independentistas con el malware Pegasus sigue sin fecha pese a que ambos se emplazaron a cerrar un encuentro hace días para hablar de un tema que era "urgente". Y es que, el presidente del Gobierno y el del Govern han asegurado que si no se ven no es por su culpa, pero tampoco han dado paso alguno para que ese encuentro se celebre pronto.

"La confianza que tiene el Gobierno de España en restablecer cuanto antes ese diálogo con las instituciones catalanas es total, absoluta y rotunda. Desde luego, el Gobierno está dispuesto a reunir, en mi caso, con el president de la Generalitat de Catalunya, o la mesa de diálogo cuando considere también la parte catalana", ha lanzado el jefe del Ejecutivo desde su escaño este miércoles en respuesta a una pregunta de la diputada de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, frente a la que también se apuntó la distensión en Cataluña mencionando una encuesta de La Vanguardia que muestra que más del 70% de los catalanes considera que la independencia no debería ser una prioridad para el Govern.

Preguntados durante estas semanas, desde Moncloa alegaban motivos de agenda para no haber fijado una fecha para un encuentro que Sánchez y Aragonès pactaron celebrar cuando coincidieron en Barcelona el 6 de mayo, hace 12 días, y que para el president catalán era "urgente". Eso sí, este miércoles el Ejecutivo ha ido más allá, insinuando incluso que si esa reunión no se ha producido ya es por culpa de Esquerra.

Eso sí, para el president la reunión no puede ser solo una foto. En una entrevista en la Cadena Ser, Aragonès ha insistido en que la reunión es "urgente" pero que debe ir acompañada de la desclasificación de los documentos que hagan posible saber quién dio la orden de espiar al Govern catalán y quién tenía conocimiento de las escuchas. También ha solicidado un compromiso a no ser espiados en el futuro. Es por ello por lo que ha criticado al Gobierno por no tomar "las decisiones adecuadas", pues existe una "ruptura institucional" y debe ser la coalición quien la "repare".

Esta versión la ha mantenido también este miércoles Gabriel Rufián, portavoz de ERC en el Congreso, en un acto organizado en el Club Siglo XXI. “No sé cuándo se van a reunir, pero por ERC no será”, ha lanzado desde una tribuna en la que ha admitido que el hecho de que “con quien negocias de forma semanal te espíe” supone, “como mínimo”, que haya “tensión”. En este sentido ha asegurado que el Gobierno está avanzando en derechos sociales pero no “está avanzando en cuanto al estado de derecho se refiere”. En cuanto a la pregunta sobre si ERC mantendrá su apoyo para que el Ejecutivo agote la legislatura en 2023, ha sido ambiguo: “Hace poco más de un mes [antes de Pegasus] le hubiera dicho que aguantarían, ahora puede pasar cualquier cosa”.

Lo que es seguro, o al menos así lo dan por seguro importantes miembros del Gobierno, es que la reunión no se celebrará esta semana. "No da tiempo", decía este miércoles una ministra en los pasillos de la Cámara Baja. Esta responsable ministerial ha insistido en la "plena disponibilidad" para sentarse del jefe del Ejecutivo, aunque ha lamentado que ERC esté "más pendiente" de lo que ocurre dentro del Govern con JxCAT, más proclive al rupturismo y a dejar caer al Gobierno. "Creemos en el diálogo en Cataluña más allá del malestar que exprese ERC", ha asegurado. Un diálogo urgente que podría coincidir incluso con la campaña de las elecciones andaluzas, que tendrán lugar el 19 de junio.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento