Los OVNI están aquí y saltan a la esfera pública: informes, comisiones parlamentarias y avistamientos 'oficiales' disparados

Fotograma de uno de los vídeos en el que se aprecia un ovni.
Fotograma de un vídeo en el que se aprecia un ovni.
To the Stars Academy / YOUTUBE

En el Congreso de los Diputados no se habla de ovnis (los Objetos Volantes No Identificados); en Estados Unidos, sí. En 1969, las Fuerzas Armadas estadounidenses dieron carpetazo al programa de ovnis conocido como Proyecto Libro Azul. Habían documentado 12.618 avistamientos en 17 años.

Desde entonces el Ejército de EE UU no había comparecido en audiencia pública para dar más información al respecto. Este martes lo hizo ante un subcomité de Inteligencia del Congreso.

Allí, el subsecretario de Defensa para Inteligencia y Seguridad norteamericano, Ronald Moultrie, ha dicho que los soldados de su país se han encontrado con "fenómenos volantes no identificados". Pero mucho más llamativo es que el Ejército de EE UU haya reconocido que esos fenómenos, esos ovnis, suponen una grave amenaza para el país.

En su comparecencia, Moultrie y Scott Bray, subdirector de la Inteligencia Naval, confirmaron que los objetos voladores no identificados son reales y que son una grave amenaza potencial. Sin embargo, ninguno se mostró preocupado por la posibilidad de que los extraterrestres invadan Estados Unidos... al menos pronto.

Explicaciones más sencillas y nada extraterrestres

En realidad estos dos mandos del Departamento de Defensa creen que la inmensa mayoría de los fenómenos ovni podrían ser explicados a poco que se investigaran. "Con suerte, si sacamos más información, empezaremos a disminuir el impacto de algunos de esos falsos informes", dijo Moultrie, que reconoció ser un gran aficionado a la ciencia ficción.

Pueden ser fenómenos naturales, sensoriales o amenazas legítimas de contrainteligencia"

Esa mayor información pasa porque cualquier miembro de las fuerzas armadas de testimonio cada vez que vea algo raro, sin temor a las risas o la incomprensión de mandos o compañeros. Y eso es lo que parece estar ocurriendo.

Los avistamientos de fenómenos aéreos no identificados han aumentado considerablemente en las dos últimas décadas. Según Bray, los informes son "frecuentes y continuos", especialmente en las cercanías de las bases militares y de las zonas de entrenamiento.

Un informe oficial publicado en junio señalaba que entre 2004 y 2021 se habían detectado 144 fenómenos OVNI. Y sin embargo, esa cifra ha ascendido ya hasta 400. En 2020, el Pentágono publicó tres vídeos de encuentros entre pilotos de la Marina y objetos voladores no identificados. Dos vídeos fueron grabados en enero de 2015 y el tercero en noviembre de 2004.

"Estamos tratando de explicar lo que puede ser un fenómeno natural, un fenómeno sensorial o una amenazas legítima de contrainteligencia en los lugares donde tenemos bases", explicó Ronald Moultrie. A lo que Bray añadió que un caso OVNI puede deberse a interferencias en radares, fenómenos atmosféricos naturales, programas de desarrollo del Gobierno o a la acción de una potencia extranjera.

No tenemos ningún material, no hemos visto ningún aura que sugiera que se trata de algo de origen no terrestre"

Los dos defendieron que la mayoría de estos fenómenos podrían tener una explicación mucho más sencilla y nada extraterrestre. Citaron el desorden aéreo o la presencia de drones comerciales. ¿Pruebas? Moultrie y Bray creen que simplemente falta información. "La comprensión puede llevar mucho tiempo y esfuerzo", dijo el primero.

No obstante ninguno de los dos mandos del Pentágono descartan del todo la posibilidad de que haya vida extraterrestre observándonos. Pero es menos probable: "No tenemos ningún material, no hemos visto ningún aura que sugiera que se trata de algo de origen no terrestre", dijo Bray. Sean lo que sean, según el subdirector de la Inteligencia Naval de EE UU, algunos de estos fenómenos podrían suponer una amenaza importante.

Información... ¿y transparencia?

La recopilación de información es importante, pero si se trata de descartar con propiedad las teorías conspirativas, los legisladores que escucharon a Moultrie y Bray creen que hacen falta más audiencias públicas como la del martes. En resumen, más transparencia, algo de lo que las Fuerzas Armadas no tienen mucha costumbre, sean las de EE UU o las de cualquier otra nación.

Desde 2004 se han detectado en Estados Unidos 400 fenómenos no identificados

Puesto que los funcionarios del Departamento de Defensa presentaron más un discurso que unas pruebas, varios congresistas opinaron que de ese modo no se va a poner fin a las especulaciones públicas sobre posibles encuentros con extraterrestres.

Durante la audiencia, el congresista Rick Crawford dijo que no le preocupaba tanto una posible invasión de extraterrestres como la posibilidad de que adversarios como China y Rusia vigilaran las actividades militares de EE UU con vehículos aéreos disfrazados de ovnis.

Para ayudar y demostrar de paso que lo de la transparencia es de difícil aplicación al caso, tras la sesión pública en la Cámara Baja, el comité celebró otra sesión informativa pero ya clasificada y a puerta cerrada. Tal vez allí sí se viera lo importante... las pruebas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento