Nueve comunidades autónomas ya tienen luz verde para lanzar la convocatoria del bono joven de alquiler

Un cartel de 'se alquila' cuelga de un balcón en la fachada de un edificio madrileño
Un cartel de 'se alquila' cuelga de un balcón en la fachada de un edificio madrileño
 Jorge Paris

Cuatro meses después de la aprobación por decreto del bono joven de alquiler, una medida estrella de la legislatura en materia de juventud y vivienda, nueve comunidades autónomas, además de Ceuta y Melilla, han llevado a cabo ya todas las gestiones para que el Tesoro Público les remita el dinero comprometido para ponerlo en marcha. Eso sí, de momento esta ayuda sólo beneficiará a 70.000 jóvenes.

Asturias, Galicia, Ceuta, Canarias, Cantabria, Melilla, Cataluña, La Rioja, Madrid, Baleares y la Comunidad Valenciana se convertirán en las primeras autonomías en recibir el importe asignado para distribuirlo entre sus jóvenes alquilados. En cuanto al resto de comunidades, se prevé que completen los trámites durante los próximos días.

La vicepresidencia segunda y consejera de Vivienda de la Generalitat valenciana, Purificación Peris, ha confirmado a 20minutos su intención de lanzar la convocatoria la semana que viene. Si esta comunidad publicase la resolución en estas fechas, podría convertirse en la primera autonomía en hacer efectivo el bono joven del alquiler.

En todo caso, y a pesar de que en el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana consideran los plazos “normales”, el bono joven de alquiler llega algo más tarde de lo previsto. Para comprobarlo solo hace falta remontarse al 18 de enero, cuando la medida se aprobó mediante real decreto junto al plan estatal de vivienda 2022-2025 y el anteproyecto de ley de arquitectura. Entonces el Gobierno sacaba adelante una medida clave en materia de vivienda y juventud y la ministra Raquel Sánchez aseguraba que las convocatorias tardarían "como muchísimo" dos meses en ser publicadas.

400 millones de presupuesto

Antes de dicha publicación debía tener lugar un complejo proceso: el Consejo de Ministros debía trasladar la propuesta a la conferencia sectorial de las comunidades, que la modificaría y enviaría de vuelta al Gobierno. Este viaje de ida y vuelta, cuyo principal objetivo era el reparto del presupuesto, se alargó más de la cuenta y finalmente se publicaron los resultados el 28 de abril.

Según hizo público el ministerio, el presupuesto total es de 400 millones de euros a gastar en dos años. Ese importe queda repartido por comunidades, siendo Andalucía, Madrid y Cataluña las que más dinero recibirán (34, 32 y 29 millones al año, respectivamente), y La Rioja, Cantabria y Baleares las que menos (3,4 3,8 y 4,8 millones al año, respectivamente). Ceuta y Melilla obtendrán 200.000 euros cada una.

Según fuentes del ministerio consultadas por 20minutos, llegados a este punto se abrió un plazo de 15 días hábiles para que cada autonomía reclamase el importe correspondiente y aportase la documentación necesaria. El mismo 28 el Gobierno anunció que las comunidades podían abrir convocatoria y ahora nueve comunidades han llevado a cabo todas las gestiones necesarias para recibir la ayuda y podrán empezar el proceso para repartirlo entre sus jóvenes.

Las controversias del bono joven de alquiler

Tras su aprobación en Consejo de Ministros, el bono recibió ciertas críticas, sobre todo en lo que se refiere a dos aspectos concretos del diseño de esta ayuda: el tope a los alquileres y el número de potenciales beneficiarios.

Respecto al primer asunto, el bono sólo será aplicable en caso de que el precio del alquiler de la vivienda esté por debajo de los 600 euros y se contempla la posibilidad de subir el tope a los 900 si se pacta con la comunidad autónoma. En el caso de las habitaciones de alquiler, los límites, que serán de 300 euros, se podrán elevar a los 450. La oferta de vivienda de alquiler por debajo de estos precios es escasa en las ciudades más grandes del país.

Tomando datos del portal inmobiliario Idealista, líder en el sector, las siguientes comparativas dejan patente que los topes establecidos por el bono no se corresponden a la realidad de los precios en las ciudades más grandes del país.

El caso de las viviendas es especialmente delicado, ya que los topes de 900 y 600 euros dejan fuera a un alto porcentaje de los alquileres disponibles en los distintos municipios. De las 12.122 viviendas de alquiler en Madrid publicadas en Idealista, solo 2.979 (24,57%) están por debajo de los 900 euros y 112 (un 1,01%) valen menos de 600 euros mensuales. 

En Barcelona se alquilan 522 inmuebles por menos de 900 euros y solo 13 por menos de 600. Esto supone un 11,42% y un 0,29%, respectivamente, sobre el total de 4.570 casas disponibles en el municipio. En Valencia son 561 viviendas por debajo de los 900 euros (34,10%) y 41 por debajo de los 600 euros (2,49%) sobre un total de 1.645 casas. En Sevilla hay un 62,26% de las viviendas por debajo de los 900 euros y un 11,16%  por debajo de los 600.

Los topes son diferentes en el caso de las habitaciones. Si se eleva a 450 euros, un 60,62% de las habitaciones entrarán dentro del margen en Madrid, un 48,33% en Barcelona, un 85,92% en Valencia y un 92,42% en Sevilla. 

En cuanto al número de beneficiarios del programa, los cálculos de Moncloa estiman que, en base al presupuesto y el importe del bono, un máximo de 70.000 jóvenes podrán recibir la ayuda. En España hay 9.177.684 de residentes de entre 18 y 35 años, el rango de edad que se requiere para beneficiarse de la ayuda. De ellos, casi cinco millones son trabajadores (4.824.431 de personas de entre 19 y 34 años dados de alta según datos del Gobierno). Así, de momento sólo un 1,4% de este último grupo podrá beneficiarse del bono joven de alquiler.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento