El príncipe Guillermo y Kate Middleton se saltan el protocolo para hacer feliz a una fan

El príncipe Guillermo y Kate Middleton, con una fan.
El príncipe Guillermo y Kate Middleton, con una fan.
Andrew Milligan / GTRES

En teoría, es por motivos de seguridad. Tiene lógica: al fin y al cabo es alguien que se coloca a menos de medio metro de ellos. También en caso de que estén haciendo una actividad más mundana, por aquello de no dar a conocer la ubicación. Pero en un evento como el que tenían y dada la ilusión de la gente que había alrededor, el príncipe Guillermo y Kate Middleton no han dudado en hacerse un selfi.

Ha ocurrido durante su muy reciente visita a Glasgow, en Escocia. En un momento dado había mucha concurrencia a la salida del edificio de Wheatley Group. Y de entre la multitud una señora se acercó hasta los duques de Cambridge con su móvil en la mano lista para tomarse una autofoto con ellos.

En el protocolo real, esta práctica está considerada como inaceptable, pero como la ilusión de la señora era tal y el príncipe heredero y su esposa estaban de tan buen humor, no pusieron inconvenientes y aceptaron alegres, incluso llegando a cierta pose de complicidad -con Guillermo pasándole el brazo a la mujer- para que la instantánea quedase completamente natural.

Es curioso, además, porque la visita de los duques al Wheatley Group había sido precisamente con motivo de la Semana de la Salud Mental. Y dentro de las instalaciones se les insistió en la importancia de los pequeños gestos del día a día, como pudieron comprobar por la sonrisa de Jason.

Jason es un pequeño de cuatro años que se encuentra en el centro que decidió hablar con Guillermo y Kate de aquello que más le apasionaba: los superhéroes. Y les acabó enseñando a los futuros reyes sus juguetes del Spiderman y Hulk. Los duques le contestaron, dado que Jason tiene la misma edad que su hijo pequeño, que "a Louis también le encanta Spiderman".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento