La sentencia del 25% de castellano divide al Govern: Junts se descuelga de la reforma de la Ley de Política Lingüística

El portavoz de Junts, Josep Rius.
El portavoz de Junts, Josep Rius.
Europa Press

La orden que dio el lunes a la Generalitat el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) de cumplir en un plazo de 15 días la sentencia para implantar un 25% de clases en castellano en las escuelas sigue levantando polvareda, ahora entre los socios del Govern. Después de que este haya puesto en los últimos días el grito en el cielo ante un sistema judicial que no ve imparcial y de que haya anunciado un recurso contra la interlocutoria, este jueves ha habido un nuevo motivo de agitación. Y es que Junts ha retirado definitivamente su apoyo a la propuesta para reformar la Ley de Política Lingüística que pactó inicialmente con ERC, el PSC y los comuns, y que el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, considera urgente para blindar el catalán sin chocar con el TSJC.

Ya en marzo, solo horas después de haber firmado el acuerdo, JxCat se desmarcó tras la reacción negativa de sectores independentistas y apuntó la necesidad de lograr un consenso más mayoritario.

El pacto al que llegó entonces con ERC, PSC y comuns establece que cada una de las escuelas de Catalunya podrá decidir en qué proporción usa el castellano para garantizar su dominio, aunque el catalán seguirá siendo la lengua vehicular.

"No adaptaremos una ley de política lingüística para acatar una sentencia injusta", ha afirmado este jueves el vicepresidente y portavoz de JxCat, Josep Rius, que ha añadido que la propuesta de reforma no tiene suficiente "consenso político" ni con el sector educativo. También ha indicado que JxCat ya ha trasladado su decisión a Aragonès y a ERC y hará llegar su propia propuesta al Govern en los próximos días "sobre como actuar para proteger el catalán". 

ERC acusa a Junts de irresponsable

Tras el anuncio de Junts, la secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha acusado a la formación de actuar con "irresponsabilidad" y ha lamentado que "les pese más el partido que el país". También ha culpado a JxCat de dejar la lengua en la escuela "a merced de los tribunales" y de poner una "alfombra roja" para que se aplique el 25% de castellano a las aulas. Además, ha dicho que ERC explorará las posibilidades de aprobar la reforma sin Junts. "Es una herramienta a trabajar, no tiraremos la toalla porque es una oportunidad", ha apuntado.

Por su parte, la portavoz del PSC en el Parlament, Alícia Romero, ha pedido a ERC y comuns mantener el acuerdo. Ha advertido de que se requieren miradas largas y no "tacticismos" y ha exigido no jugar con el catalán.

La líder de los comuns, Jéssica Albiach, ha instado a republicanos y socialistas a aprobar la reforma y ha pedido un pleno extraordinario para votarla de forma urgente. "Tenemos que reaccionar ya", ha dicho.

Desde la CUP, han aprovechado el momento para pedir a ERC desmarcarse del acuerdo y sumarse con Junts y comuns a la propuesta registrada por los anticapitalistas, la única que "blinda la inmersión", en su opinión.

El Govern prometer proteger a los centros

También este jueves, Aragonès y el conseller de Educació, Josep Gonzàlez-Cambray, se han reunido en el Palau de la Generalitat con los representantes de los directores de las escuelas. Durante el encuentro, ha apuntado el Govern en un comunicado, el 'presiden't ha prometido "proteger" a los centros educativos y particularmente a sus direcciones frente al auto del TSJC.

Cambray ha afirmado antes de la reunión que es "muy probable" que se les envíe instrucciones sobre la sentencia. Ha remarcado que lo más importante es "evitar" que el TSJC se dirija directamente a los centros. "Haré lo que haga falta para proteger a las direcciones", ha asegurado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento