Grison cuenta en 'La resistencia' el momento más canalla que protagonizó en BlaBlaCar: "No he vuelto a abrir la aplicación desde entonces"

Grison en 'La resistencia'.
Grison en 'La resistencia'.
MOVISTAR+

Compartir viaje en BlaBlaCar es una lotería. Puedes encontrar desde personas de lo más habladoras hasta otros más callados, pasando por gente agradable o antipáticos. Y, sin duda, Grison no es una persona con la que te gustaría toparte en un coche.

El músico de La resistencia confesó este miércoles en el programa que había vivido un surrealista momento compartiendo vehículo, pero era él quien conducía y fue él quien provocó un desagradable momento con su pasajero.

"No se lo he contado a nadie. Me define como mala persona. Es la última vez que hice BlaBlaCar", comenzó explicando. "De Murcia a Madrid, después de un bolo. Iba yo de conductor. Ya llevaba como tres años trabajando aquí".

"¡Hombre, tío, por ahorrarme 20 pavillos!", exclamó el beatboxer ante la mirada de incredulidad de David Broncano. "Se me subió un notas al coche que olía a chapapote".

"Según entra, me reconoce: '¡Pero si tú eres el de La resistencia! ¡Pues dile a tu jefe que me coma los huevos!'", explicó Grison. "Así una hora. Pongo la radio, Rock FM. Y llega el notas y me cambia la emisora, me pone reguetón".

"El tío hablándome todo el rato, dándome la chapa con el programa", continuó contando. "Estoy [harto], así que le digo: 'Oye, vamos a parar en Albacete a echar gasolina...'".

En ese momento, todos los presentes empezaron a reírse porque sabían la atrocidad que iba a cometer. "Como un puto galgo en verano le dejé allí", bromeó el músico. "Es que encima no llevaba nada, llevaba una bolsa de plástico con unas Lays y dos Coca-Colas, que era lo que más me intrigaba".

"No he vuelto a abrir la aplicación desde entonces. Me dio tal miedo por si me ponían alguna multa o algo. No he vuelto a abrir la aplicación, la borré", concluyó, no sin antes mandarle un mensaje al chico: "Albacete no es tan malo, chaval".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento