Belén Molleda  Periodista
OPINIÓN

El 'spygate western'

Robles no aclara los motivos de la destitución de Paz Esteban
Robles no aclara los motivos de la destitución de Paz Esteban
Europa Press

Cuando las películas del oeste entraron en decadencia, a Leone se le ocurrió revitalizar esta industria creando un nuevo género, el spaghetti western. Algo parecido ha ocurrido en España cuando los de ERC se enteraron de que estaban siendo espiados y Moncloa decidió contrarrestar su efecto denunciando que el Gobierno también lo había sido. A partir de ahí, se ha creado un spygate digno de una trama de esas películas del spaghetti western y se ha diseñado la "sustitución" –el cese de toda la vida– de la directora del CNI, que fue relevada sin motivo aparente, salvo el de pretender contentar a los independentistas. 

Todo ello en un batiburrillo, en el que se han mezclado churras con merinas y en el que para justificar este film se está haciendo todo un papelón. Se da a entender que se ha producido este relevo por las escuchas al presidente del Gobierno, cuando todo apunta a que el señor Bolaños era el responsable del dispositivo espiado a tenor de lo acaecido en el Congreso, donde así se ha puesto de manifiesto y donde el ministro de Presidencia ha optado por callar y no desmentirlo.

He de reconocer que siempre pensé que la ministra de Defensa no iba a aceptar ni en broma el relevo de la directora del CNI. Finalmente se ha contentado con que esta fuera sustituida por una persona de su máxima confianza y aquí paz (Esteban) y después gloria. Si algo bueno ha quedado es el ascenso de Amparo Valcarce, compañera de escaño de Zapatero en sus tiempos de diputada por León y con gran capacidad de trabajo. Dicho esto, no me resisto a mencionar lo de Podemos, que no llegó a tiempo en Andalucía para registrarse y participar en una coalición electoral. Otro papelón.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento