Éramos líderes en sostenibilidad... y nos dio vergüenza

Calle de Zahara la Sierra con sus casas blancas
Calle de Zahara la Sierra con sus casas blancas
Diego Grandi (iStock)

A menos que hablemos de fútbol o tenis -felicidades a los ganadores-, parece que siempre tenemos complejos al compararnos con nuestros vecinos europeos. Hasta ser líderes en sostenibilidad nos dio vergüenza, pues nos parecía que era de “paletos”.

Éramos de guardar por si acaso (la R de recuperar de la economía circular), de devolver el casco del botellín (ahora la nueva R del retorno), de la huerta de proximidad y temporada (la actual dieta del planeta), de las casas encaladas (las de la nueva arquitectura sostenible), de comprar a granel en mercados y mercadillos con el carro de ruedas (la nueva R del rellenar) , de cuñas de esparto, vestidos de lino y circularidad de ropa de hermanas a primas (ahora el armario sostenible). Éramos la granja (chorizos, longanizas y quesos que llegaban después del fin de semana a la ciudad). Ahora, por fin, una R de remendar lo que fuimos y no quisimos nos devuelve la oportunidad de mostrar con orgullo que éramos responsables en el producir y el gastar (el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 12 que ahora la ONU nos pide alcanzar).

Practiquemos valorar que “como en España en ningún sitio” si hablamos de sostenibilidad pues lideramos el mercado empresarial sostenible junto con Francia y Suiza, según reciente estudio (Diligent y Esade), que analiza 4.800 compañías de 50 países europeos. Una ventaja competitiva en este nuevo marco donde las siglas ESG (compromiso social, ambiental y de buen gobierno) son la nueva piedra angular.

Lideramos el turismo de calidad y sostenibilidad con las iniciativas pioneras en materia laboral y medio ambiental que propone, por ejemplo, el gobierno balear: camas elevables para evitar enfermedades laborales de las camareras de hotel, implantación de sistemas de ahorro de agua, limitación de plástico y papel en hoteles, respeto al producto local con trazabilidad de alimentos de las islas.

Lideramos en materia medioambiental, al ser los que más superficie terrestre aportamos a la conservación de la biosfera y protección de la diversidad biológica de la Unión Europea. Nos avalan 16 parques nacionales, 152 parques naturales, 291 reservas naturales, 359 monumentos naturales, 61 paisajes protegidos y 2 áreas marinas protegidas.

Lideramos la alimentación saludable porque los expertos valoran nuestra dieta mediterránea como “dieta del planeta” para combatir el cambio climático. Saludable, asequible y sostenible, la huerta de temporada y proximidad promueve la calidad de vida.

“Como en España en ningún sitio” se puede decir con total seguridad, pues estamos en un punto estratégico del mapa con sol, aire y mar para hacer efectivas las energías renovables por encima de nuestros vecinos europeos. Y las nuevas generaciones están preparadas para los nuevos cargos, como el de director de sostenibilidad, que la economía circular requiere. También nuevos planes de estudios adaptados a trabajos que nunca antes se habían desarrollado: ingeniero de reciclaje, ingeniero bio-refinador, eco-arquitecto, abogado ambientalista, técnico planificador territorial en energías renovables, analista ESG...

Ser líderes en sostenibilidad significa dejar de estar siempre a la cola en sueldos, horarios laborales y bienestar. Créanselo y practiquen el hinchado de pecho, pues ni paletos, ni a la cola. Somos los líderes de la nueva prosperidad. Una forma de vida con propósito para el planeta y las personas que recupera nuestros orígenes, el sello más valorado a nivel personal y profesional.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento