El cisma abierto entre Podemos e IU en Andalucía amenaza con dejar tocado el proyecto de Yolanda Díaz

  • La coalición Por Andalucía se presenta este miércoles con presencia de Podemos pese a no haberse cerrado la crisis.
  • Podemos pelea por no perder su posición preeminente a la izquierda del PSOE y a Díaz e IU les interesa lo contrario.
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, en Sevilla.
La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, en Sevilla.
EUROPA PRESS

El enorme incendio que se ha desatado en la izquierda andaluza por las duras negociaciones para formar la coalición Por Andalucía amenaza con salpicar a Yolanda Díaz y magullar su proyecto antes siquiera de que eche a andar. En Podemos hay un importante descontento con el apoyo que la vicepresidenta ha dado a Inma Nieto, la candidata propuesta por IU que finalmente será la líder de la alianza. Y el ex secretario general morado, Pablo Iglesias, criticó amargamente el lunes la "injusticia" y la "humillación" que, dijo, supone para Podemos que una dirigente de IU encabece las listas, y se mostró dolido con el "dedazo" de una Díaz que ha sido la responsable última de que la balanza se inclinara hacia Nieto y no hacia Juan Antonio Delgado, el candidato que defendía Podemos.

La vicepresidenta segunda del Gobierno ha mantenido un perfil discreto en esas conversaciones, pero fue su intervención la que las desbloqueó en el último momento y permitió salvar la lista conjunta de la izquierda andaluza, que se presentará públicamente este miércoles con la presencia de Podemos pese a su disgusto. Las negociaciones no se solventaron hasta el último momento porque los morados insistían en que debían ser ellos los que liderasen la candidatura al entender que son la fuerza mayoritaria del espacio a la izquierda del PSOE, pese a que IU tiene mayor implantación territorial en Andalucía. Y la federación liderada por Alberto Garzón, por su parte, tampoco cedió en ningún momento con su candidata, sabedores de que contaban con el decisivo apoyo de Díaz.

Pero la crisis abierta entre Podemos e IU no tiene que ver únicamente con el enfrentamiento por liderar la candidatura, y ni siquiera se circunscribe a su alianza en Andalucía, sino que tiene raíces mucho más profundas y la mirada puesta en lo que ocurra a nivel nacional dentro de un año, cuando Yolanda Díaz -si finalmente así lo decide- lidere su proyecto a las generales. La pelea que darán entonces todas las organizaciones será por mantener el mayor peso posible en este frente amplio, y ahí el actor que más tiene que perder es Podemos porque, hasta ahora, ha sido sin discusión el partido mayoritario del espacio.

Ante esa futura batalla, todos los partidos a la izquierda del PSOE están tomando posiciones desde hace meses, y las elecciones de Andalucía son un hito fundamental en ese camino. Todos los actores consideran que estos comicios son el primer ensayo de una alianza que vaya más allá de Unidas Podemos y que incluya a actores como Más País por primera vez desde que Íñigo Errejón se escindió de los morados en 2019. Y, por eso, que Podemos ya no "mande" -en palabras de Pablo Iglesias- en la candidatura de una comunidad tan importante para la izquierda abre la puerta a que pierda el liderazgo indiscutible del que gozaba hasta ahora en el espacio político también a nivel nacional.

La correlación de fuerzas

Díaz, lo ha dicho en numerosas ocasiones, pretende que su proyecto deje a los partidos en un segundo plano, pero a la vez también aspira a que estén junto a ella y a reunir todos los pedazos de la izquierda que una vez estuvieron reunidos en Podemos. Para la vicepresidenta es fundamental contar con el apoyo de todas estas formaciones para evitar disonancias y también para utilizar sus aparatos como plataforma para organizar la campaña electoral, nutrirse de cuadros y, en general, tener una base material y de militantes con la que trabajar. Pero, a cambio, los partidos pedirán puestos, recursos y capacidad de marcar líneas políticas en esa futura plataforma, si finalmente se concreta.

De ahí que los intereses de Podemos y de Díaz, a nivel interno, sean contrapuestos. Como entienden que siguen siendo la formación con más fuerza a la izquierda del PSOE, los morados han peleado hasta el final en Andalucía para evitar perder su posición preeminente en ese espacio y que se abra la puerta a que eso ocurra también a nivel nacional. Y que la vicepresidenta haya apoyado a la candidata de IU tiene una lectura en ese mismo sentido: que por primera vez Podemos vaya a ser "subalterno" -también en palabras de Iglesias- a IU en una candidatura importante como la andaluza supone que los morados pierdan peso propio a la hora de marcar a Díaz el camino a seguir.

Este juego de poder tiene especial relevancia en un momento en el que las relaciones entre la vicepresidenta y Podemos llevan meses siendo tensas, y en el partido morado hay sectores que han interpretado el apoyo de Díaz a Nieto como una prueba de que la vicepresidenta quiere arrebatarles la vitola de formación principal a la izquierda del PSOE. De hecho, esa es la queja que, de manera clara, planteó Iglesias el lunes en la Cadena SER: "Podemos ya no manda en Andalucía y para muchos eso es la mejor noticia, lo que llevaban buscando mucho tiempo", criticó el exlíder morado poco antes de declarar que "Yolanda ha sido clarísima y cristalina" a la hora de entregar su apoyo a IU para liderar la lista de Por Andalucía.

Iglesias, además, exigió que para las próximas alianzas se ponga en marcha un sistema de "primarias online" conjuntas para que todos los militantes de los partidos puedan elegir al candidato. Este sistema fue planteado por Podemos durante las negociaciones en Andalucía, pero IU exigió para aceptar que se combinara con el voto en urna, dado que su militancia en esa comunidad es más mayor y la federación entendía que partía con desventaja si la votación se realizaba solo por internet. Iglesias, no obstante, tachó este lunes de "excusa" esa objeción, pese a que Podemos no la aceptó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento