Cómo es el gato persa, el tranquilo león de sofá que puede tener graves problemas de salud

  • La cuarta raza felina más popular del mundo se estresa con facilidad y no es el más tolerante con niños pequeños.
Persa bicolor tabby
Persa bicolor tabby
20minutos

Los ‘felinólogos’ presuponen que este gato, uno de los que tiene el pelo más largo entre todas las razas existentes y un indiscutible aspecto llamativo, fue sin duda popular y sometido a selección reproductiva desde hace varios siglos, pero no nos consta ninguna documentación.

Como su nombre indica, se le relaciona con la antigua Persia, pero en el presente, los estudios genéticos llevados a cabo han revelado que el persa moderno procede de cruces de gatos de la Europa occidental, por lo que se ha perdido la posibilidad de saber si realmente surgió en el exótico Oriente. Dicho estudio puede consultarse aquí.

Lo que tenemos claro y que comparte con el resto de gatos domésticos con los que convivimos es que desciende del gato salvaje africano, Felis lybica, domesticado hace 10 000 años en lo que hoy es Egipto.

Sea como fuere, el persa fue presentado en sociedad en la primera exposición felina europea, en el Palacio de Cristal de Londres en 1871, y como era de suponer, su aspecto cautivó a los participantes y espectadores. Inicialmente, estaba en el grupo de los angoras turcos, pero era evidente ya entonces que existían claras diferencias anatómicas entre ambos gatos, para empezar que el angora es de pelo semilargo y el persa, como hemos dicho, de pelo mucho más largo. Y también muestran visibles diferencias en la forma de la cabeza, el tamaño de las orejas o la cola.

Cuerpo compacto llamado ‘cobby’ y polémica con la nariz 

Los gatos persas son un tanto especiales por diversas razones. En cuanto a variedad de colores o patrones, admiten todos los que existen en la genética felina, incluido el colourpoint, o puntas de color, que en el caso de esta raza añade la especificación al nombre de persa himalayo.

Tambien tiene ‘apellido’ el persa cuyo manto es de raíces blancas y solo tienen color en las puntas del pelo, en dorado (conocido como golden) o en plateado (silver), y que denominamos persas chinchillas. Esta variedad también debe mostrar un intenso delineado en negro alrededor de los ojos, que solo pueden ser verdes.

Himalayo azul y chinchilla silver
Himalayo azul y chinchilla silver
WIKIMEDIA COMMONS

Pero persas, himalayos y chinchillas siguen siendo la misma raza, comparten estándar en los registros felinos y se pueden cruzar entre sí para mejorar el acervo genético o ampliar la diversidad de colores entre sus combinaciones. En los dos últimos, su denominación solo alude a un color específico, no a la raza, que sigue siendo la de persas.

Por otro lado, en cuanto al persa ‘normal’ y el patrón himalayo, tenemos el gravísimo problema de que muchos criadores han radicalizado su apariencia y el cráneo braquicéfalo, forzando que la trufa, o nariz, cada vez se sitúe más arriba entre los ojos, y que tiene asociado un buen número de enfermedades y patologías que restan calidad y bienestar de vida a los persas. Este tipo de expresión se conoce como pokeface.

Se admite, también, y ojalá que a no tardar se convierta en una norma obligatoria para la cría selectiva, un hocico más normalizado, que se llama dollface. Esta forma de cara es la más deseable en los persas chinchillas, donde no se busca la nariz tipada o chata, o al menos no tan extrema como en las otras dos variedades.

También tenemos al persa de pelo corto, que ya tiene un nombre diferente, gato exótico, y del que os hablaremos la semana que viene.

Afectuosos y buenos compañeros de piso

En cuanto a su carácter, el persa ha sido seleccionado durante siglos para ser un gato muy tranquilo, con una actividad física bastante baja en comparación a otros gatos domésticos, sociable y confiado con propios y extraños. Es una raza muy dependiente que reclamará atención cuando lo considere necesario, pero no muestra tolerancia con niños muy pequeños que puedan atosigarle y se agobia con facilidad, por lo que se recomienda supervisión y control parental o de adultos. Es una raza muy susceptible al estrés que lleva muy mal los cambios en sus relajados hábitos de vida o la convivencia en entornos ajetreados .

Debido a la cantidad de pelo largo y abundante y su cuerpo robusto y macizo, tampoco destaca por ser el félido más ágil del mundo, de modo que sirva esto como advertencia a coleccionistas de figurillas si planean introducir un gato persa en su hogar.

Huelga mencionar que este pelo fino y lacio que se enreda con mirarlo requiere cuidados habituales, y que se aconseja no pelar por razones estéticas bajo ningún concepto. Solo un profesional veterinario podrá recomendar el rapado por razones de salud.

Para localizar criadores de gatos persas con afijo de criador y núcleo zoológico, que garanticen que cumplen las estrictas normas de las asociaciones felinas de cría, aconsejamos contactar con la Asociación Felina Española (ASFE) o bien adoptar a través de grupos de difusión de casos urgentes como este.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento