El acusado por segunda vez de abuso a menores en Ourense niega los hechos y la Fiscalía ve "perfil de depredador sexual"

  • El Ministerio Fiscal solicita 10 años de cárcel y 10 años de alejamiento por un delito contra la libertad sexual.
Audiencia Provincial de Ourense.
Audiencia Provincial de Ourense.
EUROPA PRESS / Archivo

La Audiencia Provincial de Ourense ha juzgado por segunda vez en menos de 14 días a un mismo hombre por abusos sexuales a menores, sobre quien la Fiscalía avisa de "perfil de depredador sexual".

La semana pasada, este hombre fue procesado por haber mantenido una relación sexual, supuestamente consentida, con una menor -de 14 años-, mientras ha vuelto a sentarse en el banquillo este martes por otro caso de delincuencia sexual con una víctima también menor de edad, de 17 años, aunque el acusado alega que "en ningún momento" hizo "nada que ella no quisiese".

Los hechos por los que ha sido juzgado ocurrieron el 24 de noviembre de 2018. Según se recoge en el escrito de acusación y según ha relatado el encausado, ese día había quedado con la víctima y con un amigo de ella para trasladarse hasta las termas del Ayuntamiento de Bande. Fue en el coche al regreso de esa ubicación, y cuando ya se encontraban los dos solos en el vehículo, cuando llegó a penetrar a la víctima que se encontraba en estado de semiinconsciencia.

Según el relato del encausado sí hubo acto sexual pero fue consentido. "En ningún momento se negó o hice algo que ella no quisiera", afirma. Asegura que en las termas llegaron a estar los dos desnudos intercambiando muestras de afecto mientras bebían cervezas que cada uno había llevado.

Para el encausado, la víctima "empezó con esta historia" al día siguiente, momento en el que le dio la pastilla del día después porque "el preservativo se rompió y yo no quería que se quedase embarazada".

Declaración de la víctima

La víctima ha declarado a puerta cerrada, pero sí se han leído en sala varios de los mensajes que intercambiaron en los días posteriores. En ellos, según ratificaron los policías encargados del estudio de los teléfonos, la menor le trasladaba en varias ocasiones que "no quería haber perdido la virginidad de esa forma".

Asimismo, la policía que le tomó declaración en las fases previas de instrucción ha afirmado que la menor manifestó estar bajo los efectos del alcohol llegando incluso a quedarse semiinconsciente.

La misma versión ha aportado el amigo de la víctima que acudió a las termas. Ha negado que ambos estuviesen desnudos o compartiendo afecto, sino que "en todo momento" fue el acusado quien se acercaba a la víctima. "Me puso a mí de tabique para alejarse de él", ha dicho.

Aunque el testigo no ha recordado el número de cervezas que habían consumido, sí ha dicho que el acusado "insistió en que bebiésemos más supuestamente para acabarlas" y que tanto él como la víctima se quedaron "mareados", tanto es así que ella "no era capaz de articular palabra", pues iba en el coche "o dormida o semiinconsciente". "Me despedí de ella y no me contestó", ha relatado.

Al día siguiente, el 25 de noviembre, se puso en contacto con su amiga para saber qué tal había pasado la noche dado que el día anterior en su estado: "Ni siquiera se había podido despedir de mí". Le contestó "de una forma extraña".

"Al principio no me dijo nada, pero después me mandó una foto de la pastilla del día después, le pregunté qué había pasado y me dijo que la había forzado pero que no le contaste nada a nadie", ha declarado.

También ha apoyado la versión de la víctima una compañera de residencia que ha asegurado que la menor le contó que se quedó dormida en el vehículo y, cuando se despertó, el acusado "estaba encima de ella y aunque le pidió que se apartase no lo hizo".

Según han explicado los médicos que la han atendido, la menor estuvo a tratamiento psiquiátrico y continúa a tratamiento psicológico por trastorno de estrés postraumático. Además tuvo que cambiar su lugar de residencia.

"Perfil de depredador sexual"

Por todo ello el Ministerio Fiscal solicita 10 años de cárcel y 10 años de alejamiento por un delito contra la libertad sexual en la modalidad de abuso sexual, por "no estar en condición para dar su consentimiento". Además, ha recordado que el acusado es reincidente con otro caso a la espera de sentencia por un abuso sexual a una menor de 14 años, por lo que cumple "el perfil de depredador sexual".

La acusación particular ha mantenido que el relato de la menor "es persistente y constante a pesar de ser la séptima vez que lo narra", además su testimonio "es coherente". Así pues, solicita 9 años de prisión, la privación del derecho a tener y portar armas durante 2 años, así como la prohibición de aproximarse a la perjudicada a menos de 500 metros y la de comunicarse con ella durante 10 años. Además también solicita una pena de libertad vigilada durante 7 años.

Por su parte, la defensa pide la libre absolución de su acusado y sostiene que si la menor ha sido coherente y congruente con su relato, "también" lo ha sido su representado. El juicio ha quedado visto para sentencia

Mostrar comentarios

Códigos Descuento