El caso Pegasus pone en la diana a Margarita Robles, la ministra señalada por independentistas y Unidas Podemos

La ministra de Defensa, Margarita Robles, en el Congreso
La ministra de Defensa, Margarita Robles, en el Congreso
EFE
La ministra de Defensa, Margarita Robles, en el Congreso.
Europa Press

La ministra de Defensa, Margarita Robles, se ha convertido en la principal señalada por las escuchas a decenas de políticos independentistas catalanes y vascos con el software Pegasus. El caso que está haciendo tambalearse la estabilidad legislativa para el Gobierno de coalición ha puesto el foco sobre una de las ministras más fuertes y menos cuestionadas por la opinión pública.

La razón es que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el órgano al que se acusa de intervenir las comunicaciones de más de 60 políticos, depende del su ministerio. Y Robles no ha dejado de hacer una defensa a ultranza del trabajo de los servicios secretos, que ahora comanda Paz Esteban, una histórica trabajadora de la Casa sin vinculaciones políticas. 

La tensión ha ido subiendo hasta el punto de que el presidente catalán, Pere Aragonès, ha exigido la dimisión de Robles y en caso de que no lo haga, que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la cese. Exigencia que ha sido suscrita también por todo el partido de ERC, incluido el portavoz en el Congreso, Gabriel Rufián.

Este órdago de los republicanos no ha llegado de repente. El caso de las escuchas lleva una semana en los medios de comunicación y el enfado de los investigados no ha hecho sino ir en aumento. Primero, por la tibia respuesta del Gobierno a las publicaciones; después, por la respuesta airada de Robles, que ha ido in crescendo hasta lanzar lo que los independentistas consideran una provocación. 

"¿Qué tiene que hacer un Estado cuando se vulnera la Constitución o se habla con Rusia?", espetó la ministra el miércoles en el Congreso, en la cuarta pregunta que tuvo que contestar en la sesión de control, todas sobre el supuesto espionaje y el papel del CNI. Ya tuvo que responder también en el Senado el día anterior. De una u otra forma, expresándose cada día de una manera parecida, Robles no ha querido dejar lugar a dudas acerca de que los servicios de inteligencia españoles siempre cumplen la ley, pues desde el Tribunal Supremo se vigilan sus operaciones.

Es la idea que ha venido repitiendo en los últimos días, tanto en declaraciones a la prensa como en el control parlamentario. Pero en la última del miércoles, sin la presencia de Sánchez, que ya se había marchado, ha sido cuando ha estallado y ha llegado a avisar de que "muchos que ahora dan lecciones" sobre espionaje "tendrán que callarse" cuando se conozcan los datos. Y la reacción de ERC no se hizo esperar.

Robles ha señalado que tiene que "actuar con arreglo a la legalidad y a sus convicciones". (EP)

Podemos también apunta a la ministra

Pero el nombre de Robles no solo fue señalado por los independentistas. Fuentes de Unidas Podemos, partido que comparte mesa con ella en el Consejo de Ministros cada martes, también apuntan a la responsable de Defensa, aunque sin pedir su dimisión.

"Nosotros pensamos que va a ser inevitable que haya una asunción de responsabilidades políticas. Parece inconcebible que este tema se vaya a zanjar sin una asunción de responsabilidades políticas. Lo hemos dicho desde el principio. Tiene que haber una investigación interna y tienen que rodar cabezas (...) hemos visto cómo hoy la ministra de Defensa ha justificado el espionaje por motivos políticos", apuntaron las fuentes, que no se quedaron ahí: "Hemos visto con estupefacción cómo Margarita Robles ha justificado un espionaje masivo a abogados y a representantes públicos en sede parlamentaria. Pensamos que la mejor manera de defender la democracia es que no quede sombra de duda respecto de las actuaciones de los servicios secretos. Nadie debe justificar en democracia el espionaje masivo por motivos políticos". Dos veces señalaron los socios de coalición a la ministra.

La responsable de Defensa se ha convertido en el centro de atención de las acusaciones de los independentistas. Su nombre puede salir a colación más de una vez en el decisivo debate de este jueves en el Congreso. Ella, sin embargo, no estará para verlo: se va a Letonia a visitar a las tropas desplegadas en el flanco este de Europa.

 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento