El Govern, "cabreado" por falta de respuestas: "La legislatura pende de un hilo"

La consellera de la Presidencia de la Generalitat, Laura Vilagrà.
La consellera de la Presidencia de la Generalitat, Laura Vilagrà.
Europa Press

El Govern de Cataluña salió “muy cabreado” de la reunión que se celebró el pasado domingo con el Gobierno central para tratar el asunto del espionaje político. Así lo ha expresado este lunes la consellera de Presidencia, Laura Vilagrà, quien ha advertido al Ejecutivo que “la legislatura española pende de un hilo”.

Fue la misma Vilagrà quien acudió al encuentro con el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños; una reunión con la que, según la consellera, no pueden “estar satisfechos” porque, a su juicio, el Gobierno “estaba más preocupado por perder apoyos parlamentarios” y “quedaron muchas incógnitas por desvelar”.

Bolaños anunció el domingo algunas medidas para “esclarecer” las denuncias de espionaje a independentistas a través del sistema Pegasus, como abrir un “control interno” del CNI, “desclasificar” documentos y constituir en breve la Comisión de Secretos Oficiales.

Sin embargo, la consellera ha señalado en declaraciones a Rac1 que “no basta” con esas actuaciones y ha apuntado que salieron “muy cabreados” porque no obtuvieron “las respuestas adecuadas de lo que ha pasado y de lo que pasará”.

Vilagrà no ha querido concretar si finalmente ERC retirará el apoyo parlamentario al Gobierno, pero sí ha lanzado una advertencia: “No podemos negociar ni hablar con quien nos espía”, ha dicho, y ha insistido en que el Govern “quiere llegar hasta el final y que dimitan los responsables del espionaje”.

"Veremos en próximas horas cómo evolucionan los hechos y cómo son las actuaciones. Y en base a eso, acabaremos de decidir nuestra posición sobre próximas votaciones en el Congreso. Estamos ante una vulneración de derechos, y eso lo condiciona todo", ha dicho la portavoz de ERC, Marta Vilalta.

El Gobierno quiere acelerar la Comisión de Secretos

Por su parte, el Gobierno quiere acelerar la Comisión parlamentaria de Secretos Oficiales, que lleva dos años sin constituirse. De hecho, Bolaños ha abierto este lunes la puerta a modificar las mayorías necesarias para que se constituya, con el objetivo de que la actual mayoría de tres quintos no lo impida. 

"Se están barajando distintas fórmulas que garanticen que todos los grupos parlamentarios estén allí presentes", ha dicho en una entrevista en TVE y ha puntualizado que no es el reglamento sino una resolución de la Cámara la que señala la mayoría necesaria para convocar la comisión; por lo tanto, podría pasar de tres quintos a otro tipo de mayoría, como la absoluta, por ejemplo.

En este sentido, la Mesa del Congreso podría analizar este martes una nueva resolución presentada por la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, y que sería apoyada por Unidas Podemos, según han apuntado a EFE fuentes de este partido.

Sin embargo, los socialistas buscan también que cualquier cambio sea refrendado por el PP, y el portavoz de la Ejecutiva Federal del PSOE, Felipe Sicilia, ha pedido a los populares que no haya vetos a grupos parlamentarios.

Varios ministros del Ejecutivo, del ala socialista y de Podemos, han coincidido este lunes en que el caso Pegasus debe aclararse e investigarse y que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) tendría que despejar dudas sobre su labor en sede parlamentaria.

No obstante, mientras la ministra de Defensa, Margarita Robles, insiste en que el CNI actúa "con el más absoluto respeto a la legalidad vigente", la ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, recalca que debe haber una "asunción de responsabilidades".

Junts reclama romper las relaciones con el Gobierno

En cuanto a los socios de ERC en el Govern, Junts, el secretario general del partido, Jordi Sànchez, ha hecho un llamamiento este lunes a romper las "relaciones políticas" con el Gobierno hasta que se cree una comisión de investigación en el Congreso de los Diputados sobre el presunto espionaje masivo al independentismo. 

En rueda de prensa, ha exigido que las cortes españolas se hagan cargo de la investigación de la infección mediante el software israelí Pegasus de los teléfonos móviles de 60 dirigentes soberanistas y ha recelado del control interno del CNI  anunciado por Bolaños.

"No nos merece ninguna confianza una investigación interna y no nos sirve absolutamente para nada una comisión de secretos oficiales"

"No nos merece ninguna confianza una investigación interna y no nos sirve absolutamente para nada una comisión de secretos oficiales", ha subrayado, por lo que ha reclamado una comisión parlamentaria para conocer el alcance de este espionaje, cómo se ha financiado, quién lo ha ordenado, quién tenía conocimiento, a quién ha afectado, si ha sido autorizado judicialmente y si se ha "vulnerado la propia ley del CNI" empleando una herramienta de una empresa extranjera. 

"Cuando se trata de actuaciones delictivas, no puede haber equidistancia, no puede haber una actitud tolerante", ha advertido, por lo que ha urgido al PSOE y a Unidas Podemos a facilitar esta comisión que, con el apoyo de los grupos independentistas, se podría constituir.

Por otra parte, ha reclamado al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que se pronuncie sobre el asunto, ya que el Ejecutivo sólo ha hablado de ello a través de ministros. "Nos alarma enormemente el silencio persistente de Pedro Sánchez y el silencio de la Fiscalía", ha dicho, y ha avisado de que no tomar parte les convierte en "cómplices".

Desde Junts han anunciado que llevarán a cabo esta "suspensión de todas las relaciones políticas" con el Estado en el apoyo parlamentario, las comisiones bilaterales y otros espacios de diálogo y trabajo con el Gobierno, y que han elaborado un "protocolo" sobre la actuación de sus consellers. Sànchez ha instado a ERC y al Govern en bloque a aplicar esta decisión "de una manera clara e inequívoca". "Hasta que la mayoría del PSOE y de Unidas Podemos no asuma estas propuestas, no se puede dar desde el independentismo ningún apoyo a este gobierno", ha valorado.

Pedro Sánchez confía en dar "ejemplo de unidad"

El presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, confía, sin embargo, en que los grupos parlamentarios den un "ejemplo de unidad" apoyando la convalidación del real decreto de medidas para hacer frente las consecuencias de la guerra en Ucrania, y la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, apoya a Sánchez al señalar que está haciendo un "trabajo serio" ante la "máxima gravedad" del supuesto espionaje.

Pese a ser consciente de que la relación con la Generalitat "pasa por un momento difícil", Bolaños ha remarcado hoy que lo que hay que hacer es "recuperar la confianza", porque el Gobierno quiere "contar con aliados parlamentarios que puedan ir facilitando que la sociedad española y catalana tengan mayor calidad de vida".

Un argumento que Ciudadanos cree que es "arrastrarse y arrodillarse" ante los separatistas de ERC por garantizarse sus votos y ya han anunciado que no apoyarán ninguna comisión parlamentaria donde estén presentes.

El PP niega que sea el responsable del bloqueo de esa comisión y, aunque defiende la fórmula actual, de los tres quintos para poder ser formada, cree que incorporar a EH Bildu "no es el camino". Los populares consideran que la comisión de secretos oficiales "no debe ser el mecanismo para quitar el malestar" a los partidos independentistas.

Desde Podemos, su portavoz Pablo Fernández ha pedido al Gobierno que sea "muy firme" ante este caso, mientras que el portavoz de Catalunya en Comú, Joan Mena, también exige responsabilidades para saber si hay un "Estado profundo" que "trabaja en contra de la democracia y la pluralidad política".

De momento, la presión también se ha trasladado a la presidenta de la Cámara, que deberá dilucidar la petición de amparo de cuatro diputados de EH Bildu, JxCat, PDeCat y la CUP para que investigue cómo fueron intervenidos sus teléfonos móviles del Congreso y por considerar que se ha atacado el funcionamiento de la Cámara Baja.

El PNV, el otro socio prioritario, también sigue preocupado: "El PSOE tiene que responder qué piensa hacer... Hay que limpiar toda sombra de sospecha de una amenaza hacia el sistema democrático", ha dicho el portavoz del grupo parlamentario, Aitor Esteban, si bien ha aclarado que su partido no va a "mezclar las cosas con asuntos que pueden ser trascendentales para la ciudadanía", como es el decreto anticrisis.

Más crítico se muestra EH Bildu, que cree que este supuesto espionaje "no favorece nada las relaciones". "Es complicado tener relaciones ordinarias con alguien que te espía", ha advertido el portavoz de EH Bildu en el Parlamento de Navarra, Adolfo Araiz.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento