Escándalo sexual en la familia Middleton: el suegro de Pippa, hermana de Kate, interrogado por violación

Kate y Pippa Middleton en la boda de Sam Cohen y Bella Ballin.
Pippa y Kate Middleton asisten a una boda
GTRES

Si no es por un lado es por otro. Cuando parecía que la monarquía británica ya tenía claro cuáles eran las polémicas que tenía que enfrentar, con el príncipe Andrés apartado por su implicación en el caso Epstein y el príncipe Harry escribiendo sus memorias al otro lado del Atlántico, ahora se le abre un nuevo frente: la familia Middleton.

Ahora es Pippa, la hermana de la actual duquesa de Cambridge y futura reina consorte, Kate Middleton, quien ocupa las portadas de los tabloides. Pero no por algo que haya hecho ella, sino su suegro, David Matthews, de 78 años, quien está siendo interrogado por la policía por una violación a una adolescente que se produjo a finales de la década de los 90, entre 1998 y 1999, pero los hechos no fueron denunciados hasta 2018.

Ha sido debido a la pandemia que el proceso hubo de ser detenido, aunque ahora han retomado las investigaciones y de ahí que David, padre de James Matthews -esposo de Pippa desde 2017-, haya tenido que comparecer en París para los interrogatorios, así como desvelan varios medios que ya habría prestado declaración ante el juez hasta en dos ocasiones.

La primera de estas declaraciones tuvo lugar el 16 de junio del año pasado y la segunda varios meses después, el 7 de diciembre. En ambas el empresario hostelero ha tenido que responder a las preguntas sobre la acusación que pesa sobre él: la agresión sexual contra una adolescente de 16 años hasta en dos ocasiones diferentes.

La primera de estas violaciones sí habría tenido lugar en la capital de Francia mientras que la segunda se produjo en la isla de San Bartolomé, en el mar Caribe, lugar donde es propietario de uno de los más lujosos hoteles, el Eden Rock.

Aunque aún no se ha fijado una fecha para la audiencia, ya se van conociendo reacciones. El propio implicado, según cuentan allegados suyos, está convencido de que la mujer le está "tendiendo una trampa" con el objetivo de "avergonzarle a él y a su familia". Esto, por supuesto, es negado por la parte de la denunciante: el padre de la víctima incide en que su hija no busca compensación económica, "sino justicia".

Aunque el plazo de prescripción de delitos por abuso sexual en Francia es de 20 años, en 2018 fue aprobada una nueva ley según la cual si la víctima era menor de edad en el momento de la agresión sexual el plazo se ampliaba a 30 años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento