Núria Vilanova  Presidenta del Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI)

El español, un valioso ‘soft power’ económico

Retrato de Mateo Alemán (1547-1615), grabado en cobre aparecido en la edición príncipe del Guzmán de Alfarache (Madrid, Várez de Castro, 1599).
Retrato de Mateo Alemán (1547-1615), grabado en cobre aparecido en la edición príncipe del Guzmán de Alfarache (Madrid, Várez de Castro, 1599).
Wikimedia Commons

Mateo Alemán, el mejor novelista español del Siglo de Oro junto con Cervantes, es una imagen de lo que es nuestro idioma común: nacido en Sevilla, donde redactó su inmortal Guzmán de Alfarache, acabó sus días en Ciudad de México. Fue un escritor ibérico y americano (iberoamericano). Alemán encarna dos de las fortalezas de nuestro idioma para afrontar los desafíos del siglo XXI: su condición bicontinental, no solo peninsular, y su capacidad para innovar y adaptarse a los nuevos tiempos.

La lengua española es, en primer lugar, un patrimonio común de españoles y latinoamericanos con enorme potencial económico y proyección mundial. Pero afronta importantes desafíos: un reciente informe del Real Instituto Elcano (RIE) señala que el peso relativo de la población hispanohablante se está reduciendo frente al crecimiento de quienes se expresan en francés y portugués.

La respuesta a ese reto pasa por apoyar nuestro idioma creando mecanismos de cooperación multilateral entre países hispanohablantes: que el castellano se sostenga en los dos pilares que lo conforman, el español y el latinoamericano. Y que, desde su diversidad, hable con una sola voz a fin de poseer más fuerza internacionalmente.

El otro reto que enfrenta nuestro idioma es el de construir una lengua para el siglo XXI. El español cuenta con muchos puntos a su favor para no perder ese tren de la modernidad. Primero, se trata del tercer idioma más hablado: en torno a 500 millones lo tienen como lengua materna. Además, es una fuente de riqueza lo que contribuye a incrementar su atractivo: se estima que la contribución al PIB mundial de los hispanohablantes (España, Latinoamérica y la comunidad hispana de EEUU) se acerca al 9,7%.

Un informe de Fundación Telefónica, ‘El valor económico del español’, señala que nuestra lengua genera el 16% del PIB y del empleo en España. Y, asimismo, es cada vez más importante en el medio donde se forjan hoy opiniones y tendencias: segunda lengua más usada en las dos principales redes sociales, Facebook y Twitter.

El objetivo es convertir el español en una de las locomotoras de la transformación digital

De cara al futuro, el objetivo es convertir el español en una de las locomotoras de la transformación digital, con capacidad para impulsar toda la cadena de valor de la nueva economía del conocimiento y de la Inteligencia Artificial. Situarlo como un idioma de referencia en todos aquellos sectores que generan mayor valor añadido: la investigación, la tecnología, la innovación, la educación, las redes y la comunicación. Para que la actual revolución tecno-digital hable en español, sin olvidar el mundo de las artes o el ocio.

Por eso son tan importantes iniciativas como la puesta en marcha por el Gobierno español dentro de los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) y que supone invertir 1.000 millones de euros para lograr que la inteligencia artificial piense en español.

Esta “Nueva Economía de la Lengua” aspira a lograr que aumenten los documentos en español, que exista una divulgación nacional e internacional de la ciencia en castellano como forma de impulsar la generación y consolidación de nuestro patrimonio técnico-científico. Lograr, en definitiva, que las máquinas y las diferentes herramientas informáticas se expresen correctamente en español y que el castellano conquiste nuevos territorios con tanta proyección como la producción audiovisual o el sector del videojuego.

Por lo tanto, es tarea de los ámbitos público y privado trabajar para hacer del español la lengua de aquellos que están en la vanguardia transformando el mundo en todos los ámbitos, desde el cultural al científico, pasando por el económico y empresarial. El mundo de los negocios cada vez habla más en español, como bien sabemos en el Consejo Empresarial Alianza por Iberoamérica (CEAPI), cuyo V Congreso, que reunirá el 1 y 2 de junio en República Dominicana a relevantes empresarios y grandes multinacionales, se desarrollará en la lengua común de Iberoamérica.

Las compañías que hablamos español debemos ser las primeras en invertir tiempo y recursos en posicionar nuestro idioma: es una decisión estratégica y clave para cumplir un rol protagonista en la actual revolución tecnológica y a la hora de ser dueños de nuestro porvenir. En este aspecto, recordemos las palabras de Carlos Granés en su último libro, ‘Delirios Americanos’, cuando afirma que tenemos “una historia compleja y bárbara de vergüenzas y luces. Pero nada nos ata a ese pasado. El futuro está ahí, como para cualquier otra comunidad humana. Es hora de poner un pie en el siglo XXI”. Y el español es uno de los grandes ‘soft power’ de futuro con los que cuenta la Comunidad Iberoamericana.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento