Kellogg se compromete a la reducción adicional de un 10% de azúcares en toda la gama de cereales infantiles para 2023

Un bol de cereales para el desayuno.
Un bol de cereales para el desayuno.
GTRES

Kellogg se ha comprometido a la reducción adicional de un 10% de azúcares en toda la gama de cereales infantiles para 2023, en el marco de las novedades y compromisos introducidos este año. También destaca la disminución de sal una media del 20% en toda la línea principal de Special K, equivalente a eliminar 60 toneladas de este producto de la dieta de las personas en toda Europa, según informa en un comunicado.

Estas novedades se engloban en los progresos realizados durante el último año por la compañía, compromisos recogidos en su Manifiesto del Bienestar, presentado en 2021. Se trata de un plan de acciones para mejorar sus alimentos, de manera que sean aún mejores para la nutrición de las personas, el planeta y la sociedad.

Adicionalmente, acaba de llegar a las tiendas y supermercados españoles All-Bran Natural, la última innovación de Kellogg Company en España, unas crujientes almohadillas de cereales, elaboradas con un solo ingrediente: 100% trigo integral, sin azúcares añadidos ni edulcorantes artificiales.

Un envase más inclusivo

Por otro lado, Kellogg ha incorporado el código Navilens en los paquetes de cereales para hacer más accesibles los alimentos a personas con discapacidad visual, con lo que permitirán que el teléfono inteligente detecte y reproduzca mediante voz la información del etiquetado del envase. Con esta iniciativa la información es más accesible y, así, las personas con discapacidad visual pueden comprar de forma más independiente.

En España, 1,5 millones de personas sufren algún tipo de discapacidad y alrededor de 70.000 personas padecen ceguera. Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, estos datos podrían triplicarse antes de 2050.

Kellogg también está reduciendo los residuos de los envases. Al disminuir el tamaño de los envases sin bajar la cantidad del producto, se están eliminando más de 1.000 toneladas para final de 2022. Actualmente, el 76% de los embalages Kellogg son reciclables en todo el mundo y el 62% en Europa. Para el año 2025, el 100% serán reutilizables, reciclables o compostables.

Kellogg también se ha comprometido a nivel mundial a reducir las emisiones de carbono en un 45% para 2050. En Europa, ya las ha disminuido en un 37% desde 2015, gracias, en parte, a haber alcanzado el objetivo de un 100% de electricidad renovable en todas las plantas de fabricación de Kellogg en la parte occidental del Viejo Continente.

Compromiso con agricultores locales

Desde hace décadas, Kellogg utiliza arroz producido en España como materia prima para la elaboración de sus cereales de desayuno, entre otras marcas Choco Krispies, Rice Krispies o Special K, que se elaboran en la planta situada en Valls (Tarragona).

En 2013, Kellogg puso en marcha el programa 'Origins TM' en los cultivos de arroz del Delta del Ebro con el objetivo de apoyar y mejorar la vida de los agricultores a través de la provisión de recursos y formación, proteger y promover la diversidad de los hábitats donde crecen los cereales y potenciar el valor del abastecimiento de ingredientes de alta calidad y el respeto al medio ambiente.

El compromiso de 'Origins TM' de Kellogg con la sostenibilidad se desarrolla a través de tres áreas de actuación: social, medioambiental y económica. Durante 2022, 84 agricultores forman parte del programa y la producción ha aumentado una media de un 17,4% con respecto al rendimiento medio de la zona, lo que consigue optimizar el cultivo, reducir costes y ser más eficientes respetando el entorno y el medio ambiente.

Programa 'Todos a desayunar'

Por otro lado, la compañía detalla que ayuda a quienes más lo necesitan a través de diversas iniciativas en España, como la colaboración con los Bancos de Alimentos de España, a los que en 2021 donó 870.000 raciones de alimentos. Además, creó los Premios W.K. Kellogg-Fesbal, con el objetivo de promover la innovación en iniciativas sociales que ayudan a luchar contra el hambre. 

Las iniciativas premiadas en 2021 han servido para ofrecer más de 15.000 desayunos a cerca de 500 personas desfavorecidas en las ciudades de Sevilla y Madrid.

Por otra parte, Kellogg desarrolla el programa social 'Todos a Desayunar', con el que desde hace diez años ofrece cada día del curso escolar un desayuno completo y equilibrado a niños que, debido a la situación socioeconómica de sus entornos familiares, acudían al colegio sin haber comido a primera hora.

Gracias a este programa social, ya han desayunado más de 8.000 alumnos de entre 4-12 años, de 22 colegios en 10 ciudades españolas. Durante el 2022 se alcanzará la cifra de 1.000.000 raciones completas servidas, con lo que se mejoran las condiciones de vida de los menores en el ámbito escolar, familiar, social y personal.

El apoyo a estos menores se refuerza con las Becas W.K. Kellogg y los recién creados Campus Social Basket Kellogg, en los que 300 menores de entre 6 y 14 años disfrutan en verano del baloncesto, mientras adquieren sus valores y reciben una alimentación adecuada.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento