Unidas Podemos exige a Marlaska y Robles que investiguen el origen del espionaje a más de 60 políticos independentistas

El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique.
El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique.
EFE

Unidas Podemos exige a los Ministerios de Interior y de Defensa que depuren responsabilidades por el supuesto espionaje a los teléfonos móviles de más de 60 dirigentes políticos independentistas catalanes y vascos entre 2017 y 2020. Así lo pidió este martes el portavoz morado en el Congreso, Pablo Echenique, que se refirió directamente a ambos ministros, Fernando Grande-Marlaska y Margarita Robles, respectivamente, para solicitarles la puesta en marcha de una investigación interna en el seno de sus departamentos que sirva para determinar el origen de este espionaje ilegal.

La reacción de Unidas Podemos llegó apenas un día después de que el semanario The New Yorker, a partir de una investigación de la organización Citizen Lab, desvelara el supuesto espionaje a decenas de líderes políticos independentistas. Estas investigaciones ilegales se habrían llevado a cabo a través del programa Pegasus, un software desarrollado por la compañía israelí NSO para colarse en los teléfonos móviles y que solo pueden comprar gobiernos para combatir el crimen y el terrorismo.

Interior, este mismo lunes, se desvinculó de cualquier investigación irregular a los teléfonos de estos dirigentes independentistas y aseguró que "ni el Ministerio, ni la Policía Nacional, ni la Guardia Civil han tenido nunca ninguna relación con la empresa NSO". Pero Echenique, este martes, aseguró que en ese ministerio y en Defensa deben "rodar cabezas" si se confirma que se produjo el espionaje, del que habrían sido víctimas los últimos cuatro presidentes de la Generalitat de Cataluña: Artur Mas, Carles Puigdemont, Quim Torra y el actual titular del cargo, Pere Aragonès.

"Tanto Marlaska como Robles tienen que iniciar inmediatamente una investigación, no puede haber la más mínima sombra de duda, después de lo que hemos vivido con las cloacas del PP, de que puede haber existido algo similar con ministerios del PSOE", señaló el portavoz de Unidas Podemos en referencia a la conocida como policía patriótica que utilizó métodos ilegales para espiar a rivales políticos del PP durante la etapa de Jorge Fernández Díaz como ministro del Interior.

"Se trata de algo gravísimo. En España, intervenir las comunicaciones privadas sin orden judicial es un delito, es ilegal", recordó Echenique, que insistió en que, según las informaciones periodísticas que se han conocido, "todo apunta a que en este caso no hay orden judicial y se ha utilizado un programa de espionaje extranjero para intervenir las comunicaciones privadas de líderes" políticos independentistas. Unos dirigentes con los que es legítimo tener "diferencias políticas", pero que "no pueden ser objeto de espionaje por parte de las estructuras políticas", denunció el portavoz de Unidas Podemos.

Echenique, no obstante, no quiso pronunciarse sobre la posibilidad de que estas informaciones puedan tensar las relaciones entre el Gobierno y sus socios independentistas, como ERC o EH Bildu. Y tampoco quiso hacerlo la portavoz adjunta de En Comú Podem, Aina Vidal, que se limitó a señalar que "estas informaciones nos alteran a todas y a cualquier demócrata", y adelantó que Unidas Podemos apoyará "cualquier iniciativa" que presenten los partidos de los políticos espiados para que se investigue el caso. "Pedimos al ministro competente que dé todas las explicaciones al respecto" y que se "depuren responsabilidades", planteó igualmente Vidal.

Belarra y Montero

Unas horas más tarde se pronunciaron en la misma línea las números uno y dos de Podemos y ministras -respectivamente- de Derechos Sociales e Igualdad, Ione Belarra e Irene Montero, que exigieron "investigar y, en su caso, depurar responsabilidades" en la cúpula policial y de los servicios de inteligencia. "Las cloacas del Estado ya persiguieron a Podemos y a políticos catalanes. No podemos permitirnos ninguna sombra de duda con un nuevo caso de espionaje", planteó Belarra, que sostuvo que indagar en estas escuchas ilegales es fundamental "para garantizar la calidad de nuestra democracia".

"Las cloacas del Estado y la persecución a representantes de la ciudadanía son incompatibles con la democracia", señaló por su parte Montero. Ni el líder de IU y ministro de Consumo, Alberto Garzón, ni tampoco la vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, se han pronunciado públicamente sobre el caso de espionaje, aunque el entorno de Díaz sí asegura que están en contacto con Defensa e Interior para aclararlo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento