Charlène de Mónaco reaparece, al fin, junto a su familia tras sus problemas de salud

Posado familiar con Charlene de Mónaco para felicitar el Lunes de Pascua
Posado familiar con Charlene de Mónaco para felicitar el Lunes de Pascua.
Europa Press
Posado familiar con Charlene de Mónaco para felicitar el Lunes de Pascua.
Europa Press

Ya se va convirtiendo en una suerte de costumbre que, cada cierto tiempo, Charlène de Mónaco reaparezca, aunque sea con una fotografía en la que diga de alguna forma que sigue ahí, para luego volver a desaparecer. Aunque siempre queda la esperanza de que una de esas reapariciones sea la definitiva y tras ella no se esconda sino que ha superado sus problemas de salud. Como la última, este mismo fin de semana.

A pesar de que fue el pasado mes de marzo cuando regresó al Palacio Grimaldi, la esposa de Alberto de Mónaco seguía sin aparecer públicamente, aunque en su momento su retorno dio a entender que había superado sus dolencias o miedos. Pero nada más lejos de la realidad: se refugió en su escondite.

Desde la propia casa real monegasca se hizo hincapié en que harían falta unas semanas para que Charlène pudiese "disfrutar de la alegría de convivir con los monegascos, lo que tanto ha echado de menos". Sin embargo, varios periodistas señalaron que la princesa podría haberse ido en avión a Niza y, más tarde, a Córcega, lo que alimentó la idea de crisis matrimonial total.

Aún así, tal y como se había rumoreado, la monarquía del Principado ha aprovechado este 17 de abril, Domingo de Resurrección, para aparecer como una familia que celebra junta la Semana Santa (se ha convertido en una tradición la felicitación de Pascua). Y aunque la imagen no despeja demasiadas dudas, nuevamente sirve como un pista más en la recuperación de la princesa.

Rodeados de vegetación y al lado de una piscina, en un soleado día, en el que todos visten con tonos claros y marfiles. Así lucen en la imagen, en la que Charlène mantiene no solo su pelo corto, sino también un esbozo de sonrisa. Además, lleva un vaporoso vestido floral, semitapado por su hija, Gabriella. Su mellizo, Jacques, aparece frente a su padre, que está arrodillado y con una mano en la espalda de su esposa.

Todos, además, aparecen de espaldas en la segunda de las instantáneas, obras del fotógrafo oficial Eric Mathon, en la que asisten a la misa de Pascua.

Por su parte, la propia princesa compartió otra imagen en su cuenta de Instagram. Está tomada de la primera de las sesiones, dado que es el mismo escenario aunque con una postura diferente. Lo que ha llamado la atención de esta publicación de Charlène es la poca calidad de imagen, como si no hubiese tenido o no hubiese querido tener acceso a la imagen en alta calidad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento