El controlador aéreo que supervisó la salida de la avioneta, que el sábado chocó con un helicóptero sobre el río Hudson, ha sido cesado de su cargo, junto a su supervisor inmediato, por su conducta "inaceptable" en el momento de la colisión, en la que murieron nueve personas.

Piden que se incremente la seguridad en los vuelos a baja altura La Administración Federal de Aviación tomó esta decisión después de descubrir que el controlador estaba hablando por teléfono con su novia en el momento del accidente, y que su superior inmediato ni siquiera se encontraba en el edificio.

"Aunque no hay razón para creer que sus acciones contribuyeran a que se produjera el accidente, este tipo de conducta es inaceptable, así que hemos suspendido de sus funciones a ambos empleados, y hemos iniciado un proceso disciplinario", explicó la Administración Federal de Aviación en un comunicado difundido el jueves.

Hablaba con su novia

Ese organismo no ha identificado a los controladores afectados, pero el diario Daily News detalla este viernes que el primero de ellos estuvo en contacto por radio con la avioneta que salió del aeropuerto de Teterboro, en Nueva Jersey, mientras hablaba por otra línea con su novia.

Los operarios siguieron el protocolo, pero tuvieron conductas inapropiadas
Sin embargo, el controlador dio al piloto la frecuencia de radio correcta para el aeropuerto de Newark, también en el estado de Nueva Jersey y muy próximo a Nueva York, y dejó la avioneta en manos de los controladores de ese aeródromo, tal y como manda el protocolo.

Sin embargo, los investigadores no tienen claro por qué el piloto nunca llegó a contactar con el aeropuerto de Newark, algo que podría haber hecho antes de que se produjera el accidente del pasado sábado.

Murieron al chocar

Los tres pasajeros que iban en esa avioneta, así como los cinco turistas italianos y el piloto del helicóptero, murieron después de que ambas aparatos chocaran en pleno vuelo y se precipitaran sobre las aguas del río Hudson.

Suspendidos hasta que se cierre la investigación abierta Al igual que la Administración Federal de Aviación, la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte descarta que la actuación del controlador y de su superior pudieran haber favorecido el accidente, pero cree que actuaron de manera inaceptable, por lo que permanecerán retirados de sus cargos hasta que se cierre la investigación disciplinaria abierta.

La Junta Nacional de Seguridad en el Transporte investiga también las causas de un accidente, que ha avivado la petición de que se aumente el control sobre el tráfico aéreo a baja altura en las inmediaciones de la ciudad, dividido en dos corredores que suelen estar muy congestionados.

Tours en helicóptero

La noticia de la suspensión de los dos controladores coincide con la difusión del vídeo de un turista italiano en el que por primera vez se ve el choque de los dos aparatos.

Un turista italiano grabó el choque de los aparatos Según publica hoy USA Today, citando datos de la Corporación de Desarrollo Económico de Nueva York, unas 300.000 personas tomaron el año pasado un helicóptero turístico sobre la ciudad con alguna de las cinco compañías que ofrecen estos servicios en Manhattan.

Los vuelos, que oscilan generalmente entre los 6 y 25 minutos de duración y cuestan entre 135 y 1.010 dólares, dan trabajo en Nueva York a cerca de 1.400 personas y traen unos 300 millones de dólares anuales a la ciudad, según los datos de esa corporación.