Sánchez conversa con el rey marroquí Mohamed VI tras quedarse solo en el Congreso por su giro sobre el Sáhara

  • El presidente y el monarca acordaron una visita a Marruecos de Sánchez "en fechas muy próximas", confirma Exteriores.
  • Mohamed VI habló con Sánchez sobre la "nueva etapa" que se abre "entre dos países vecinos", según el presidente.
Sánchez y Mohamed VI.
El presidente Pedro Sánchez y el rey Mohamed VI, en una imagen de archivo.
ARCHIVO

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, mantuvo este jueves una conversación telefónica con el rey de Marruecos, Mohamed VI, apenas unos días después de que España anunciara su apoyo al plan de autonomía marroquí para el territorio ocupado del Sáhara Occidental. La charla -que tuvo lugar un día después de que los grupos parlamentarios del Congreso mostraran su rechazo al giro del Ejecutivo- la anunció el propio Sánchez a través de Twitter y fuentes del Ministerio de Asuntos Exteriores confirman que el monarca alauí recibirá en Rabat al presidente español en visita oficial "en fechas muy próximas".

La confirmación de esa visita que realizará Sánchez a Marruecos conllevó la cancelación del viaje que iba a realizar este viernes a Rabat el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares. La idea era que el líder de la diplomacia española acudiera a la capital marroquí para certificar la restauración plena de las relaciones tras un año de desencuentros, y entre otras cosas tenía la misión de preparar un posterior viaje de Sánchez. No obstante, habiendo cerrado ya el presidente con Mohamed VI la visita -a la que también acudirá Albares-, el viaje de este viernes perdía su sentido.

En un breve mensaje, el presidente del Gobierno aseguró que la conversación con Mohamed VI giró en torno a "las relaciones entre España y Marruecos", y se mostró convencido de que se pondrá en marcha una "nueva etapa entre dos países vecinos, socios estratégicos, basada en la transparencia, el respeto mutuo y el cumplimiento de los acuerdos". La visita de Albares a Rabat este viernes servirá, entre otras cosas, para preparar una visita del propio Sánchez a la capital marroquí en los próximos meses.

La conversación telefónica entre Sánchez y el monarca alauí tuvo lugar apenas 24 horas después de que todos los grupos parlamentarios del Congreso, a excepción del socialista, mostraran su rechazo al cambio de posición del Gobierno con respecto al Sáhara Occidental. Aunque el presidente negó que se trate de un giro y planteó que supone "una ventana de oportunidad para solucionar el conflicto", tanto la oposición como los habituales aliados parlamentarios del Ejecutivo fueron muy críticos con una decisión que, por parte de varios grupos, fue tildada de abandono al pueblo saharaui.

Tanto el PP como Vox se mostraron muy críticos con el movimiento puesto en marcha por Sánchez y Albares. Pero la división en torno a este tema también es patente dentro del propio Gobierno, y así lo dejó claro el portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, que comparó la situación del Sáhara con la de Ucrania. "En Ucrania, un autócrata ha invadido a un país más pequeño, está violando los derechos humanos de su población, y todo Occidente está de acuerdo en que no son legítimas las reclamaciones territoriales de Rusia; en el Sáhara tenemos un régimen autocrático que ha invadido a un país más pequeño, que está violando los derechos humanos y que reclama soberanía sobre la totalidad del territorio ocupado", reprendió.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento