Nagore Robles estrena 'Baila conmigo': "Soy una persona con pánico escénico, muy pocas personas lo saben"

Nagore Robles, en las fotos promocionales de 'Baila Conmigo'.
Nagore Robles, en las fotos promocionales de 'Baila Conmigo'.
MEDIASET

Ha ido creciendo en la televisión y en lo personal y después de ser una colaboradora imprescindible en los realities de Mediaset y de tener sus propios espacios en plataformas de la cadena, por fin llega para Nagore Robles un programa propio, un dating-show o programa de citas llamado Baila conmigo, que Cuatro ofrece desde hoy miércoles en directo y en tira diaria, a las 20:30 horas de lunes a viernes.

Lucía Sánchez y Álvaro Boix, conocidos por su participación en distintas ediciones de La Isla de las Tentaciones, emprenderán la búsqueda de su pareja ideal en este formato.

Del 1 al 10, ¿cuánto flipó cuando le propusieron presentar Baila conmigo? Diecisiete (risas) Aluciné, no me lo esperaba para nada. Llevo mucho tiempo esperando esta oportunidad y ha llegado en el momento idóneo, en el que estaba preparada. Es una oportunidad increíble, que me enorgullece muchísimo y que voy a aprovechar al máximo. Cogí el teléfono y cuando me lo dijeron me prohibieron decir nada, así que era una alegría contenida que no compartí con nadie y estaba esperando que se hiciera público para poder compartirlo con los que más quiero.

¿Cómo reaccionó? Me emocioné y lloré cuando colgué el teléfono. Me quedé un poco como en shock y al jefe que me llamó le dije "que sepas que cuando cuelgue voy a gritar y a llorar, por si no me ves ahora demasiado entusiasmada".

¿Por qué Álvaro y Lucía como primeros protagonistas? Sin duda tienen que ser ellos. Son muy opuestos en muchas cosas, ella tiene la visión de una relación más romántica, despacio, emocional… y él es mucho más pasional, más vehemente, más lanzado. Pero ambos transmiten muchísimo, son muy honestos, muy claros y transparentes con la audiencia, generosos con los espectadores y siguen creyendo en el amor y buscando a su media naranja después de muchas oportunidades.

A veces tienes que pasar por muchas relaciones para llegar a esa relación idónea. Los dos tienen muchas ganas de que eso ocurra.

¿Cómo van a ser los pretendientes que vamos a ver? Las candidatas y los candidatos son muy atrevidos, con carácter, muy sensuales y sexuales, valientes, activos, muy sinvergüenzas… hay que tener poca vergüenza para lanzarse y atreverse a algo así, a ligar y conquistar a una persona. Son brillantes, he podido comprobarlo con mis propios ojos.

¿Qué tiene esto de ligar que nos gusta tanto ver cómo hacen los demás? Todos empatizamos y sobre todo con el amor, con el desamor, con la conquista, el ligoteo, las rupturas, los comienzos… el amor mueve el mundo y aunque sea una frase muy manida es cierto. El amor es el motor que lo mueve todo, el amor hacia uno mismo, hacia tu trabajo, tu familia, tu pareja, tus amigos… y ahí desconectamos de nuestro día a día, de cualquier situación.

Cuando ves a alguien llorar por amor conectas con lo más profundo de ti y empatizas y te ves en esa situación y entiendes un poco más a la otra persona.

Nagore Robles en 'Baila conmigo'.
Nagore Robles en 'Baila conmigo'.
MEDIASET

Estamos acostumbrados a los realities y los dating-shows de encierro, pero esto es un giro de tuerca radical, porque van a seguir con su vida… Totalmente. Es un reality en el que no están aislados ni incomunicados y en el que no hay plató y es algo también novedoso. No les van a afectar las opiniones de colaboradores, siguen con su vida, aunque centrados en conquistar o dejarse conquistar. En los realities a veces se magnifican las cosas y se crea una burbuja que después se esfuma de forma muy rápida. Compaginar la vida y la realidad, el día a día, amigos, eventos, responsabilidades, con el hecho de estar conociendo a una persona lo hace más real, más fuerte, con más cimientos.

Ha dicho Lucía: "Aquí por lo menos no me pueden poner los cuernos". Bueno… Bueno (risas) a ver… está por ver todo. Estoy segura de que en Baila conmigo van a suceder muchas cosas muy inesperadas para todos ellos. Es una casa muy viva, en directo todos los días, en los que estaremos muy al pie del presente.

Tenemos una convivencia de ocho chavales, con visitas inesperadas, con decisiones del público, que van a marcar mucho el ritmo de sus relaciones… Pueden conectar, pero de una forma inesperada. Una cosa es lo que tengan en mente y luego lo que suceda.

¿Cuánto va a tener que controlarse usted para no meter baza? Bastante, pero creo que después de 13 años en la tele simplemente con una mirada o un levantamiento de ceja o una mueca dejo claro cual es mi postura. A mí se me conoce por ser muy vehemente y muy clara y en algún momento voy a soltar mi opinión, pero tranquila y sosegada, intentando cuidarles y asesorarles de una forma constructiva y sana.

¿Que te gusten los realities es la clave para presentarlos? Yo creo que sí. Uno tiene que disfrutar con lo que hace. Lo que más me gusta de esta cadena son los realities, desde hace años, disfruto con ellos, me emociono, me enfado, me desilusiono, me motivo… los realities nos provocan muchas sensaciones y siempre sorprendiéndonos. Soy una amante de los realities.

Nunca sabes bien los que depara un reality, a veces tenemos prejuicios o hacemos juicios de valor y va un concursante y nos demuestra todo lo contrario.

13 años en la tele… ¿qué queda de aquella Nagore del 95% de expulsión en Gran Hermano? Quedan las ganas de motivarse, las ganas de vivir las experiencias al 200%. Es algo que me dijo mi redactora de entonces y aún tengo esas ganas de disfrutar la vida. Ahora me estoy centrando mucho en el trabajo y es algo que estoy disfrutando un montón, con la misma energía y la ilusión de aquella Nagore.

Su carisma ha aumentado muchísimo… No sé si mi carisma ha aumentado tanto, pero sí es cierto que el hacer autocrítica, equivocarte y hacer un trabajo interior, el observar a los mejores… me ha hecho ganar mucho en este tiempo.

¿Sería posible una Nagore de nuevo concursante? No puedo decir de este agua no beberé. Cada día sé menos qué pasará y me encanta no saber y aprender cada día. Me dejo llevar por el momento en el que esté y lo que necesite o lo que necesiten de mí. Es un equilibrio entre lo que te apetece y lo que necesitan los demás de ti. Soy una persona que rema mucho a favor de obra y en esta cadena siempre han contado conmigo y siempre voy a estar con ellos, dando lo mejor de mí. Tampoco pensé que celebraría mi cumpleaños en la casa de Secret Story y allí estuve cinco días.

Ahora estoy en otro punto. Cosas que hiciste hace 20 años o hace 13 no piensas que las repetirías ahora, pero hablar del futuro… es algo que no ha sucedido.

¿De pequeña se veía de presentadora o no pensó en ser famosa? Nunca me imaginé trabajando en la televisión, ni presentando ni siendo famosa. Pero es maravilloso sorprenderse y verte en una situación que nunca habrías pensado y disfrutar de ella.

Tenía otros sueños. Quería ser cantante pero no tenía voz, quise ser bailarina pero no continué con ello. Quería ser deportista e hice alguna cosita… y luego quise ser fisioterapeuta porque tengo buenas manos y hago buenos masajes (risas).

Con 18 años necesitaba irme y me marché a Londres y fue una experiencia increíble, luego quise volver y necesité un cambio increíble y me dejé aconsejar por mi hermana de que me metiera en Gran Hermano y así lo hice. Trato de no medir y no controlarlo todo tanto.

Los programas de citas suelen hacerse en lugares idílicos, como en este caso en una mansión, ¿no sería mejor poner a prueba el amor en un entorno de pobreza? No lo sé… no creo que se haya dado mal hasta ahora. Esta casa incita a disfrutarla, a vivirla al máximo. Obviamente estos chavales merecen algo así.

Los sentimientos no entienden de riqueza, al final los vínculos emocionales que se crean da igual el decorado en el que estén, no creo que afecte tanto dónde estés. Los cimientos de una relación surgen igual independientemente de la localización. Pero esta casa nos va a dar grandes momentazos.

¿Sería posible posible ver a participantes menos agraciados físicamente? Es que eso depende mucho de los gustos. Cualquiera de los protagonistas de La isla de las tentaciones puede gustar a unos y no gustar en absoluto a otros. Este Dating-Show se va a diferenciar también porque va a haber personas de todo tipo y para todos los gustos y con mucha diversidad.

Una de las facetas que más le alaban es la naturalidad y la espontaneidad, ¿cómo se hace para no perder eso? ¿Sigue poniéndose nerviosa? Estoy muy nerviosa, me lo noto. Pero también tengo muchas ganas y le pongo mucho esfuerzo e ilusión. Pero soy una tía muy transparente y se me notará si los primeros días estoy más nerviosa por la responsabilidad y por mi propia autoexigencia. Luego llegará un punto en el que me relajaré y disfrutaré.

Soy una persona con pánico escénico, muy pocas personas lo saben. Lucho contra ese nerviosismo y ese pánico día a día. ¿Cómo lo hago? Es que no sabría hacerlo de otra manera.

¿Cómo le pilla anímicamente ver a la gente tirándose los tejos? Es estupendo. En un reality hay muchos puntos clave: las peleas, las decisiones y el amor. Y el amor engloba muchas cosas, ese comienzo, el ligoteo, el baile… y son los puntos fuertes de un reality, donde todos nos enamoramos de la persona que está sientiendo los nervios del amor, las dudas, las inseguridades… y disfrutar eso es maravilloso.

Es algo único ver eso y queremos disfrutarlo a tope. Me encanta ver cómo ligan, cómo son rechazados… porque ¿quién no ha sido rechazado, quién no se ha enamorado o ha empezado a ligar y se le ha dado fatal? El primer beso, la primera noche… es algo vivo, que a todos nos gusta ver y nos gusta sentir.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento