Cómo conseguir un préstamo si eres autónomo: lo tienen mucho más difícil que los asalariados

Conceptos clave para calcular los intereses antes de contratar un préstamo.
Conceptos clave para calcular los intereses antes de contratar un préstamo.
LA INFORMACIÓN

La realidad es que conseguir financiación es mucho más fácil si se cobra una nómina. Los asalariados, especialmente aquellos con un contrato indefinido, cuentan con unos ingresos recurrentes y estables, algo que los bancos valoran muy positivamente a la hora de conceder un préstamo para emprender un proyecto particular: comprar un vehículo o reformar una vivienda.

Pero, ¿qué hay de los que trabajan por su cuenta y riesgo? Según el comparador financiero HelpMyCash, los autónomos también pueden conseguir préstamos para financiar sus proyectos personales. Ahora bien, como su situación es más inestable que la de los asalariados, deben superar un análisis crediticio más estricto.

Debes demostrar solvencia

Para un trabajador por cuenta ajena, demostrar que percibe unos ingresos recurrentes es sencillo: tan solo tiene que presentar sus últimas nóminas a la financiera. 

La crometofobia o miedo irracional a gastar dinero puede condicionar de forma muy grave la vida de quienes la sufren.
La crometofobia o miedo irracional a gastar dinero puede condicionar de forma muy grave la vida de quienes la sufren.
PIXABAY

La retribución de un autónomo, en cambio, depende de la marcha de su negocio, que puede ir mejor o peor dependiendo de múltiples circunstancias: la estacionalidad, la situación económica del momento, etc.

Por este motivo, si un autónomo necesita un préstamo, deberá demostrar que su negocio le ha reportado unos beneficios más o menos estables durante varios años (dos como mínimo). Para demostrarlo, debe presentar obligatoriamente varios documentos: el pago de los impuestos de los últimos años (IVA e IRPF), las últimas liquidaciones de la Seguridad Social, un extracto bancario con los movimientos de sus cuentas…

Además, los ingresos percibidos por su actividad económica deben ser suficientes para pagar las cuotas del crédito sin problemas. En general, un autónomo podrá obtener un préstamo personal si sus mensualidades, sumadas a las de sus otras deudas, representan hasta un máximo del 35% de su percepción mensual neta. 

Por ejemplo, si un autónomo ingresa una media de 2.000 euros netos al mes, las cuotas de todos sus créditos (incluido el que pida) no podrán costarle más de 700 euros mensuales.

Acude a varios bancos y a establecimientos financieros

Reino Unido se está poniendo en contacto con las empresas que han instalado estos cajeros.
Una mujer en un cajero automático.
Stock Adobe

Según HelpMyCash, la mayoría de los bancos conceden préstamos personales a los autónomos que cumplen los requisitos mencionados: BBVA, CaixaBank, Banco Santander, Bankinter… No obstante, hay ciertas entidades como ING que únicamente prestan dinero a los asalariados. Por ello, los analistas de este comparador aconsejan acudir a varios bancos para saber cuáles podrían aprobar la solicitud y cuáles no.

Otra alternativa es pedir financiación a los llamados establecimientos financieros de crédito (EFC), entidades supervisadas por el Banco de España que se especializan en prestar dinero tanto a asalariados como a autónomos. Uno de los más conocidos es Cofidis, que ofrece un préstamo personal con unas condiciones mejores que las de muchos bancos tradicionales: un interés desde el 4,95% TIN (5,06%) y sin comisión de apertura. 

Sede del Banco de España.
Sede del Banco de España.
EUROPA PRESS

Este crédito, también disponible para trabajadores por cuenta propia, tiene un importe de entre 4.000 y 60.000 euros y un plazo de devolución máximo de diez años.

¿Y si ningún banco me presta dinero?

Es posible, sin embargo, que los bancos y EFC contactados rechacen la solicitud del autónomo por considerar que su situación económica no es lo suficientemente estable. En ese caso, según HelpMyCash, existe una alternativa para conseguir financiación: hipotecar la vivienda o el local a través de una empresa de préstamos con garantía hipotecaria.

Estas compañías pueden prestar importantes sumas de dinero si se hipoteca un inmueble libre de cargas, con unos requisitos de aprobación más flexibles que los de la banca. Debido a que asumen un mayor riesgo, las condiciones de financiación que ofrecen suelen ser peores: intereses más altos, más comisiones… 

A través de la empresa Préstamo Capital, por ejemplo, un autónomo puede obtener un importe elevado, equivalente al 30% del valor del inmueble que se hipoteque, con un plazo de hasta en 20 años. El crédito tendrá un interés de entre el 4% y el 10% TIN (7% - 12% TAE) y una comisión de intermediación desde el 3%.

Conviene tener presente, además, que la garantía del préstamo será el inmueble hipotecado. Es decir, que si no se pagan las cuotas, la empresa puede embargar el local o vivienda para saldar la deuda pendiente. Por esta razón, nunca se debería recurrir a los créditos con garantía hipotecaria si no se tiene la certeza absoluta de poder devolver el dinero.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento