Ucrania acusa a Moscú de haber llevado a 400.000 ucranianos a Rusia contra su voluntad y usarlos como "rehenes"

Civiles evacuados de la ciudad ucraniana de Mariúpol, en un pabellón deportivo habilitado como alojamiento temporal en la ciudad rusa de Taganrog, en la región de Rostov.
Civiles evacuados de la ciudad ucraniana de Mariúpol, en un pabellón deportivo habilitado como alojamiento temporal en la ciudad rusa de Taganrog, en la región de Rostov.
ARKADY BUDNITSKY / EFE

Las autoridades de Ucrania acusaron este jueves al Gobierno ruso de haber trasladado por la fuerza a cientos de miles de civiles desde las ciudades ucranianas destrozadas a Rusia, donde podrían ser utilizados como "rehenes" para presionar a Kiev a que se rinda.

Lyudmyla Denisova, defensora del pueblo de Ucrania, detalló, en declaraciones recogidas por la agencia AP, que 402.000 personas, incluidos 84.000 niños, han sido "secuestradas en contra de su voluntad".

El Kremlin, por su parte, ofrece números casi idénticos sobre la cantidad de reubicados, pero mantiene que se trata de personas que querían ir a Rusia. Las regiones del este de Ucrania controladas por los rebeldes, de las que han salido muchas de estas personas, son predominantemente de habla rusa, y una parte importante de su población apoya los vínculos estrechos con Moscú.

"Deportaciones" desde Mariúpol

Mientras, el Ministerio de Exteriores ucraniano acusó asimismo este jueves al ejército ruso de haber "deportado" a por lo menos 6.000 residentes de la ciudad asediada de Mariúpol (en el sur del país), cuya orilla izquierda está bajo control de las fuerzas rusas, informa Efe.

"Unos 15.000 vecinos están en grave peligro en el distrito de la orilla izquierda", indicó el Ministerio según un comunicado en el que acusó a los "ocupantes" de confiscar los documentos de identidad de los residentes y de trasladarles de forma forzosa a territorio ruso.

"Según las informaciones disponibles, el ejército ruso ha deportado a unos 6.000 residentes de Mariúpol a campos de filtración en Rusia para usarlos como rehenes y ejercer presión política sobre Ucrania," agregó.

Ataques a columnas de civiles

El Ministerio acusó además a las fuerzas de rusas de abrir fuego contra las columnas en las que los civiles tratan de abandonar la ciudad y de mantener retenido desde hace varios días un convoy de autobuses llegado de Zaporiyia (sur) para evacuar a ciudadanos de Mariúpol.

El comunicado señaló que estas acciones son una violación del derecho internacional, en particular de la Convención de Ginebra de 1949, e instó a los líderes reunidos hoy en Bruselas en las cumbres de la OTAN y de la Unión Europea (UE) a actuar con urgencia para "salvar vidas".

La comunidad internacional debe imponer más sanciones "duras" contra Moscú para detener su "letal maquinaria militar" y romper todos los lazos comerciales con empresas rusas, demandó.

"Crimen de guerra"

El pasado lunes la fiscal general de Ucrania, Iryna Venediktova, anunció la apertura de una investigación sobre dichos traslados forzosos, que calificó de posible "crimen de guerra".

El Consejo Municipal de Mariúpol había denunciado que en su mayoría mujeres y niños habían sido transportados por la fuerza a territorio ruso u ocupado por Moscú con la excusa de la evacuación.

Algunos "han sido transferidos a ciudades distantes de Rusia, mientras que el destino de otros es desconocido," informó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento