Sánchez insiste en la desventaja energética de España y Portugal para pedir a la UE un límite al precio del gas

El presidente del Gobierno, a su llegada este jueves al Consejo Europeo.
El presidente del Gobierno, a su llegada este jueves al Consejo Europeo.
EFE

El Gobierno se juega una bajada "inmediata" del precio de la luz a que la Cumbre de la UE que ha empezado este jueves en Bruselas permita a los Estados miembros poner un límite máximo al precio del gas que se utiliza para generar electricidad. Esta es la propuesta que lleva defendiendo meses el presidente, Pedro Sánchez, y sobre la que en las dos últimas semanas ha pivotado la gira europea que emprendió para convencer a sus homólogos europeos. Llegado el momento clave, Sánchez ha insistido este jueves a la llegada a la Cumbre europea en la desventaja que tienen España y Portugal dentro del mercado energético europeo, debido a sus escasas interconexiones, para que los Veintisiete apoyen la fijación de un precio máximo.

"Están bien todas las propuestas, pero ahora es importante encontrar una una formula que se adecúe a la realidad geográfica y energética de la Península Ibérica, que es una isla energética porque solo tiene el 3% de interconexiones con el norte de Europa. Estamos escasamente integrados en el mercado energético, pero las reglas se nos aplican y eso es algo que nos daña doblemente, por la carestía y por la poca relevan que tienen las interconexiones", ha dicho Sánchez, a la llegada a un Consejo Europeo que primero se centrará en el apoyo a Ucrania. El día fuerte sobre este tema será este viernes.

El presidente español ha reclamado "dar una respuesta particular a un problema específico que tiene la Península Ibérica". Para ilustrarlo, ha recordado que solo hay un 2,8% de interconexiones con el resto del mercado europeo, cuando el objetivo de la UE para 2020 es del 10% y del 15% para 2030.  

España y Portugal han venido trabajando en una propuesta "seria y rigurosa" que consiste en poner un tope al precio del gas, que en un principio se planteó de 180 euros por MWh pero que ahora el Gobierno no precisa. Al menos por la parte española, este planteamiento se acompaña del compromiso de compensar a las compañías eléctricas propietarias de las centrales de ciclo combinado en las que producen electricidad con gas. Se hará con recursos nacionales, que saldrán de los Presupuestos, irán a cargo del déficit de tarifa o de la contribución de los consumidores. "No pone en cuestión el funcionamiento del mercado europeo", ha apuntado el presidente.

Sin apoyos suficientes

Sánchez ha podido unir a este planteamiento a países del sur de Europa o a Polonia y Bélgica -"el techo al precio puede tener un impacto directo sobre la factura", ha dicho a su llegada el primer ministro belga, Alexander de Croo-. Pero no ha vencido la resistencia de países como Alemania y Países Bajos, reacios a una medida que creen que puede alterar el mercado y que para ellos no es tan perentoria. Su alta dependencia del gas para generar electricidad -España solo requiere alrededor de un 10% de su mix energético- hace que para ellos limitar los precios  del gas para que no tiren hacia arriba de los del resto de energías no suponga un gran beneficio. 

Todo lo contrario que para España. El Gobierno confía en que si se limitan los precios los efectos sobre el precio de la luz serán inmediatos y se dejarán notar ya en las próximas subastas de energía, en medio del gran descontento social que ha sacado a agricultores y ganaderos a la calle y mantiene desde hace más de una semana una huelga de transporte que ya se deja notar el la distribución de alimentos. En ese sentido, Sánchez ha esperado un acuerdo hoy con este sector.

"Hoy se está hablando con el sector del transporte para resolver el problema", ha dicho el presidente, antes de añadir que también tiene que llegar una solución de la  UE, con una "herramienta para al menos amortiguar" un alza de precios que "afecta a nuestra competitividad y a la ciudadanía". "Los ciudadanos no pueden soportar este precio desbocado del gas y la electricidad".

La consecuencia más directa se vería también el decreto que aprobará el Consejo de Ministros el martes que viene, con medida para paliar los efectos económicos de la guerra en Ucrania en los que el Gobierno se ha comprometido a bajadas de los precios de la luz y el carburante pero quiere tener recurrir lo menos posible a la bajada de impuestos. "Lo haríamos de manera más eficaz y contundente si desde el punto de vista europeo diéramos una respuesta europea a este problema", ha dicho Sánchez.

Tres fases

El Gobierno es poco optimista con la posibilidad de alcanzar un acuerdo a nivel europeo para limitar los precios del gas, de modo que la petición para que España y Portugal puedan hacerlo por su cuenta -aludiendo a su condición de "isla energética"- es el último recurso para intentar bajar por ese medio el recibo de la luz.

A pesar de ello, Sánchez ha defendido a su llegada al Consejo Europeo que pueda existir una respuesta coordinada. "Queremos una solución para toda Europa". ha dicho. Consciente de la dificultad y del tiempo que llevaría tomar otras medida que la Comisión Europea propone y España apoya, Sánchez ha propuesto una respuesta en tres fases "perfectamente compatibles".

"El primer paso, medidas urgentes más alineadas con la realidad geográfica de la Península [el límite al precio del gas]. La segunda tiene que ver como la negociación conjunta de la compra de gas y en tercer lugar, una reforma estructural del mercado de la energía", ha enumerado.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento