Al menos un millón y medio de niños han huido de Ucrania tras un mes en guerra y seis millones siguen atrapados en el país​

Una madre y su hija, en Irpin, huyendo de la guerra en Ucrania.
Una madre y su hija, en Irpin, huyendo de la guerra en Ucrania.
Diego Herrera / Europa Press

Han tenido que refugiarse de los bombardeos en la ciudad en la que nacieron, muchos han sido separados de familiares que dejaron atrás, han recorrido kilómetros para llegar a la frontera de un país, Ucrania, al que no saben cuándo van a volver. Todo ello, si han podido burlar a las mafias que acechan para arrastrarles a sus redes de trata. Un mes después de que se iniciara la escalada bélica en el este de Europa, la guerra deja ya a más de un millón y medio de niños y niñas que han huido de sus casas. Son prácticamente la mitad de los más de 3,6 millones de personas convertidas en refugiadas a causa de la invasión rusa. Más de seis millones de menores siguen atrapados dentro de un país en guerra y se calcula que un centenar ha perdido la vida. 

"El impacto en los niños es incalculable", subrayó este jueves el director de Save the Children Ucrania, Pete Walsh, en una comparecencia ante los medios para hacer balance del primer mes del conflicto. Las ONG ya calculan que a día de hoy se ha producido uno de los desplazamientos de menores a gran escala más rápidos desde la Segunda Guerra Mundial. La preocupación ahora es cómo garantizar la protección de la infancia en todo el proceso de acogida y asegurar que, en la medida de lo posible, esos niños y niñas puedan reanudar una vida más o menos estable.

"Sabemos que cuando los niños se desplazan, como estamos viendo en este conflicto, corren un mayor riesgo de ser víctimas de la trata, de sufrir abusos, incluida la violencia sexual, y de padecer graves trastornos psicológicos", alertó Walsh. Por esto razón,instó a la comunidad internacional a "hacer todo lo posible" para "evitar la separación de los niños de sus cuidadores" y garantizar la localización "Inmediata" de la familia y la reunificación cuando se produce la separación. "El mejor lugar para estos niños y niñas es estar cerca de su familia", aseveró.

"Es fundamental una moratoria inmediata sobre las adopciones para garantizar que los niños estén seguros"

Save the Children ya pidió esta misma semana la "prohibición inmediata" de las adopciones internacionales de los niños desarraigados por la guerra en Ucrania. La organización advirtió de que, pese a que hay personas "bien intencionadas", los traficantes pueden aprovecharse de la falta de sistemas de protección rigurosos en estas primeras etapas de la crisis. 

"En esta etapa de esta crisis, una moratoria inmediata sobre las adopciones es fundamental para garantizar que los niños estén seguros y que, cuando sea posible y en su mejor interés, se reúnan con sus cuidadores o familiares verificados", declaró el martes Amanda Brydon, directora global de defensa de la protección infantil de la organización. Y es que, según avisó Walsh, "podría haber un 'boom' de tráfico europeo de personas" a raíz de esta guerra que "hay que evitar".

Si en 2020 aumentó la cifra de menores en zonas de guerra un 20% (casi 200 millones), alcanzando un nuevo máximo en más de una década, la ONG estima que el número volverá a crecer a medida que la escalada continúe. La ONG ha puesto en marcha un programa de ayudas para que las familias más vulnerables que están huyendo del país, puedan tener unos "mínimos recursos" para costear necesidades urgentes de alojamiento y manutención. Según explican, también está entregando más de 60.000 "kits de trauma" (material médico) y 400.000 "kits de higiene. 

Seis millones de niños atrapados en Ucrania

De los 7,5 millones de niños que vivía en Ucrania antes del conflicto, la entidad calcula que todavía quedan seis millones atrapados en el país. Pete Walsh se mostró especialmente atemorizado por este dato, ya que ello implica que esos menores sigan enfrentándose a diario, ya no solo a los ataques y bombardeos, sino también a "graves traumas psicológicos y a la falta de alimentos y agua". 

La situación es muy crítica en algunas zonas de Ucrania, como Mariúpol, una de las ciudades más castigadas durante este primer mes de guerra. "Por supuesto que creemos que miles de niños y niñas que se encuentran en esta ciudad del sur no tienen posibilidad de acceder a los alimentos y al agua, y esto solo puede ir a peor", aseveró el director de la organización. 

Además, son numerosas las infraestructuras que están siendo reducidas a escombros en varias ciudades ucranianas. Se han producido en torno a una treintena de ataques a hospitales y 72 colegios han sido completamente destruidos. "Las escuelas deberían ser un espacio libre de bombardeos, tal y como se recoge en el Derecho Internacional Humanitario, porque deben seguir siendo un lugar seguro para los niños y niñas", apostilló Walsh. 

Los más vulnerables, según la organización, son también los aproximadamente 100.000 niños que residían en orfanatos y centros de menores. La mayoría siguen atrapados en el país. "Son los que se enfrentan a un mayor riesgo de tráfico, abuso y otras formas de explotación". Pero quizás, la cifra más devastadora, son los 100 niños fallecidos a causa del conflicto y que, según Save the Children, seguramente sean más.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento