Isabel Pantoja niega, entre lágrimas, haber cometido delito: "Quería salvar mi patrimonio, no me importaba la casa"

Isabel Pantoja, ante el juez.
Isabel Pantoja, ante el juez.
GTRES
La artista, vestida de negro y visiblemente llorosa, ha llegado poco antes de las 10:00 horas a la sede judicial, donde ha sido recibida por numerosos periodistas.
EFE

La tonadillera Isabel Pantoja ha negado este martes entre lágrimas haber cometido algún delito y ha asegurado durante su declaración ante el juez que, cuando se enteró de que había una deuda relacionada con su casa de Marbella con la constructora Codabe, ella estaba en prisión y "no tenía la cabeza para nada".

La tonadillera ha declarado que desconocía las deudas que tenía Panriver con otras empresas y las operaciones realizadas para saldarlas, asegurando que dio un poder a su hermano para vender la casa de Marbella (Málaga) "o pagar lo que se debiera", ya que tenía todos sus bienes como aval de dicho inmueble. "Solo quería salvar mi patrimonio, no me importaba la casa", ha asegurado.

Pantoja se enfrenta a una petición fiscal de tres años de prisión por un delito de insolvencia punible por unos hechos que se remontan a cuando la tonadillera era administradora única de la sociedad Panriver 56 S.L. y supuestamente contrajo una deuda relacionada con su casa de Marbella con Codabe.

Esta empresa constructora, a su vez, tenía otra deuda con la promotora Hormofer por un montante mayor y los juzgados estimaron que la deuda que tenía la tonadillera debía pagarse a la otra sociedad.

Cuando ha empezado el juicio, Pantoja ha roto a llorar, por lo que el juez le ha pedido que se calmara, que estuviera tranquila y le ha dado unos minutos antes de empezar la vista oral.

En su declaración ha explicado que le dio un poder a su hermano (Agustín Pantoja) y ha destacado que todo lo que ha hecho él por ella está bien: "Moriría por mí, es la única persona que tengo a mi lado", ha señalado la artista entre lágrimas.

Entre una nube de periodistas, así llegaba Isabel Pantoja al Juzgado de lo Penal número 5 de Málaga para prestar declaración ante el juez.

Sobre el poder que le dio a su hermano Agustín ha explicado que fue porque si la casa salía a subasta no la perdía; perdía todos sus bienes, que son los que avalan dicha vivienda.

El juez le ha pedido en varias ocasiones que se calmara y que no era necesario que entrara en temas personales, cuando ella ha relatado que en las visitas que tenía en prisión no se hablaba de temas económicos, "solo nos abrazábamos y nos preguntábamos si estábamos bien".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento