La UE aprueba el plan de Borrell para crear una fuerza común de 5.000 soldados: "Estamos en peligro"

Josep Borrell, en la reunión de ministros de Exteriores de los 27.
Josep Borrell, en la reunión de ministros de Exteriores de los 27.
EFE
Josep Borrell, en la reunión de ministros de Exteriores de los 27.
EFE / ATLAS

"Esto es solo el principio". Con esas palabras, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, bendijo el acuerdo entre los ministros de Exteriores de los 27 para lanzar en la próxima década una fuerza militar común de acción rápida, dotada de hasta 5.000 soldados, para reaccionar en situaciones de crisis. La UE avanza en Defensa después de dos años de tiras y aflojas, y lo hace empujado por un Vladimir Putin que ha provocado el despertar geopolítico de la Unión, o al menos le ha dado un calambrazo que está por ver si es coyuntural o convierte a la Unión Europea en un actor geopolítico relevante. "Todos estamos convencidos de que Europa está en peligro", espetó.

La Brújula Estratégica es la gran iniciativa de Borrell como Alto Representante y ya ha encontrado el respaldo de los Estados miembros. El objetivo es precisamente contar con esas tropas en el año 2025 para trabajar sobre el terreno en situaciones como la que se dio en Afganistán el pasado verano o incluso ante conflictos como el actual en Ucrania. De todos modos, los límites de este plan todavía están por definir. "No se trata de un Ejército Europeo, sino de trabajar más juntos, de coordinarnos mejor", sostuvo Borrell, al tiempo que aseguraba que no es para nada optimista con la situación en territorio ucraniano. "Todas las guerras terminan, y terminan con un acuerdo. Y el primer paso para un acuerdo es un alto al fuego", algo que, por ahora, no se da.

Ahora el siguiente paso es que los jefes de Estado y de Gobierno avalen el pacto para que eche a andar un proyecto que nace ya hace dos años, en un libro blanco de la Comisión Europea para construir la "Unión Europea geopolítica". Esa etiqueta, que parecía guardada en un cajón, se ha revitalizado por los "peligros" a los que ahora "se enfrenta Europa" tras la invasión rusa de Ucrania, sostuvo el propio Borrell. En todo caso, los 27 no pueden pasar de la nada al todo en cuestión de días o de meses.

Según se recoge en la estrategia, la meta es que la UE se adapte a "un entorno más hostil y tendencias geopolíticas que exigen que el bloque asuma una mayor parte de la responsabilidad de su propia seguridad". Y esa adaptación pasa primero por mejorar la coordinación y acordar escenarios operativos para que, en 2023, se puedan empezar a desarrollar maniobras militares conjuntas. Hablan, asimismo, de "mejorar la movilidad de las fuerzas armadas dentro y fuera de la Unión".

No obstante, la UE va camino de reforzar sus capacidades de Defensa, pero no está todavía cerca de ser un actor independiente en este campo. Y Borrell lo reconoce. "Tenemos que ser un socio mejor y trabajar de la mano de la OTAN, que es la piedra angular de la Defensa. Pero la UE tiene que ser un proveedor de seguridad más fuerte", explicó en rueda de prensa. Así, los Estados miembros proponen aumentar las reuniones de alto nivel con la OTAN. "Se reforzarán los intercambios específicos a través de reuniones conjuntas periódicas del Comité Político y de Seguridad de la UE y el Consejo del Atlántico Norte", esgrimen.

El Tratado de la Unión Europea se refiere a la Defensa en su artículo 42. "La política común de seguridad y defensa forma parte integrante de la política exterior y de seguridad común. Ofrecerá a la Unión una capacidad operativa basada en medios civiles y militares. La Unión podrá recurrir a dichos medios en misiones fuera de la Unión que tengan por objetivo garantizar el mantenimiento de la paz, la prevención de conflictos y el fortalecimiento de la seguridad internacional, conforme a los principios de la Carta de las Naciones Unidas. La ejecución de estas tareas se apoyará en las capacidades proporcionadas por los Estados miembros", recogen. Eso sí, las decisiones en materia de Defensa tienen que darse "por unanimidad", y los pasos que se den tienen que hacerse respetando también las decisiones de la OTAN.

Por otro lado, los 27 llegaron también este lunes a un acuerdo político para financiar con otros 500 millones de euros material militar para Ucrania, de manera que la UE elevará a un total de 1.000 millones de euros su aportación para ayuda letal y no letal para los ucranianos. "Las conclusiones fueron muy claras. Todos los Estados miembros están extraordinariamente unidos en apoyo a Ucrania", expresó Borrell, que calificó lo que pasa en Ucrania como "un masivo crimen de guerra".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento