Día Mundial del Agua #22M | Del embalse a tu hogar: así funciona el ciclo del agua

Estos son los pasos previos al abastecimiento de agua en los edificios españoles.
Estos son los pasos previos al abastecimiento de agua en los edificios españoles.
Sol García

El tratamiento del agua antes de ser consumida es exhaustivo, pero no es el único proceso previo antes de llegar a los edificios y las viviendas de los españoles

El ciclo del agua que se lleva a cabo en lugares como la Comunidad de Madrid, según explica el Canal de Isabel II, está compuesto de cinco pasos: captación, tratamiento, distribución, saneamiento y regeneración de las aguas residuales.

Estas pautas se completan con un programa de vigilancia para certificar la calidad de las aguas y con la generación de energía renovable, todo ello monitorizado por un centro de control que recaba casi 200.000 datos de información en tiempo real.

Captación

El ciclo integral del agua da comienzo con el proceso de captación a través del uso de todas las fuentes disponibles en cada región. Las aguas superficiales son recogidas en los embalses disponibles, que aprovechan las aportaciones de los ríos colindantes.

En el caso de Madrid, hablamos de las cuencas del Lozoya, Jarama-Sorbe, Guadalix, Manzanares, Guadarrama-Aulencia y Alberche, de donde procede más del 90% del agua suministrada a la red del Canal de Isabel II.

Tratamiento

Una vez obtenida, se transporta a las plantas de tratamiento de agua potable (ETAP), a través de una red de canales y conducciones de agua bruta. 

Canal de Isabel II controla hasta un total de 14 ETAP, con una capacidad máxima para tratar 4,55 millones de metros cúbicos diarios. Solo en la ETAP de Colmenar se pueden potabilizar hasta 1.382.000 metros cúbicos diarios de agua.

Distribución

Una vez tratada, el agua comienza su recorrido desde las ETAP hasta los grifos de las viviendas y los edificios, gracias a una serie de instalaciones que aseguran el mantenimiento del servicio. 

Las estaciones elevadoras, las grandes conducciones y los depósitos reguladores, junto a la red de distribución, garantizan un servicio continuado de agua para los usuarios españoles.

Saneamiento

Este procedimiento comprende desde el transporte de las aguas residuales a las estaciones depuradoras de aguas residuales (EDAR) hasta la posterior depuración para devolverlas a los ríos en condiciones óptimas. 

El caso del Canal de Isabel II, se lleva a cabo gracias a un complejo sistema de instalaciones compuesto por redes de saneamiento y alcantarillado municipal, estaciones de bombeo de aguas residuales, estaciones depuradoras de aguas residuales y tanques de tormentas. Sus redes de alcantarillado y drenaje urbano superan los 14.400 kilómetros.

Regeneración

El último paso es esencial en la gestión integral del agua, puesto que contribuye al incremento neto de disponibilidad. Además de reducir la presión sobre los recursos almacenados en nuestros embalses, proporciona una gestión mucho más sostenible de este recurso: se pueden llegar a verter más de 100 millones metros cúbicos de agua regenerada.

Formas de garantizar la calidad del agua para el consumo humano

Vigilancia y supervisión

Contar con un programa de vigilancia desde el origen del abastecimiento del agua (embalses, ríos y pozos) es fundamental para focalizar los posteriores esfuerzos en el tratamiento de agua potable y, finalmente, dar paso al agua a través de la red de distribución, para que los usuarios disfruten del mejor servicio posible.

Calidad, sabor y olor

Las causas de que el agua sea de calidad y tenga sabor y olor óptimos, como el caso de la proporcionada en la Comunidad de Madrid por Canal de Isabel II, son múltiples, destacando la excelente materia prima en embalses y captaciones, los avanzados sistemas de tratamiento y el énfasis en la preservación.

Generación de energía

Tener instalaciones que permitan generar energía renovable y alcanzar un alto grado de autosuficiencia eléctrica es clave para alcanzar el autoconsumo. En este sentido, el Canal de Isabel II pretende llegar al 100% del mismo en 2030. Con esta política se logra evitar la emisión de unas 26.000 toneladas de CO₂.

La importancia del dato

Conocer en tiempo real la situación hidráulica de las infraestructuras de abastecimiento y saneamiento, las captaciones de aguas subterráneas y el estado de la calidad de las aguas es clave para mejorar el servicio. Toda esta información es gestionada en Canal de Isabel II por un centro de control que dispone de 154 radioenlaces.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento