Por qué el cambio de hora de verano no es saludable, según una neuróloga

Cambio de hora con el fabricante del reloj de torre de Regensburg
Cambio de hora con el fabricante del reloj de torre de Regensburg
Europa Press

El cambio de hora de verano se produce todos los años el último domingo del mes de marzo, por lo que este año será durante la madrugada del domingo 27 de marzo de 2022, cuando a las 02:00 horas pasarán a ser las 03:00 horas.

Pero pese a que se sigue haciendo, no todos los expertos coinciden en ponerse de acuerdo acerca de si merece la pena o es beneficioso.

Beth Ann Malow, profesora de Neurología y Pediatría en la Universidad de Vanderbilt, Estados Unidos, ha escrito un artículo en The Conversation en el que se muestra contraria al cambio.

"Los efectos van más allá de las simples molestias. Los investigadores están descubriendo que adelantar la hora cada mes de marzo está relacionado con graves efectos negativos para la salud", dice Malow.

Malow habla de la "evidencia que vincula la transición anual al horario de verano con un aumento de los accidentes cerebrovasculares, los ataques cardíacos y la falta de sueño en los adolescentes".

"Pasar del horario de verano al horario estándar cada noviembre al hacer retroceder los relojes una hora es relativamente benigno. Si bien algunas personas pueden sentirse desequilibradas y necesitar algunas semanas para recuperarse, la investigación no lo ha relacionado con impactos graves en la salud", dice la autora.

"Sin embargo, saltar hacia adelante es más duro para el cuerpo. Esto se debe a que la hora de nuestro reloj se adelanta una hora; en otras palabras, parece que son las 7:00 aunque nuestros relojes marcan las 8:00. Por lo tanto, es un cambio permanente a la luz de la mañana durante casi ocho meses, no solo el día del cambio o unas pocas semanas después", explica.

El efecto de la luz natural

"Esto es particularmente notable porque la luz de la mañana es valiosa para ayudar a establecer los ritmos naturales del cuerpo: nos despierta y mejora el estado de alerta. Aunque aún no se conocen las razones exactas, esto puede deberse a los efectos de la luz en el aumento de los niveles de cortisol, una hormona que modula la respuesta al estrés, o al efecto de la luz en la amígdala, una parte del cerebro involucrada en las emociones", añade Malow.

"Por el contrario, la exposición a la luz más tarde en la noche retrasa la liberación de melatonina en el cerebro, la hormona que promueve la somnolencia. Esto puede interferir con el sueño y hacer que durmamos menos en general, y el efecto puede durar incluso después de que la mayoría de las personas se acostumbran a perder una hora de sueño al comienzo del horario de verano", dice la neuróloga.

"Debido a que la pubertad también hace que la melatonina se libere más tarde por la noche, lo que significa que los adolescentes tienen un retraso en la señal natural que los ayuda a conciliar el sueño, los adolescentes son particularmente susceptibles a los problemas del sueño debido a la luz nocturna prolongada del horario de verano. Este cambio en la melatonina durante la pubertad dura hasta los 20 años", revela Malow.

"Los adolescentes también pueden tener una privación crónica del sueño debido a los horarios de la escuela, los deportes y las actividades sociales. Por ejemplo, muchos niños comienzan la escuela alrededor de las 8:00. Esto significa que durante el horario de verano, muchos jóvenes se levantan y van a clase en la oscuridad total", dice.

La influencia de la geografía

"La geografía también puede marcar la diferencia en la forma en que el horario de verano afecta a las personas. Un estudio mostró que las personas que viven en el borde occidental de una zona horaria, que reciben luz más tarde en la mañana y más tarde en la noche, duermen menos que sus contrapartes en el borde este de una zona horaria", dice Malow.

"Este estudio reveló que los residentes del borde occidental tenían tasas más altas de obesidad, diabetes, enfermedades cardíacas y cáncer de mama, así como un ingreso per cápita más bajo y costos de atención médica más altos. Otra investigación ha encontrado que las tasas de ciertos otros tipos de cáncer son más altas en el borde occidental de una zona horaria", prosigue.

"Los científicos creen que estos problemas de salud pueden resultar de una combinación de privación crónica del sueño y 'desalineación circadiana', que se refiere a un desajuste en el tiempo entre nuestros ritmos biológicos y el mundo exterior. En otras palabras, el horario del trabajo diario, la escuela o las rutinas de sueño se basan en el reloj, en lugar de la salida y la puesta del sol", dice la neuróloga.

"Mis colegas y yo creemos que la ciencia relacionada con la salud para establecer un tiempo estándar permanente es sólida. La hora estándar se aproxima más a la luz natural, con el sol directamente sobre la cabeza al mediodía o cerca de ella. Por el contrario, durante el horario de verano de marzo a noviembre, la luz natural se desplaza de forma antinatural una hora más tarde", dice Malow.

"Basándome en abundante evidencia de que el horario de verano no es natural ni saludable, creo que deberíamos abolir el horario de verano y adoptar un horario estándar permanente", concluye la autora.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento