España, Italia, Portugal y Grecia forjan un frente para limitar el precio de la luz ante la reticencia alemana: "Vamos tarde"

El presidente español y los primeros ministros de Portugal e Italia, este viernes en Roma.
El presidente español y los primeros ministros de Portugal e Italia, este viernes en Roma.
EFE

Más de una década después del estigma que cayó sobre ellos por la crisis de deuda, los PIGS han vuelto. La Europa del sur, formada por los países que componen este acrónimo de Portugal, Italia, Grecia y España han confirmado este viernes en Roma que forman un frente común en la UE para intentar que el Consejo Europeo de la semana que viene termine con una acuerdo para afrontar "la escalada" del precio de la electricidad separando el precio del gas del resto de la energía y fijando un precio máximo a la luz, desbocada desde hace meses y particularmente desde que empezó la guerra en Ucrania. Para ello, son conscientes de que todavía tienen que vencer las reticencias de países como Alemania, pero el mensaje incidido en la necesidad de actuar ya, en la cumbre del 24 y 25 de marzo. "No podemos esperar un día más. El momento de actuar es ahora", ha afirmado el presidente español, Pedro Sánchez.

El presidente ha abogado por un acuerdo común de los 27 Estados miembros y, aunque por ejemplo Italia tiene previsto bajar ya los impuestos a los carburantes, ha insistido en postergar el "plan nacional" al 29 de marzo, después de ver qué acuerdo sale del Consejo Europeo del 24 y 25. "Tenemos que dar una sola respuesta europea, no 27 dependiendo de cuál sea el país", ha insistido Sánchez, con una petición que recuerda a lo que, a la inversa, le ha reclamado en numerosas ocasiones el PP durante la pandemia.

Sánchez ha continuado este viernes en Roma su gira europea para recabar apoyos al desacoplamiento del precio de gas del resto de la energía, donde se ha celebrado una concurrida reunión en la que han participado no solo el primer ministro italiano, Mario Draghi, sino también el portugués, António Costa, y -a distancia, desde Atenas, debido a la Covid-, el griego Kyriakos Mitsotakis. Los cuatro han lanzado el mismo mensaje, que la UE debe dar una respuesta común y urgente ante el elevado precio del gas y de la electricidad, que debe pesar por desacoplar el precio de este primero al resto de fuentes de energía, mediante la fijación de un precio máximo. Horas después, el primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, también se ha manifestado a través de Twitter a favor de esta tesis. "Apoyo totalmente las declaraciones de Costa, Sánchez, Mitsotakis y Draghi. Este es un buen camino para la UE", ha dejado escrito.

"Todos hemos puesto de nuestra parte para minorizar el impacto [de la guerra en Ucrania] de precio debocado de la energía, pero es evidente y resulta perentorio que solo con una respuesta europea vamos a resolver este problema que es de Europa y hacerlo de forma urgente, decida. No podemos esperar más allá del 25 de marzo. Tenemos que actuar conjuntamente y hacerlo ya", ha dicho Sánchez. "Vamos tarde, deberíamos haberlo hecho antes", ha abundado el presidente, quien, sin embargo, ha insistido en postergar hasta final de mes las medidas en el plano nacional, en un plan en el que el Gobierno promete bajar impuestos de carburantes, gas y electricidad.

Italia lo hará ya, pero en el plano europeo su primer ministro no ha mostrado fisuras con Sánchez y los otros dos dirigentes reunidos este viernes en Roma. "Es necesario intervenir de inmediato", ha advertido Dragui, que ha subrayado "la importancia de realizar una separación del mercado de la energía y del gas y de la posibilidad de tener un precio compensado para el mercado del gas" si fija un precio máximo, como los 180 euros por MWh que proponen España y Portugal.

"Lo que es fundamental es controlar el precio del gas e impedir la contaminación del precio de la energía a causa de los trastornos del precio del gas", ha dicho Costa, que ha advertido también de que es necesario que la UE no esté dividida en esto y que la semana que viene haya un acuerdo concreto. "Que no sea un Consejo Europeo donde estemos divididos y veamos meras orientaciones, que se adopten decisiones concretas con resultados para las familias y las empresas". 

Mitsotakis también ha incidido en la urgencia con que debe tomarse una decisión para limitar el precio de la energía que "amenaza la recuperación de la pandemia". "La escalada desbocada de los precios impacta ya en la economía de nuestras empresas" y "pone en riesgo la recuperación en un momento en que salimos de la pandemia, al menos desde punto vista económico", ha dicho Sánchez a este respecto.

Además, el primer ministro griego ha advertido de que "puede despertar la semilla del populismo". "En Grecia lo hemos vivido", ha recordado, en alusión velada al resurgimiento de la extrema derecha, ahora aplacada, durante la crisis de 2008.

Sánchez, Dragui, Costa y Mitsotakis han escenificado al máximo nivel político la postura que llevará el sur de Europa al Consejo Europeo del jueves y viernes que viene que, no obstante, se venía trabajando desde hacía semanas a nivel técnico y entre sus ministros de Medio Ambiente o Transición Ecológica, que continuarán haciéndolo de manera concertada en los próximos días, según ha dicho Costa. Precisamente, de estos contactos ha surgido la propuesta de fijar de nuevo un precio máximo a la energía de 180 euros MWh que primero desveló el ministro portugués de Medio Ambiente, Joao Pedro Matos Fernández, y después confirmó la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera.

Alemania se opone

Sin embargo y a pesar de la concertación entre estos cuatro países -a los que fuentes del Gobierno aseguran que también se une Francia-, todavía es necesario "convencer" a otros países más reticentes a tomar medidas que consideran que quebrarían el mercado energético de la UE. El principal entre ellos es Alemania, uno de los más dependientes del gas de Rusia y con menos capacidad de diversificación de fuentes, que se incluye en el grupo de Estados miembros que no ven beneficios en cambiar un sistema que quiere recortar el precio de la energía aunque tenga que compensar por ello a los productores de gas, dado que de todas formas deberán pagar un gas a alto precio. 

"Tenemos un discurso con ideas muy parecidas, pero también nos damos cuenta de que necesitamos convencer a otros países del Consejo Europeo que tienen necesidades, infraestructuras y estructuras muy diferentes", ha admitido Draghi este viernes en Roma.

Precisamente, Sánchez y Ribera continuarán esta tarde el periplo europeo -que previamente también les ha llevado a Rumanía y Eslovaquia- en Berlín, donde está prevista una cena con el canciller alemán, Olaf Scholz.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento