El plan de familias de acogida a ucranianos empezará la próxima semana en Madrid, Málaga, Murcia y Barcelona

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, comparece en la Comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del Congreso de los Diputados, a 17 de marzo de 2022, en Madrid (España).
El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, comparece en la Comisión de Trabajo, Inclusión, Seguridad Social y Migraciones del Congreso de los Diputados, a 17 de marzo de 2022, en Madrid (España).
Eduardo Parra / Europa Press

La bolsa de acogida familiar de los refugiados ucranianos se activará la semana que viene en Madrid, Barcelona, Murcia y Málaga, donde se llevará a cabo un primer cribado de todas aquellas personas que se ofrezcan a recibir en sus domicilios a los ciudadanos que huyen de la guerra en Ucrania. En un principio, el programa durará seis meses ampliables a un año y el Gobierno desplegará una serie de ayudas para apoyar, tanto a los refugiados como a las propias familias de acogida durante todo el proceso.

"Vamos a hacer un [programa] piloto en esas cuatro provincias donde empezaremos con una verificación de la idoneidad de las familias y sus viviendas mediante un convenio con la Fundación La Caixa", anunció el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, durante su comparecencia de este jueves en la Comisión del Congreso de los Diputados. 

El objetivo, detalló, es establecer una "red" que acoja en sus hogares a familias desplazadas como consecuencia de la guerra que se libra en el este de Europa. "En España no tenemos mucha experiencia en este ámbito", reconoció Escrivá, afirmando que sí que hay algo de trayectoria con menores no acompañados, pero no con adultos. "Lo primero es intentar identificar las familias interesadas. Lo segundo es conectar con ellas y que sean idóneas", señaló.

Para ello, el Ministerio de Inclusión pondrá en marcha una "campaña de divulgación y captación" de familias de acogida. "Ya hay muchas que se están dirigiendo a nosotros, a las comunidades autónomas, a los ayuntamientos y a las ONG. Pero lo importante es comprobar su idoneidad", reiteró. 

Este nuevo programa de acogida ya fue anunciado por el propio ministro esta semana. El pasado martes, Escrivá ya desgranó en rueda de prensa algunas claves sobre el plan alternativo (a los centros que ha habilitado el Gobierno) de acogida familiar: una bolsa de familias de acogida en la que se registren y verifiquen todas las opciones. 

Hasta este jueves, son más de 12.000 los refugiados ucranianos que han llegado a España y están siendo atendidos dentro de la red estatal de acogida, de los cuales 2.363 están alojados en una plaza del sistema. Con todo, el ministro se mostró reticente a confirmar un número exacto de desplazados todavía, porque "un volumen muy alto" ha acudido a primeras redes familiares y de amigos o conocidos. "Este plan tiene que ser flexible. Nos vamos a tener que adaptar a un reto de acogida sin precedentes en España y tenemos que estar preparados para abordarlo en un escenario de mucha incertidumbre", subrayó el ministro.

La acogida durará seis meses ampliables a un año

Así, por ahora, el nuevo programa se iniciará la próxima semana en cuatro provincias: Murcia, Madrid, Barcelona y Málaga. Desde ahí, se registrarán las familias que se ofrezcan a acoger, se evaluará (en colaboración con los servicios sociales de los ayuntamientos y entidades del tercer sector) si pueden hacerse cargo de esa responsabilidad y cuentan con las instalaciones necesarias y adecuadas, y se procederá (en caso de aceptarse la solicitud) a la adjudicación según las circunstancias de cada refugiado. 

Será, de hecho, el Ministerio de Inclusión el que se encargue de asignar a las familias de refugiados en los centros u otros puntos habilitados con las de acogida, según preferencias, situación geográfica o disponibilidad de los voluntarios.

Eso sí, Escrivá ha querido incidir en un asunto que considera fundamental, y es que las familias que se ofrezcan a acoger a los refugiados sean conscientes de las responsabilidades que ello acarrea. "Yo entiendo que todo el mundo quiera ayudar, pero tener a refugiados en casa supone también obligaciones y responsabilidades. Tenemos que asegurar que tienen protegidos todos sus derechos, y esto requiere que la familia está acompañada por ONG, porque si no es un reto claramente excesivo", afirmó.

Además, insistió en varias ocasiones en que se trata de un "proyecto piloto", atado a cómo se desenvuelva la crisis y que, por tanto, van a ir adaptando "sobre la marcha". El compromiso inicial, detalló, es que la acogida sea de seis meses "ampliable a un año". "Y, por supuesto, tenemos que asegurarnos que estas familias que sean acogidas o personas que estén solas, tengan orientación y apoyo social, asistencia jurídica y psicológica, y acceso al programa de ayudas económicas para alojamiento y manutención en fase de autonomía", aseveró. 

A lo que aspira su departamento y, en última instancia, el Gobierno, es a que estos refugiados puedan ir recuperando algo de estabilidad para, poco a poco, optar a vivir solos. "Y para eso tenemos que ayudarles en ese proceso de integración y en esa segunda etapa de acogida que empezaría a partir de los seis meses", señaló, indicando que, dependiendo de las circunstancias, ese periodo puede ser incluso más corto. "Pero se les ayuda con ayudas económicas para alquiler y para manutención para facilitarles un poco esa vida a la que aspirarán a tener en solitario". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento