Ribera confirma el plan para topar la energía a 180 euros y dice que España actuará si la UE "no está a la altura"

Pedro Sánchez y la vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, en el acto del PERT.
Pedro Sánchez y Teresa Ribera.
RTVE

A una semana de que empiece el Consejo Europeo que debe poner una solución al precio desbocado de la energía, debido sobre todo al gas natural como consecuencia de la guerra en Ucrania, España va definiendo su posición. La vicepresidenta segunda y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha confirmado este jueves que trabaja con Portugal en una propuesta para fijar un precio máximo a la energía en el mercado mayorista de 180 euros por megavatio y hora. También ha advertido de que el Gobierno actuará por su cuenta si la UE "no está a la altura" en la cumbre de la semana que viene.

"La referencia de 180 euros ya existía como límite y nos parecía imposible tanto en España y Portugal, hasta que en 2019 se nos prohibió mantener topes. Es una referencia que si hace apenas dos años nos parecía a la que nunca se iba a llegar, hoy es poco discutible que debe ser el tope máximo que debemos aceptar en nuestro mercado", ha dicho Ribera en una entrevista en Onda Cero desde Bruselas, donde participa en una reunión de ministros de Medio Ambiente. Allí se encuentra con su homólogo portugués, Joao Pedro Matos Fernández, que este martes afirmó en el Parlamento de su país que está negociando con España este precio máximo.

Volver a poner topes

Aunque este miércoles su Ministerio no quiso comentar estas palabras, un día después Ribera ha mostrado la alineación entre los dos países, que además comparten el mercado eléctrico y pagan el mismo precio por el 100% de la energía que consumen. Como el ministro portugués, Ribera también ha defendido compensar a los productores de electricidad mediante centrales de ciclo combinado -de gas- a los que les cueste más de 180 euros. Si Matos Fernández decía hace unos días que esto supondrá pagar menos de lo que el Estado se ahorrará y que "valdrá la pena", la vicepresidenta española ha afirmado que "pagar el gas al precio del gas aunque esté por encima de 180 es más barato que pagar toda la electricidad al precio del gas". Esto es precisamente lo que ocurre ahora, que todas las fuentes de energía que concurren para generar electricidad, incluso las más baratas, terminan pagándose al precio de la más cara, del gas natural.

Así, ha insistido en que si hace unos años parecía imposible llegar al tope de 180 euros, en un mercado de la energía en el que el precio medio eran 45, 50 ó 55 euros por megavatio y hora, esta cifra parece ahora la solución, al menos temporal, ante una situación que ha "pulverizado" estas cifras. "180 nos parecería una barbaridad, está todo distorsionado y genera tensión en la economía que no tiene que soportar ni los hogares ni la industria".

"Estamos trabajando con distintos gobiernos porque hay muchos que tienen una sensibilidad muy parecida a la nuestra, pero algunos hemos ido militando de forma más concreta y tenemos posiciones más parecidas. Otros son más miedosos y dependen más del carbón y del gas ruso", ha dicho Ribera, en alusión a la necesidad que de cara a la cumbre de la semana que viene existe de poner de acuerdo a los veintisiete países de la UE. Igual que hay países alineados con la postura de España, como Portugal o Italia, los hay también que, como Alemania, son "reticentes" a reformar las reglas del mercado eléctrico porque son muy dependientes del gas y el carbón -energías más caras- y no van a obtener beneficio de ello.

Para ello, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, continúa este jueves en Rumanía la segunda jornada de su gira de contactos con dirigentes europeos para ganar apoyos a desacoplar el precio del gas y del de toda la energía por vía de un precio máximo -de 180 euros según negocia con Portugal-, que es algo que apunta la Comisión Europea en una propuesta al Consejo Europeo que Ribera ha considerado este jueves poco ambiciosa en la situación actual. Este viernes, Sánchez se reunirá en Roma con los primeros ministros de Italia, Portugal y Grecia y por la tarde volará a Berlín para cenar con el canciller alemán, Olaf Scholz

Desacoplar antes que bajar impuestos

"El paquete de medidas de la Comisión hubiera debido ser el paquete que debió proponer en octubre, que se quedó muy corto con la petición de subvenciones, exenciones fiscales y apoyos a través de ayudas de Estado ", ha lamentado Ribera, que ha añadido que estas medidas "no se pueden sostener en el tiempo" y que lo ha vinculado al plan para bajar impuestos que el Gobierno no aprobará hasta ver qué se acuerda en la UE. "Tenemos que pensar en medidas más orientadas a la raíz del problema y solo como último recurso utilizar recursos propios que sirven para financiar todas las políticas públicas".

En este sentido, Ribera ha insistido en que lo mejor es que, como hasta ahora con todas las consecuencias de la guerra de Ucrania, la UE actúe de forma conjunta. Si no, ha avisado de que España lo hará por su cuenta, aunque lo que el Gobierno espera del Consejo Europeo es que, si no hay un plan conjunto, que al menos los Estados miembros tengan luz verde para dejar sin efecto la directiva que en 2019 prohibió fijar precios máximos a la energía, como ya hizo con el permiso para no cumplir las reglas fiscales en plena pandemia.

"Creemos que es una regulación europea, pero el análisis de la situación económica y la necesidad de proteger a nuestra industria nos lleva a plantearnos como Gobierno que en el supuesto que Europa no esté a la altura, nos obligará a tomar decisiones a nivel nacional, ese análisis político está hecho", ha dicho Ribera. que ha insistido en que "en ausencia de ese respaldo por la UE, nuestra obligación es hacerlo por nuestra cuenta, qué le vamos a hacer".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento