Pablo Urdangarin, una vida de superación: la complicada infancia de la estrella de la familia y su brillante futuro

  • Según desgrana Pilar Eyre, el joven, que ha enamorado a medio país por su madurez, se enfrentó siendo aún muy niño al escándalo del caso Nóos.
Iñaki Urdangarin y su hijo Pablo.
Iñaki Urdangarin y su hijo Pablo.
GTRES

Se ha convertido en el mejor embajador de la familia. También en una inesperada estrella, ya que, en medio del terremoto mediático en el que se han visto envueltos sus padres, él ha conseguido enamorar a medio país con su educación, templanza y saber estar.

Hablamos de Pablo Urdangarin, uno de los hijos -el más mediático- de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. Él ha toreado como nadie las preguntas indiscretas de los reporteros acerca de la relación de su padre con Ainhoa Armentia y de cómo ha influido en la salud familiar. 

Pero, hasta ahora, poco o nada se sabía acerca del pasado de Pablo. Este miércoles, Pilar Eyre, periodista especializada en la información de la familia real, desvela en Lecturas que la complicada infancia del joven, y también de la de sus hermanos, esconde episodios de acoso tras la condena de su padre.

"Los desprecios fueron constantes", asegura la periodista. "Con el caso Nóos, la familia se trasladó a Washington. Los niños lo pasaron mal en el colegio". 

Y es que, tal y como señala Eyre, los hijos de la infanta y el exdeportista tuvieron que enfrentarse al escándalo siendo todavía muy pequeños. "Un periodista que fue a hacerles un reportaje me contó: 'Cuando ven a un fotógrafo, bajan la cabeza, dan mucha pena. Juan, con lo grandote que es, los protege, los coge por el hombro como si fueran sus polluelos'", cuenta.

Años que quedan en el pasado. El presente y futuro de Pablo pintan mucho mejor. "Tiene el tratamiento de excelentísimo señor y debería recibir honores de grande de España allá donde fuere", desvela Eyre. "Podría alternar con la flor y nata de los príncipes reales europeos, pero no lo han educado por este camino", asegura.

En efecto, en cada aparición, Pablo Urdangarin, un chico cosmopolita y que habla doce idiomas, hace gala de una sencillez extrema y de su madurez.

Además, tiene un brillante futuro en el mundo del balonmano, donde ya está dando sus primeros pasos bajo la atenta mirada, eso sí, de su padre, leyenda viva de este deporte.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento