Las niñas Yelyzaveta y Anhelina: tres horas para huir de su casa en Ucrania y una semana de viaje solas por Europa

fotografo: Jorge Paris Hernandez [[[PREVISIONES 20M]]] tema: Reportaje con niños escolarizados ucranianos en Madrid
Anhelina, izquierda, y Yelyzaveta, derecha, fotografiadas este martes en el Ceipso El Cantizal de Las Rozas. 
Jorge París

El 3 de marzo, una traductora irrumpió en la casa que las niñas Yelyzaveta y Anhelina, de 13 y 12 años, compartían junto a su abuela y su tío en una localidad de las afueras de Kiev, la capital de Ucrania. La mujer, que colaboraba con una de las muchas asociaciones que facilitan las estancias veraniegas de niños ucranianos en España, le dijo a la familia que un autobús iba a evacuar a un grupo de niños fuera del país para ponerles a salvo de la guerra. Si las dos hermanas querían subirse a él, tenían que hacerlo solas y en tan solo tres horas. 

Con ese plazo de vértigo, apenas 180 minutos para coger algunas pertenencias y toda su documentación, comenzó un recorrido por Europa que se prolongó una semana. El vehículo que cogieron en Ucrania llevó a Yelyzaveta y Anhelina hasta la frontera con Polonia. Desde este punto se desplazaron hasta Varsovia. Allí todos los niños de la expedición fueron alojados en un hotel para que pudieran descansar y arreglar algunos problemas con su documentación. Como ellas, algunos huían solos y la burocracia complicaba el traslado internacional.

Tras tres jornadas en Varsovia, continuaron su agotador viaje en autobús rumbo a España, donde recalaron el pasado fin de semana. El viaje para ponerse a salvo de las bombas rusas, que acabó este sábado de madrugada en Las Rozas, lo relata Yelyzaveta con un aplomo inusual para su edad. A la localidad madrileña han llegado las niñas para vivir con una familia de acogida, la formada por Carlos y María y sus tres hijos. Este matrimonio respiró cuando vio a las hermanas en la región, porque su preocupación por ellas llevaba en cotas máximas desde el estallido del conflicto. 

"Mamá María nos llamaba todos los días para ver si teníamos comida, si estábamos bien... son una buena familia", cuenta Yelyzaveta, que ya les conocía a todos: ha pasado tres veranos con ellos, en los que ha aprendido un español más que correcto con el que narra la durísima experiencia vital que les ha tocado afrontar. "Ha sido muy difícil", afirma la niña, en voz baja y con aplomo, mientras su hermana permanece a su lado sosteniéndole la mano. Anhelina apenas habla el idioma, pero lo entiende.

"Estos niños en cuanto llegan aquí empiezan a relacionarse con compañeros de su edad y enseguida lo aprenden", señala Rosa María Paredes, directora de El Cantizal, el instituto de Las Rozas donde ambas niñas fueron escolarizadas el pasado viernes, cuando aún no habían llegado a territorio nacional. La familia de acogida se puso en contacto con el Ayuntamiento, y este a su vez con el colegio, y entre todos colaboraron para cumplir con los trámites.

fotografo: Jorge Paris Hernandez [[[PREVISIONES 20M]]] tema: Reportaje con niños escolarizados ucranianos en Madrid
Yelyzaveta y Ana, la compañera de clase que comparte pupitre para ayudarle en todo lo que necesite.
Jorge París

Este lunes fue su primer día en el centro. Yelyzaveta ha sido matriculada en 2º de la ESO y Anhelina, en el primer curso del mismo ciclo. La psicóloga del centro ya ha hablado con ellas y Ana, una alumna de la clase a la que acudirá la hermana mayor, se ha convertido en una suerte de cicerone: las acompaña por los pasillos y en el aula, les explica las particularidades de cada asignatura y del propio instituto, comparte sus libros y también les hace de traductora del inglés al castellano si no terminan de entender algo. 

"Me han dicho que su colegio era mucho más pequeño y la distribución diferente", cuenta Ana, que señala que antes de la llegada de las que ahora son sus compañeras ya sabía lo que estaba pasando en Ucrania porque se lo habían explicado algunos profesores. "Ellos con los alumnos se sienten como cohibidos, pero de igual a igual se manejan perfectamente y se sienten mucho más desinhibidos hablando con personas de su edad", explica Francisco Ballester, jefe de estudios de Secundaria de El Cantizal, sobre la importancia de la labor que está realizando de manera desinteresada Ana, de 13 años.

A Yelyzaveta El Cantizal le gusta y, sobre todo, le parece "muy importante" que su hermana pueda permanecer con ella, algo que en un primer momento no estaba previsto, pues se barajaba que fuera a otra casa de acogida de la Comunidad de Madrid. 

El acompañamiento mutuo con su nueva familia en Las Rozas y que El Cantizal es su nuevo instituto son algunas de las pocas certezas que tienen ahora mismo estas pequeñas refugiadas. "No sé cuánto tiempo estaremos aquí...", duda Yelyzaveta, que detalla que en su país ha dejado a su "abuelita" y a su tío. Las niñas tienen dos hermanas mayores, de 25 y 30 años, que residían fuera del hogar familiar en el momento de la invasión. La menor de ellas, Tania, vive en Estonia junto a su marido y Katia, la mayor, ha conseguido escapar en los últimos días de Kiev. Se encuentra en Polonia y las niñas confían en que pueda llegar a España esta misma semana, quizás este miércoles.

fotografo: Jorge Paris Hernandez [[[PREVISIONES 20M]]] tema: Reportaje con niños escolarizados ucranianos en Madrid
Rosa María Paredes y Francisco Ballester, directora y jefe de estudios de Secundaria de El Cantizal.
Jorge París

Madrid ya tiene 162 menores refugiados escolarizados

"Son niñas que se están integrando muy bien y vamos a hacer todo lo posible para que se integren lo mejor posible", señala la directora de El Cantizal. "Sus compañeros son estupendos y se están volcando al máximo para darles el cariño que necesitan", destaca Rosa María Paredes.

Según las últimas cifras disponibles, la Comunidad de Madrid ha escolarizado ya a 162 menores refugiados ucranianos llegados a la región tras la invasión rusa. Las matriculaciones se han realizado en 52 centros educativos de 30 municipios.

De ellos, 94 han llegado en los últimos días. La mayor parte son alumnos de Primaria (53), seguidos de los de Secundaria (20), segundo ciclo de educación Infantil (15), cinco niños en el primer ciclo de Infantil y uno de ellos se cuenta con una plaza en un Centro de Educación para Adultos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento