Putin 'juega con fuego': los bombardeos rusos a ciudades cercanas a Polonia ponen en alerta a la OTAN

puente destruido en la ciudad de Irpin, en la región de Kiev.
Puente destruido en la ciudad de Irpin, en la región de Kiev.
ROMAN PILIPEY / EFE
Puente destruido en la ciudad de Irpin, en la región de Kiev.
EP / EFE

25 kilómetros. Esa es la distancia que separa a los bombardeos rusos de la OTAN. El consejo regional de Leópolis, en el oeste de Ucrania, informó este domingo del lanzamiento de más de treinta misiles rusos contra una base militar ucraniana situada cerca de la frontera con Polonia. Pese a que el foco principal de la invasión rusa ha estado en el noreste y sur de Ucrania, en los últimos días los proyectiles han comenzado a impactar en urbes del oeste. Esta nueva estrategia del Ejército ruso acerca el conflicto a territorio OTAN y abre un nuevo escenario de preocupación, por la posibilidad de que un misil pueda caer en territorio de la Alianza y se active la defensa mutua y la respuesta de sus países miembros. 

"Rusia han realizado un ataque aéreo contra el Centro Internacional de Seguridad y Mantenimiento de Paz en Yavoriv", a 50 kilómetros al oeste de Leópolis y provocando 35 fallecidos y 134 los heridos, según informó el consejo regional en su página web, 

Por su parte, Vadym Denysenkoo, consejero del Ministerio de Asuntos Interiores, afirmó en los medios locales que con este ataque "los rusos pretenden mostrar que en Ucrania no hay ningún lugar seguro".

Las explosiones, que se produjeron alrededor de las 5.50 hora local, se escucharon en el centro de Leópolis. Esta ciudad es una de las zonas más seguras de Ucrania al estar lejos del frente de batalla y es el punto de tránsito de los refugiados que cruzan hacia Polonia; el país que más ucranianos está acogiendo desde el inicio de la guerra el pasado 24 de febrero.

Según el ministro de Defensa de Ucrania, Oleksii Reznikov, en la base militar atacada había "instructores extranjeros". "Los instructores extranjeros trabajan aquí. Se está aclarando la información sobre las víctimas. Este es un nuevo ataque terrorista contra la paz y la seguridad cerca de la frontera entre la Unión Europea y la OTAN. Se deben tomar medidas para detener esto", añadió.

En un mensaje dirigido al presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, El alcalde de Leópolis, Andrii Sadovi, ha pedido que "entiendan que la guerra está más cerca Rusia ya está en su frontera". Por ello, el alcalde ha pedido una zona de exclusión aérea -una opción a la que se opone la OTAN por la escalada que podría representar-. "Tienen combatientes que pueden proteger nuestros cielos. Y cuando digo "nuestros" me refiero no solo a los ucranianos, porque muy pronto esta guerra puede perder el prefijo ruso-ucraniano".

Este ataque se produce dos días después de que otro bombardeo ruso impactara en Ivano-Frankivsk y Lutsk, situadas en el oeste del país. El Ministerio de Defensa ruso indicó entonces que los ataques habían sido ejecutados con armas "de largo alcance" y "alta precisión" y estaban dirigidos a bases militares que "quedaron fuera de servicio".

El Departamento de Defensa de Estados Unidos indicó este domingo que "claramente, desde una perspectiva de ataques aéreos, los rusos están expandiendo sus objetivos militares", indicó el portavoz del Pentágono, John Kirby, que reconoció que esta podría ser una nueva etapa de la estrategia rusa.

Aunque por el momento la Alianza Atlántica no se ha pronunciado al respecto, las consecuencias de que un proyectil se pueda desviar (intencionalmente o no) a territorio OTAN provocaría una importante escalada de la guerra, al involucrar al resto de potencias en el conflicto. 

Según reconoce a 20minutos el general Fernando Alejandre, ex-JEMAD español entre los años 2017 y 2020, "la nación que fuera objeto de ese ataque puede inmediatamente reclamar la puesta en marcha del articulo cinco del tratado de Washington de la OTAN. Este artículo nos obliga a todos los países a responder como uno y eso ya es harina de otro costal. Por eso es tan importante y entiendo que Putin es perfectamente consciente de que no puede cometer ese error".

"Si entrásemos en un enfrentamiento abierto con Rusia estaríamos a las puertas de la destrucción mutua asegurada, como se denomina la guerra nuclear", reconoce Alejandre.

Se incrementa el cerco a Kiev

El ataque a instalaciones militares al oeste del país llega en medio de un avance lento pero continuo de las tropas rusas en el este y sur de Ucrania. En un primer momento, el Ejército ruso buscó entrar a Kiev rápidamente, pero la respuesta ucraniana y la falta de efectivos obligó a pensar en su asedio por varios flancos de la ciudad. Tras la llegada de un convoy por el norte y oeste de la ciudad, ahora el Ejército ruso se ha posicionado en el este y el cerco a la capital podría ser el próximo objetivo de Putin. 

Las fuerzas rusas intensificaron este sábado sus ataques en las cercanías de Kiev, mientras continúa el asedio de Mariúpol, en el sur. El Ayuntamiento de esta ciudad costera ha denunciado que los bombardeos han causado ya la muerte a más de 2.100 residentes.

"Las fuerzas rusas están intentando envolver a las fuerzas ucranianas en el este del país al avanzar desde Járkov en el norte y Mariúpol en el sur", afirma el último parte de la inteligencia militar británica.

Los efectivos rusos también progresan desde Crimea, territorio ucraniano que Moscú se anexionó en 2014, dirigiéndose en dirección oeste hacia Odesa, para dejar sin acceso al mar a Ucrania. En este sentido, Putin ha confirmado la llegada a Ucrania de 16.000 voluntarios de Oriente Próximo (en su mayoría sirios), que se unirán a las tropas rusas y los 10.000 chechenos que ya están en el país.

En cuanto a los afectados por el conflicto, por primera vez desde el inicio de la guerra las autoridades ucranianas han ofrecido datos de las bajas de su ejército, que alcanzarían los 1.300 soldados muertos en dieciocho días. Así mismo, según datos oficiales de la ONU, al menos 596 civiles ucranianos han muerto y 1.067 han resultado heridos, aunque reconocen que las cifras podrían ser mucho mayores.

Además, las autoridades ucranianas han asegurado este domingo que las tropas rusas habrían abatido al periodista estadounidense Brent Renaud y herido a otro en Irpin, cerca de Kiev. Aunque en un principio se pensó que era periodista del diario The New York Times, el periódico aclaró que el reportero fallecido no estaba trabajando para ellos en el momento del suceso.

Acercamientos diplomáticos

Después de tres reuniones presenciales fallidas, Rusia y Ucrania han comenzado a realizar negociaciones telemáticas, en las que aseguran haberse producido "progresos". El diputado ruso Leonid Slutsky, del equipo negociador ruso, se ha mostrado especialmente optimista al indicar que las conversaciones han alcanzado en este punto un "progreso sustancial" y que las dos partes podrían alcanzar una "posición unificada" en un futuro cercano, según la agencia estatal de noticias rusa TASS.

Por su parte, el principal negociador y asesor presidencial de Ucrania, Mijail Podoliak, ha reconocido al periódico ruso Kommersant que Rusia está analizando la situación "de manera mucho más apropiada" al hablar sobre cuestiones concretas en lugar de "dedicarse a lanzar ultimátums".

También Zelenski ha encontrado algunos signos positivos en las negociaciones que se están llevando a cabo. "Ahora la parte rusa ha comenzado a hablar de cosas y no solo lanzar ultimatos en las negociaciones. Creo que este es un enfoque fundamentalmente diferente. Y debería ser así", ha dicho el presidente ucraniano. 

No obstante, estos diálogos no han frenado los ataque y los escasos alto el fuego que se han producido han durado escasas horas. Los bombardeos se siguen dando y los combates se han convertido en rutina en buena parte del país. Ucrania encara una nueva semana de guerra sin vista a un final cercano.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento