Sanidad aplaza a la semana que viene la eliminación de los aislamientos y el control solo de los casos graves de Covid

  • Darias y los consejeros trazan un plan para reforzar la vigilancia de Salud Pública con objetivos para 2023.
  • La Comunidad de Madrid cree que hay que empezar ya a tomar decisiones sobre distancias, aislamientos o pruebas diagnósticas.
Darias evaluará con las CCAA el nuevo escenario de transición de la pandemia
Reunión de Darias y los consejeros de Sanidad este jueves en Zaragoza.
Europa Press

El fin de la fase aguda de la Covid se da ya por terminada, pero el paso a la fase siguiente -de vigilancia y control- tendrá que esperar. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha reunido este miércoles y jueves en Zaragoza a los consejeros y directores de Salud Pública de las comunidades y juntos han acordado una estrategia de vigilancia de salud a largo plazo que, en el caso de la Covid apunta ya a una "fase de transición" que pondrá el foco en los casos más graves y en los brotes en lugares vulnerables, como residencias o centros sanitarios. Sin embargo, esto no entrará todavía en vigor. La semana que viene es cuando se espera que la Comisión de Salud Pública fije la fecha a partir de la que se empezará  controlar solo los casos graves y también se espera que entonces se acuerde la eliminación del aislamiento obligatorio para quienes tengan Covid leve o sin síntomas.

Estos elementos figuran en la propuesta que ha planteado la Ponencia de Alertas a ministra y consejeros para pasar a una "fase de transición" en el que el control de la Covid ya no será tan "exhaustivo", de todos los casos y se focalizará en los casos graves y en la ocupación de los hospitales. Para la población general que no presente complicaciones, lo previsto es que ya no sea obligatorio permanecer en casa siete días ante una Covid sin síntomas o con síntomas leves, aunque sí se recomendará el reposo, igual que llevar mascarilla si se sale y reducir al máximo los contactos sociales durante alrededor de 10 días.

Fuentes presentes en las discusiones de estos días en Zaragoza han apuntado que esta propuesta sí se ha discutido a nivel técnico, pero no se ha alcanzado un acuerdo cerrado una propuesta a la que todavía que le quedarían algunos detalles por cerrar. Se espera que esto pueda suceder la semana que viene, cuando se ha convocado una Comisión de Salud Pública.

Al término de la reunión, la ministra, Carolina Darias, ha afirmado que "tenemos claro el cómo y el cuándo tendremos que acordarlo, que la Ponencia de Alertas haga una propuesta y la eleve a la Comisión de Salud Pública, que será la semana que viene".

En todo caso la sensación en algunas autonomías este jueves era que la reunión ha ido rebajando las expectativas en los últimos días, hasta que finalmente no ha dejado nada en claro todavía sobre el final de los aislamientos.

Fuentes autonómicas consideran que el momento para quitar los aislamientos es el actual, así como el de cambiar de el sistema de seguimiento. Según apuntan, ya no tiene sentido que los gobierno regionales sigan dando datos diarios de los contagios por municipios, más aún cuando la disparidad con la que unas comunidades y otras cuentan los positivos -por ejemplo, hay algunas que contabilizan los test de autodiagnóstico y otras que no lo hacen- hace que los datos de incidencia no sean equiparables.

La apuesta, por una parte, es dejar de poner el foco sobre los casos de Covid leve y asintomático y apuntar a la situación de los hospitales, que llevan ya una semana en nivel de riesgo bajo. Precisamente, ese era el requisito que fijaba la Ponencia de Alertas para dar el paso del sistema de vigilancia de la fase aguda a otro transitorio hacia el final de la pandemia, que ahora se prevé que Ministerio y comunidades acuerden la semana que viene.

Nuevo sistema, pronto

Precisamente, debido la situación epidemiológica que permite dejar atrás la fase aguda de la pandemia, la Comunidad de Madrid presentó hace unos días cómo iba a cambiar a partir de ahora el sistema de vigilancia, aunque para eso hace falta que se tome un acuerdo a nivel estatal.

Tras la reunión de este jueves, el consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha indicado que "hay que empezar a tomar decisiones sobre distancias, aislamientos y la utilidad de pruebas de diagnóstico y en qué situaciones", y ha apuntado que "se ha remitido a la Ponencia de Alertas [la encargada de constatar que se dan las condiciones epidemiológicas] para que la semana que viene se pueda llevar a la Comisión de Salud Pública".

"No podemos seguir manteniendo los modelos de vigilancia y medidas como las que hemos tenido en otras olas", ha insistido Ruiz Escudero. Como él, también los consejeros de Extremadura, José María Vergeles, y de Galicia, Julio García Comesaña, han señalado que el fin de los aislamientos y el paso a un nuevo sistema de control se tomará "pronto".

Sistema centinela

Más a largo plazo, para el año 2023, el Ministerio y las comunidades se han comprometido a poner en pie y dotar con "recursos humanos, tecnológicos y presupuestarios necesarios" un sistema de vigilancia de enfermedades transmisibles -incluida la Coviv- y no transmisibles -lo que engloba, por ejemplo, también el cáncer-.  

En concreto, esta nueva vigilancia en la que participarán las redes de todas las comunidades, que trabajarán "con criterios coordinados", incluirá "la vigilancia de enfermedades transmisibles, enfermedades no transmisibles, violencia y lesiones, determinantes sociales de la salud e inequidades en salud" e integrará "información procedente de otros sistemas de vigilancia como farmacovigilancia, salud animal, seguridad alimentaria, sanidad ambiental y otros".

En el caso concreto de la Covid, se creará un sistema centinela que recogerá datos centros de atención primaria y en hospitales, de modo que se pueda alerta de un aumento de contagios o cambios en el comportamiento del virus.

Hasta entonces, al "declaración de Zaragoza" acordada este jueves por ministra y consejeros indica que "durante la fase de transición" al nuevo sistema de vigilancia centinela se mantendrá otro "capaz de detectar aumentos de la incidencia en la población general, que permita la detección precoz de nuevas variantes y la medición de la efectividad vacunal" y que se centrará en la "vigilancia individualizada en ámbitos vulnerables y casos graves" y de "brotes epidémicos en entornos vulnerables", como residencias u hospitales y "en riesgo de exclusión social". Se deberá mantener también el sistema de seguimiento creado para la Covid "ante el riesgo de cambios negativos en el curso de la pandemia" y "un nivel adecuado de secuenciación" para detectar la aparición de nuevas variantes.

 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento