Zelenski rebaja sus pretensiones sobre la adhesión a la OTAN en vísperas de una reunión clave para buscar "la paz"

Ciudadanos portando banderas de Ucrania en Kiev.
Ciudadanos portando banderas de Ucrania en Kiev.
ZURAB KURTSIKIDZE

Volodímir Zelenski quiere "la paz". El presidente ucraniano es consciente de que los combates, crudos, duros, inhumanos, no se pueden alargar eternamente y también sabe que Rusia mantiene posiciones maximalistas. El Kremlin hizo tres peticiones drásticas y una de ellas, que es la neutralidad de Ucrania a través de la no entrada en la OTAN parece abrirse como una posibilidad para Kiev. Zelenski, de hecho, en una entrevista en ABC News, dijo entender que la opción de entrar en la Alianza "se ha enfriado". 

Mientras, el mandatario sigue aspirando a un cara a cara con Vladimir Putin para encontrar una solución, incluso pese a que las pretensiones de Moscú pueden resultar inasumibles. En todo caso, Zelenski también parece abierto a hablar sobre el reconocimiento de la independencia del Donbás y de Crimea. Sobre la OTAN, insistió, el debate ha entrado en un punto de incertidumbre. "La Alianza tiene miedo a las cosas controvertidas y a la confrontación con Rusia. Nunca he querido ser de un país que esté pidiendo algo de rodillas. No vamos a ser ese país, y yo no quiero ser ese presidente", sentenció.

Esa posición resulta destacada sobre todo porque este jueves se celebra una reunión en la ciudad turca de Antalya entre el ministro de Exteriores ucraniano, Dymitro Kuleba, y su homólogo ruso, Sergei Lavrov. Se trata del primer encuentro de alto nivel desde el inicio del conflicto y después de tres cónclaves entre las delegaciones en los que solo se produjeron tímidos avances. "Nos prepararemos para la próxima ronda de conversaciones por el bien de Ucrania. Por la paz", sostuvo Zelenski.

Sobre la entrada de Ucrania en la Alianza Atlántica, Francisco José Gan, exjefe del Cuartel General de Despliegue Rápido de OTAN (NRDC-ESP) y del Cuartel General Terrestre de Alta Disponibilidad Español explicó a 20minutos que es una opción "imposible" por varias razones. "En estos momentos, tiene un territorio segregado por la fuerza, otros dos en disputa (Donest y Lugansk) y está en un conflicto armado con una potencia que no es OTAN. En este contexto, no es verosímil la incorporación", esgrimió. 

En este contexto, las partes han decidido abrir seis nuevos corredores humanitarios entre Energodar y Zaporiyia; Sumy, en dirección a la ciudad de Poltava; Mariupol y Zaporiye; Volnovaja con Pokrovsk; y entre Pasas y Lozova, aunque siguen las acusaciones mutuas de boicot, pues en concreto en Mariupol se han agudizado los ataques en las últimas horas. Por lo pronto, la salida de refugiados de Ucrania ha superado ya los dos millones de personas, según las cifras de Naciones Unidas y las muertes no paran de subir. La ONU cifra los fallecimientos de civiles en más de 400, pero reconoce que no es capaz de hacer un recuento más exactos.

En el frente bélico las horas pasan y la situación se vuelve delicada. Según publicó este martes el Instituto para el Estudio de la Guerra, un think thank estadounidense, las fuerzas rusas se están concentrando en las afueras del este, noroeste y oeste de Kiev "para un asalto a la capital en las próximas 24 a 96 horas". Según esta organización, hay información de la aparición de fuerzas chechenas, formaciones de seguridad interna de Rosgvardia y la Compañía Militar Privada Liga (ex Wagner) en las afueras occidentales de Kiev, lo que aseguran puede indicar que el Ejército ruso está luchando para reunir suficiente poder de combate convencional para lanzar su asalto a la capital. 

Mariupol también se ha convertido en una ciudad minada y de hecho el Gobierno ucraniano acusó a Rusia de bombardear un hospital pediátrico. "La destrucción es colosal", lamentó el Ayuntamiento de la ciudad que además aseguró que había "niños entre los escombros", mientras que Zelenski lo calificó de "atrocidad". De hecho, la OMS apuntó que al menos 10 personas han muerto y 16 han resultado heridas en 18 ataques en Ucrania contra centros sanitarios y ambulancias

Mientras tanto, las sirenas antiaéreas han vuelto a sonar en Kiev, Yitomir, Vasilkov o Vinitsia, según el diario local The Kiev Independent, quien informó de la llegada de voluntarios extranjeros que en un futuro podrán obtener la ciudadanía ucraniana si así lo desean, tal y como ha reconocido el primer viceministro de Interior, Yevhen Yenin. En la región de Yitomir, al oeste de Kiev, al menos cinco personas han muerto, entre ellas dos niños de un año, tras un ataque aéreo en una zona residencial en la ciudad de Malin, según han informado el Servicio Estatal de Emergencias ucraniano.

Si entre Ucrania y Rusia la guerra es plenamente sobre el terreno, entre Moscú y Occidente se mantiene en términos 'fríos' pero igualmente preocupantes. "Cualquier implicación en el suministro de armas o el envío de los llamados voluntarios, cualquier experimento en este sentido, conllevará responsabilidad para los países correspondientes", expresó la portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, Maria Zajarova. "Europa debe ser consciente de que los voluntarios y mercenarios enviados a Ucrania volverán con un absoluto conocimiento de batalla", sentenció, después de que Polonia preparase el envío de aviones de combate a Kiev a través de EE UU, aunque Washington rebajó estas expectativas. Sobre esto precisamente Zelenski pide que esas discrepancias se resuelvan "inmediatamente".

"Cualquier implicación en el suministro de armas o el envío de los llamados voluntarios conllevará responsabilidad para los países correspondientes"

Chernóbil es, además, otro elemento representativo de la alarma que despierta la "guerra de Putin" en toda Europa. Las autoridades ucranianas aseguraron que la central está "totalmente desconectada" tras las operaciones de las tropas rusas en la zona y volvieron a avisar del riesgo de cualquier fuga que se pueda dar. Además, los expertos calculan que si el problema no se resuelve el país se podría quedar a oscuras "en solo dos días". Eso, no obstante, podría suponer una ventaja decisiva para las aspiraciones de Moscú. Por ahora Kiev reconoce que "no hay forma de restablecer las líneas".

El botón de las sanciones se mantiene apretado y la UE ya prevé ampliar las medidas restrictivas contra Rusia con la inclusión en la lista de sancionados de otros 140 altos cargos y oligarcas, además de incluir el sector de las criptomonedas entre los afectados y reducir todavía más la posibilidad de Moscú de importar componentes que puedan ayudar a su desarrollo militar. No está sobre la mesa en cambio la opción de seguir a Estados Unidos y al Reino Unido con la prohibición de importar gas y petróleo desde Rusia. La dependencia energética de Europa es demasiado alta y el coste a pagar demasiado elevado.

El Alto Representante de la UE, Josep Borrell, tuvo un mensaje para los ciudadanos, a quienes llamó a bajar a la calefacción para "disminuir la dependencia de quien ataca a Ucrania". En un comparecencia ante el Parlamento Europeo, pidió "un esfuerzo" a la población ante la delicada situación que se vive. "Los europeos necesitan que el ruido de las bombas a las 5 de la mañana al caer sobre Kiev les despierte de su sueño de bienestar y les permita afrontar los desafíos que el mundo proyecto sobre nosotros", concluyó.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento