España prevé clausurar el jueves la fase aguda de la Covid poniendo fin a los aislamientos y el foco en casos graves

Primera jornada de la reunión sobre Atención Primaria entre la ministra y los consejeros de Sanidad en Gran Canaria.
Reunión de la ministra y consejeros de Sanidad, el año pasado en Las Palmas.
Ministerio de Sanidad

España está apunto de decir adiós a la "fase aguda" de la pandemia y de recibir una nueva etapa, en la que los contagiados por Covid con síntomas leves o sin ellos dejarán de tenerse en cuenta y la atención se centrará en los casos graves o en los contagios entre la población más vulnerable, los que tengan más de 60 años, con sistemas inmunes deprimidos o embarazadas. Está previsto que la ministra de Sanidad, Carolina Darias, y los consejeros autonómicos den luz verde a esta nueva fase de control y vigilancia este jueves, en la reunión presencial que celebrarán en Zaragoza.

Ministra y consejeros se reunirán el jueves en la zona más noble de la Diputación General de Aragón, la Sala de la Corona, para revisar la estrategia de vigilancia de salud pública en general y particularmente la de la Covid, en la nueva época que se abre una vez que la caída de contagios -a incidencia está en 435 este martes- y de la ocupación hospitalaria permite dar por finalizada la "fase aguda" y pasar a una de "transición" hasta que se ponga en pie un sistema centinela, similar al que existe con la gripe estacional en algunas comunidades.

La reunión al máximo nivel político se celebrará un día después de que este miércoles, también en Zaragoza, se reúnan distintas mesas de trabajo a nivel técnico, de las que algunas comunidades dan por supuesto que saldrá al día siguiente el acuerdo definitivo para dar comienzo a la nueva fase de control y vigilancia contra la Covid.

Sus nuevas medidas son las que compiló hace dos semanas la Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta y consisten en abandonar el control "exhaustivo" que se ha llevado hasta ahora de todos los contagios para centrar los esfuerzos en los casos graves. La primera consecuencia será que se eliminará definitivamente la obligación de guardar un periodo de aislamiento obligatorio en el caso de los contagios por Covid con síntomas leves o sin ellos. Eso sí, los técnicos recomiendan estar unos días de reposo en casa y fuera de ella llevar mascarilla y reducir al máximo los contactos sociales durante unos 10 días. En el documento de la Ponencia también se incluía el fin de las cuarentenas, que Ministerio y comunidades ya acordaron eliminar la semana pasada.

Por otra parte, los técnicos proponen que para esta nueva etapa los contagios que se contabilicen sean los de la población de mayor de 60 años y la vigilancia se hará también sobre otra población vulnerable porque debido a una enfermedad tengan debilitado el sistema inmunitario o también por estar embarazadas en el caso de las mujeres.

Fuentes autonómicas apuntaban este martes que hay "muchas" posibilidades de que este plan reciba el respaldo de ministra y consejeros el jueves, de manera que se pondría ya fecha para, por ejemplo, eliminar la obligación de permanecer en caso cuando se tiene Covid pero no se tienen síntomas. Desde otra comunidad, también se daba por cerrado el acuerdo sobre un documento que los técnicos y los responsables de Salud Pública de las comunidades han redactado y analizado "con gran sintonía", según ha dicho este martes el consejero madrileño de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero.

No en vano, el final de los aislamientos o el paso a un sistema de vigilancia solo de los casos graves estaba condicionado a que la situación de los hospitales descendiera del riesgo medio al riesgo bajo, algo que ya sucedió la semana pasada, cuando la ocupación de camas cayó por debajo del 5% y de las UCI, del 10%. Este martes, estos indicadores son de 4,26% y 8,46% respectivamente.

"Ya podemos calificar la situación del final de la fase aguda de la pandemia", ha aseverado la directora general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, Elena Andradas, un día antes de que empiecen las reuniones técnicas en Zaragoza y dos de la 'cumbre' entre ministra y consejeros en la que está previsto que se dé luz verde a la nueva fase de la pandemia.

Mascarillas

Sobre lo que no se prevén cambios de momentos es sobre el uso de la mascarilla en lugares cerrados. Este elemento nunca figuró en las propuestas de los técnicos de la Ponencia de Alertas y hasta ahora las decisiones relativas a este complemento han sido más políticas que técnicas. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha reiterado en las últimas semanas que ocurrirá "muy pronto", después de escuchar a la comunidad científica, a los profesionales sanitarios y a las comunidades.

Cataluña, Madrid, Murcia y Andalucía han pedido en semanas anteriores al Ministerio que se eliminara su uso dentro de los colegios, empezando por los cursos iniciales y continuar en progresión pero de momento no ha habido decisión. Tras el Consejo Interterritorial de Sanidad de la semana pasada, Darias se limitó a subrayar la importancia de la reunión de este jueves en Zaragoza.

Por lo que respecta al uso generalizado de la mascarilla en los espacios cerrados la mayoría de comunidades se decantan por poner esta cuestión sobre la mesa pero que sean los técnicos quienes indiquen en el momento de eliminar su uso, de modo que esta no vuelva a ser, de nuevo, una decisión que anuncia el Gobierno en un momento determinado, como ocurrió las dos veces que se retiró su uso en la calle, en junio del año pasado y este febrero. 

"Debe ser un foro técnico el que tome la decisión, porque es una decisión técnica y n política, no que la tome el presidente del Gobierno de manera unilateral y menos en un Comité Federal [del PSOE]", ha dicho Ruiz Escudero, en alusión a la última vez en la que Sánchez prometió que la mascarilla dejará de ser obligatoria pronto.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento