¿Qué lejos necesitarías estar para sobrevivir a una explosión nuclear?

Imagen de una bomba nuclear.
Imagen de una bomba nuclear.
United States Department of Energy

La escalada bélica de Rusia y sus amenazas a recurrir al armamento nuclear y desencadenar así una devastadora III Guerra Mundial han hecho resurgir el miedo a una guerra total atómica.

Una de las principales preguntas que nos hacemos es cómo de lejos deberíamos estar de una bomba nuclear para sobrevivir. Actualmente hay aproximadamente 12.700 ojivas en el mundo. Science Alert se ha preguntado qué pasaría si mañana estallara una guerra nuclear.

En un vídeo compartido en YouTube, el equipo de AsapSCIENCE desglosa la ciencia de las bombas nucleares para predecir la probabilidad de que sobrevivas. Lo primero es tener en cuenta que no hay una forma clara de estimar el impacto de una sola bomba nuclear, porque depende de muchos factores, incluido el clima del día en que se lanza, la hora del día en que se detona, el diseño geográfico de donde golpea, y si explota en el suelo o en el aire.

Pero, en términos generales, hay algunas etapas predecibles de la explosión de una bomba nuclear que pueden afectar la probabilidad de su supervivencia. Como explica el video anterior, aproximadamente el 35% de la energía de una explosión nuclear se libera en forma de radiación térmica. Dado que la radiación térmica viaja aproximadamente a la velocidad de la luz, lo primero que lo golpeará es un destello de luz y calor cegador. La luz en sí es suficiente para causar algo llamado ceguera por flash, una forma generalmente temporal de pérdida de la visión que puede durar unos minutos.

El vídeo de AsapSCIENCE considera una bomba de 1 megatón, que es 80 veces más grande que la bomba detonada sobre Hiroshima, pero mucho más pequeña que muchas armas nucleares modernas.

Para una bomba de ese tamaño, las personas a una distancia de hasta 21 km  experimentarían ceguera repentina en un día despejado, y las personas a una distancia de hasta 85 km quedarían ciegas temporalmente en una noche despejada.

El calor es un problema para quienes están más cerca de la explosión. Las quemaduras leves de primer grado pueden ocurrir a una distancia de hasta 11 km, y las quemaduras de tercer grado, del tipo que destruye y ampolla el tejido de la piel, pueden afectar a cualquier persona a una distancia de hasta 8 km. Las quemaduras de tercer grado que cubren más del 24% del cuerpo probablemente sean fatales si las personas no reciben atención médica de inmediato.

Esas distancias son variables, dependiendo no solo del clima, sino también de lo que llevas puesto: la ropa blanca puede reflejar parte de la energía de una explosión, mientras que la ropa más oscura la absorberá. Sin embargo, es poco probable que eso suponga mucha diferencia para aquellos que tienen la mala suerte de estar en el centro de la explosión.

Se estimó que las temperaturas cerca del sitio de la explosión de la bomba durante la explosión de Hiroshima eran de 300.000 grados Celsius, que es aproximadamente 300 veces más caliente que la temperatura a la que se creman los cuerpos, por lo que los humanos se redujeron casi instantáneamente a los elementos más básicos, como el carbono.

Pero para aquellos que están un poco más lejos del centro de la explosión, hay otros efectos a considerar además del calor. El estallido de una explosión nuclear también aleja el aire del lugar de la explosión, creando cambios repentinos en la presión del aire que pueden aplastar objetos y derribar edificios.

Dentro de un radio de 6 km de una bomba de 1 megatón, las ondas expansivas producirían 180 toneladas métricas de fuerza en las paredes de todos los edificios de dos pisos y velocidades del viento de 255 km/h. En un radio de 1 km, la presión máxima es cuatro veces esa cantidad y la velocidad del viento puede alcanzar los 756 km/h. Técnicamente, los humanos pueden soportar tanta presión, pero la mayoría de las personas morirían por la caída de edificios.

Si de alguna manera sobrevives a todo eso, aún tendrás que lidiar con el envenenamiento por radiación y la lluvia radiactiva. AsapSCIENCE toca esto en el video de arriba, pero los efectos continuos en el planeta son más duraderos de lo que cabría esperar.

Por ejemplo, un estudio de simulación publicado en 2019 encontró que una guerra nuclear entre los Estados Unidos y Rusia hundiría a la Tierra en un invierno nuclear en cuestión de días, debido a los niveles de humo y hollín liberados a la atmósfera.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento