Greenpeace sobre desmantelamiento y vertido de agua al mar de Fukushima: "No resuelve la crisis"

Japón decide verter al Pacífico el agua procesada de la central de Fukushima
Japón decide verter al Pacífico el agua procesada de la central de Fukushima
EFE

Greenpeace denunció este jueves "la falta de claridad" e "inconsistencias" en el proyecto de desmantelamiento de la central nuclear de Fukushima Daiichi, por considerar que es una "fantasía" y que el vertido del agua contaminada y tratada al océano "no resuelve la crisis".

Cuando se cumplen once años del terremoto y el tsunami que derivó en uno de los peores accidentes nucleares de la historia, la organización ecologista hace una nueva llamada de atención tras revisar múltiples documentos de los diferentes organismos gubernamentales y de la industria.

"El desmantelamiento no es posible en 40 años. Seguimos estando a la sombra y el Gobierno japonés debería clarificar cuánto progreso se ha realizado hasta ahora" afirmó Satoshi Sato, experto en ingeniería nuclear, a los medios.

"Se tendrá que lidiar con el agua tratada durante décadas", dijo el experto en relación al vertido de agua tratada al Océano Pacifico, un plan previsto para el año 2023 y que el Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) evaluó recientemente en una misión al país.

Problemas en el plan de desmantelamiento

El experto nipón destacó los graves problemas detectados en el plan de desmantelamiento, como el mal estado de los edificios y su continua degradación, los desafíos y planes "poco creíbles" para la extracción del combustible, los altos niveles de radiación presentes, la exposición de los trabajadores y la cantidad de residuos altamente radiactivos que se genera.

La extracción del combustible de los cuatro reactores de la planta Daiichi "conllevará más agua contaminada y el agua será nuevamente vertida al océano. La hoja de ruta actual está minimizando el impacto humano y medioambiental y el vertido no es la solución", denunció por su parte Shaun Burnie, especialista nuclear de Greenpeace.

"TEPCO no tiene intención de desmantelar la central nuclear de Fukushima en los próximos 20 o 30 años. Es una fantasía y un proceso mucho más largo de lo que nos han explicado", señaló Burnie, quien resaltó la necesidad de informar detalladamente a las comunidades afectadas y la población.

"No se pueden desestimar las consecuencias a largo plazo, porque esto trasciende generaciones y este hecho debería ser crucial a la hora de abordar el problema, y no la agenda oficial de los actores implicados", criticó Burnie de la hoja de ruta aprobada por el Gobierno nipón.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento