MAPA | Las bombas de Rusia caen en dos bases ucranianas en ciudades cercanas a la UE: Ivano-Frankivsk y Lutsk

territorio ucraniano ocupado por el ejército ruso.
territorio ucraniano ocupado por el ejército ruso.
Henar de Pedro

La guerra en Ucrania llega a la decimosexta jornada y la toma de Kiev, esto es, el esfuerzo prioritario del ejército ruso en Ucrania, no muestra ningún avance significativo. El número de refugiados sigue escalando hasta los dos millones y medio. La invasión que Putin justificaba en el genocidio en el Donbas (donde el conflicto ha dejado 14.000 muertos desde 2014) ha provocado, a día de hoy, más bajas civiles que militares en Ucrania. 

Según las últimas cifras de la oficina del alto comisionado de las Naciones Unidas para los derechos humanos, desde las 4 de la mañana del 24 de febrero hasta la medianoche del 9 de marzo, 549 personas civiles han muerto y 957 han resultado heridas.

Viernes 11 de marzo

territorio ucraniano ocupado por el ejército ruso.
territorio ucraniano ocupado por el ejército ruso.
Henar de Pedro

Los frentes alrededor de Kiev no presentan grandes avances en las últimas 24 horas, sin embargo, han salido a la luz varias informaciones interesantes en la zona. El famoso convoy militar ruso, que se ha dejado ver de nuevo, ha logrado dispersarse y redistribuirse, según da a entender la imagen captada por un satélite de la empresa estadounidense Maxar Technologies. Los vehículos rusos llevaban parados más de una semana por su incapacidad de avanzar en terreno embarrado y problemas en los neumáticos.

Parte de los vehículos se sitúan cerca del Aeropuerto Internacional Antonov, y otro grupo ha sido localizado en zonas boscosas cerca de la ciudad de Lubyanka.

Las fuerzas ucranianas declaran haber rechazado ataques rusos en Vyshgorod (ciudad situada 18 kilómetros al norte de Kiev) y en Moshchun (20 kilómetros al noroeste). En Brovary ha sido atacado un convoy de tanques ruso que se dirigía a Kiev y ha muerto el coronel del regimiento. A. Zakharov, según el Ministerio de Defensa ucraniano.

El control del eje de Sumy (a través del cual el ejército ruso transporta suministros al este de Kiev) sigue siendo decisivo para ambos bandos, que han batallado en la ciudad de Ojtirka durante las últimas horas.

La situación militar en Jarkov y en Lugansk no presenta grandes cambios respecto a ayer. El Gobernador de Jarkov, Oleh Sinegubov, ha afirmado que las fuerzas ucranianas recuperaron el suburbio de Dergachi, que llevaba en manos rusas desde el 10 de marzo. Esta sería la tercera contraofensiva de las fuerzas ucranianas en el óblast de Jarkov desde el comienzo de la invasión.

Las fuerzas invasoras afirman haber tomado varios barrios de Mariupol y una fábrica metalúrgica. Se ha confirmado la apertura de un nuevo corredor humanitario que conectaría la ciudad con Zaporiya. "Esperamos y deseamos que la ruta funcione hoy", ha declarado la vice primera ministra y ministra para la Reintegración de los Territorios Temporalmente Ocupados, Irina Vereschuk.

Al oeste de Ucrania, dos ataques en zonas muy cercanas a la frontera de Polonia han sido reportados por Rusia. se trata de bombardeos contra dos bases aéreas ucranianas en las ciudades de Ivano-Frankivsk y Lutsk. El Ministerio de Defensa ruso ha indicado que los ataques se han ejecutado con armas "de largo alcance" y "alta precisión", dejando a ambas bases "fuera de servicio", según recoge la agencia rusa TASS. 

Jueves 10 de marzo

Rusia no ha logrado victorias significativas en la zona de Kiev, según informa el Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW), durante las últimas horas. Nuevas evidencias de tropas “poco comunes” en el frente ruso de Kiev. Ayer salía a la luz la presencia de guardias reales, militares chechenos y mercenarios del grupo Wagner al oeste de la capital, mientras que hoy se habla de reclutas luchando en Ucrania. La presencia de reclutas en la guerra va en contra de la ley rusa, y, según el Kremlin, el ejército ha abierto una investigación al respecto.

Varios tanques rusos han sido destruidos a la entrada de Brovary (al este de la capital dentro del óblast de Kiev), en la carretera que conecta con Chernigov, que continúa bajo el ataque ruso pero controlada por Ucrania.

La disputa sigue en el eje de Sumy. El ejército ruso se esfuerza por defenderla y Ucrania sabe que debe atacarla, ambos motivados por una misma razón: la fortaleza rusa en el eje de Sumy significa fortaleza al este de Kiev. 

Como línea directa de suministro desde Rusia hasta Kiev, es un terreno muy disputado. Las autoridades ucranianas informaron de combates en Sumy, en Nizhyn e incluso más al norte hacia Hlukhiv, que se encuentra casi en la frontera con Rusia.

La prioridad que supone Sumy explica, posiblemente, la escasez de movimientos al este de Kiev.

En Jarkov los bombardeos continúan, pero no se han visto incursiones terrestres importantes. Según el ISW, las tropas rusas podrían haber desplazado un “considerable” poder de combate desde Jarkov hacia el norte para tratar de capturar Sumy. Rusia persiste en su intento de tomar Izyum (ciudad situada unos 110 kilómetros al sur este de Jarkov) y se confirman bombardeos en Balakliia, a medio camino entre ambas.

En Mariupol no han tenido lugar grandes avances en beneficio de ningún bando. La ciudad fue cercada el dos de marzo y, desde entonces, es víctima de bombardeos. Las imágenes que está dejando la guerra en esta ciudad portuaria del mar de Azov están siendo especialmente atroces. Los corredores humanitarios que establecieron para la huida de los civiles estaban, según la Cruz Roja, minados por el ejército ruso. Durante las últimas horas ha sido bombardeado un hospital infantil dejando tres víctimas mortales, entre ellas un menor, y 17 heridos.

Un informe de las autoridades ucranianas afirma que militares rusos vestidos de civil se están desplazando de Jersón hacia Mykolaiv. 17 batallones rusos al norte de Crimea se preparan para una ofensiva que podría dirigirse a Zaporiya o hacia Mykolaiv.

Al norte de Mykolaiv, la central nuclear Ucrania Sur se plantea como posible objetivo de interés para el ejército invasor, que ya controla las centrales de Chernobil y Zaporiya. 

Miércoles 9 de marzo

Las fuerzas invasoras siguen concentrándose en torno a la capital en previsión de un ataque coordinado del que se habla desde hace días. Hay informaciones novedosas, sin embargo, tanto al oeste como al este de Kiev. Las autoridades ucranianas han informado de la presencia de tres grupos que no pertenecen al ejército ruso en el frente oriental de Kiev: La Guardia Nacional rusa, los combatientes chechenos de Ramazan Kadyrov y los mercenarios del Grupo Wagner, ahora rebautizado como “Liga”.

Este último cuerpo de combate pertenece a Yevgeny Prigozhin, conocido como “el chef de Putin” por los servicios brindados al mandatario por sus empresas de catering y restaurantes.

El grupo paramilitar del oligarca ha tomado papel en la guerra de Siria, en Crimea, en Sudán, Libia o Mali, y ha sido condenado por crímenes de guerra en varias ocasiones.

La presencia de estos grupos en el frente es “inusual” según el análisis del Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW), y podría indicar dificultades de Putin para “convocar suficiente poder de combate en este eje a partir de unidades militares convencionales”.

Rusia continúa su táctica de “asedio y hambre” en la zona de Irpin (a unos 20 kilómetros de Kiev en dirección noroeste) y ha tomado control sobre las ciudades colindantes de Bucha y Hostomel.

Al este de Kiev, la línea que conecta a las tropas más cercanas a la capital con Rusia (el conocido “eje de Sumy”) sigue siendo víctima de ataques ucranianos.

Según las autoridades ucranianas, las fuerzas rusas que combaten en Chernigov estarían tratando de bloquear la ciudad para luego avanzar a Sumy, a la que pretenden rodear, y desde la que la resistencia ucraniana logra debilitar la llegada de suministros al este de la capital.

Al este del país, no se han reportado avances en Jarkov, la segunda ciudad más grande del país. El gobernador del óblast (la región) de Jarkov declaró que los defensores ucranianos repelieron un ataque aéreo ruso sin apoyo contra Vovchansky, a unos 60 kilómetros al noreste de la capital del óblast.

En Mariupol, que resiste desde hace días entre las tropas del Donbas y las de Crimea, el ejército ruso afirma haber tomado el control sobre dos carreteras el pasado ocho de marzo. Medios regionales afirman que el corredor en Mariupol está constantemente bombardeado, obligando a los civiles a permanecer en sus refugios. Aparentemente hay “saqueadores” en la ciudad y militares recargando teléfonos y ofreciendo agua.

La ciudad de Mykolaiv continúa defendiéndose de la invasión rusa. Según el ISW, Rusia requiere más poder de combate para efectuar esa conquista. Varios tanques rusos han sido capturados en la zona según varias publicaciones en Telegram y Twitter

Martes 8 de marzo

En los distintos flancos de la capital las tropas invasoras fueron capaces de reabastecerse y reorganizarse. Rusia tendría ahora la capacidad de coordinar ataques simultáneos y obtener mejores resultados que en sus intentos previos de toma la ciudad de Kiev.

Durante las últimas horas, los esfuerzos por controlar Irpin (a 20 kilómetros de Kiev, hacia el noroeste) y Bucha (cuatro kilómetros al norte de Irpin) fueron prioritarios en el norte. La ofensiva en esta zona es un ejemplo más del enfoque de “asedio y hambre” aprendido en la guerra de Siria. Según las autoridades ucranias, Rusia dejó estas dos ciudades sin agua, calefacción y comida, mientras prohíbe a sus habitantes salir.

Al este de la capital, Ucrania aseguró haber realizado un ataque exitoso contra armas y carros de combate almacenados en Nova Basan. De ser cierta, la destrucción de las reservas armamentísticas rusas en el eje del este de Kiev retrasaría los ataques a Brovary y el avance hacia el aeropuerto de Boryspil.

Los rusos tienen dificultades para mantener el eje de Sumy, una línea segura que conecta Rusia con Kiev. La propia Sumy (a más de 300 kilómetros de la capital) no ha sido tomada todavía, y la larga ruta hacia Kiev sufre ataques de la resistencia ucraniana, que destrozó en las últimas horas un convoy de camiones transportistas de combustible seguía el eje de Sumy.

Jarkov, mucho más cercana a la frontera rusa, sufre bombardeos continuos, pero en las últimas horas no se ha renovado ningún ataque terrestre.

Mariupol, también asfixiada desde hace días por el ejército ruso, ha combatido y frenado una incursión rusa en el vecindario de Staryi Krim.

Las tropas rusas trataron de avanzar hacia Volnovakha, a 56 kilómetros al norte de Mariupol.

A lo largo del eje de Crimea, los esfuerzos del ejército del Kremlin permanecieron dispersos. Según las autoridades ucranias, de los 17 batallones tácticos invasores del sur, dos atacan Mykolaiv, dos se dirigen a Vosnesensk, uno se halla preparado para avanzar a Odesa, cuatro operan hacia Zaporiya y tres apoyan los ataques en Mariupol.

Según el ISW, Zaporiya es la prioridad más inmediata de Rusia en el sur. Hace días todo apuntaba a la absoluta prioridad de avanzar a Odesa mientras se asediaba Mariupol, pero puede que los combates en Mykolaiv ralenticen este primer objetivo. Zaporiya es una gran ciudad de casi tres cuartos de millón de personas, y está viviendo protestas civiles en contra de la invasión. Es poco probable que las tropas rusas puedan rodearla o apoderarse de ella con un ataque de esta escala si los ucranianos la defienden como han defendido otras ciudades amenazadas.

Lunes 7 de marzo

Las operaciones militares en la capital estuvieron limitadas durante el fin de semana, según el Instituto para el estudio de la guerra (ISW). El convoy kilométrico que el martes pasado amenazaba con un ataque inminente a la capital lleva días atascado a 20 o 30 kilómetros de Kiev, debido a la falta de suministro, a la dificultad del terreno o a los ataques de la resistencia ucraniana.

Los esfuerzos de avance hacia la capital se desviaron hacia Irpin, ciudad de paso en el itinerario de evacuación de civiles de la capital. Las vías de huida segura pactadas por Rusia y Ucrania han sido violadas por el Ejército invasor de forma sistemática. 

Putin ha propuesto nuevos corredores humanitarios este lunes, pero todos ellos con destino a la propia Federación Rusa, aunque algunos itinerarios pasan por Bielorruisa. El Gobierno de Zelenski ha que considerado la oferta (que incluía la supervisión de Rusia mediante drones) "no es aceptable".

Al este de la capital, continúan los ataques en Chernigov, que, según Ucrania, no ha caído en manos rusas todavía. Bombardeos rusos han destrozado un colegio de la región.

Las tropas que partieron desde la frontera noreste de Ucrania y que forman el conocido ‘eje de Sumy’, han avanzado hasta la ciudad de Brovary, a 20 kilómetros de la capital.

Se prevé que se estén preparando para avanzar hacia la ciudad de Boryspil, situada a 17 kilómetros del sureste de Kiev, y en la que se encuentra el aeropuerto internacional que da cobertura a toda Ucrania central.

En el eje de Jarkov se han visto avances significativos que pueden esconder distintas intenciones por parte del ejército ruso. Un total de 23 BGTs (Grupos de Batallón táctico) se concentran al oeste y noreste de Jarkov, planeando ataques a esta ciudad y a Lubny y Poltava. Una operación de este tamaño (unos 20.000 soldados) podría tener el objetivo de aislar Kiev del este, tomar Dnipro, reforzar los ataques rusos en Kiev o combinar todos estos objetivos.

En cuanto al eje sur, la resistencia ucraniana efectuó un contraataque en Mariupol. La ciudad sigue cercada y el esfuerzo ucraniano no ha hecho que retroceda el frente enemigo. Al suroeste, el ejército del Kremlin persiste en su ofensiva contra Mykolayiv. La ciudad, que se interpone en el paso de las tropas hacia Odesa, sufre ataques aéreos y terrestres de forma simultánea. Según la web liveaumap.com, las tropas rusas han llegado al aeropuerto y han sido posteriormente expulsadas por la resistencia ucraniana de Mykolayiv.

Volodímir Zelenski afirmó el domingo que Rusia se preparaba para bombardear Odesa. Esta sería una táctica previsible, según ISW como antesala de un ataque desde tierra y mar. 

Domingo 6 de marzo

Los avances del Ejército ruso en las últimas 24 horas han sido escasos, debido a una “pausa operacional”, según informa el Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW). 

El ejército del Kremlin vuelve a aprovechar el el final de la semana para reorganizar efectivos y calibrar las necesidades en los frentes. Según el ISW, continúa el ataque aéreo sobre Irpin, Chernigov y Mariupol. En esta última ciudad, se confirmó el bombardeo de un corredor humanitario hacia Volnovaja.

Continúan los bombardeos en Jarkov, hacia donde se podría estar dirigiendo el destacamento de 2.000 soldados que hace días comenzó su avance desde Lugansk. 

En su intento por llegar hasta Odesa, persiste el ataque del ejército ruso a Mykolayiv. La ciudad parece seguir los pasos de Jersón, que cayó en manos rusas tras varios días de ataque. 

Sábado 5 de marzo

El ejército ruso continúa su avance hacia la capital, que se halla rodeada por tres frentes. El camino que emprendieron las tropas desde Sumy ha llegado prácticamente a su fin, al encontrarse a 20 kilómetros de la capital. Se han detectado ataques en Brovary, ciudad perteneciente al óblast de Kiev.

El convoy de vehículos militares rusos se mantiene atascado desde hace días a varios kilómetros de la capital. 

Al norte, el combate se mantiene estático cerca del aeropuerto de Gostomel.

En el frente sur, Rusia podría estar reuniendo tropas frente a Mykolayiv. Continúa el asedio a Mariupol, ciudad en la que se pactaron corredores humanitarios que, según Ucrania, rusia no respetó.

Viernes 4 de marzo

En su esfuerzo para envolver y tomar Kiev, explica el Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW), las fuerzas rusas probablemente necesiten aún más poder de combate. Se están realizando operaciones ofensivas en Kozarovychi, Vyshgorod, Fastiv y Obukhiv, todas áreas que rodean la capital.

Las tropas rusas han abierto un nuevo eje de ataque que avanza desde el sur de Bielorrusia hacia Zhytomyr, ciudad situada unos 140 kilómetros al oeste de Kiev.

Al este de la capital, los combates en Chernigov han dejado un total de 33 muertos y 18 heridos, según la web liveaumap.com.

Las tropas que combaten al este de Ucrania por la ciudad de Járkov se han mantenido estáticas, mientras que los bombardeos rusos de artillería, aire y misiles causan devastación.

El Ejército ucraniano en Jarkov prevé un intento de los rusos de envolver la ciudad, estrategia que ha funcionado en Mariupol pero está costando tremendos esfuerzos en Kiev.

El eje sur y sureste sigue presentando mayores movimientos, más dispersos, y con objetivos más asumibles para las tropas invasoras. El ISW reporta un avance en dirección norte desde el área de Lugansk. Dicho avance podría tener dos intenciones: Subir hasta Járkov para atacar la ciudad abriendo un segundo frente, o, como reporta el Estado mayor ucraniano, atacar Dnipro o Zaporizhia. Ucrania ha declarado que se trata de dos BGT (Grupos de Batallón Táctico) rusos, lo que equivaldría a entre 1.600 y 2.000 soldados.

Un ataque a la central de Zaporiyia ha sido, probablemente, el acontecimiento bélico más importante de las últimas horas. La información sobre la zona es un tanto confusa dado que, mientras que los rusos afirmaron tener el control de la central el pasado 28 de febrero, las autoridades ucranianas afirman que ha caído hoy. 

Ataque a la central nuclear.

Lo que es seguro es que la central nuclear ha sido víctima de un ataque de artillería que ha provocado un incendio que posteriormente se ha extinguido. El ministro de Energía de Ucrania, German Galuschenko, ha advertido tras el ataque ruso que el mundo está al borde de la mayor catástrofe nuclear en la historia de uso pacífico de la energía atómica. 

La ciudad de Mariupol, rodeada el Ejército ruso, es víctima de bombardeos desde hace días y se encuentra completamente devastada. Sede del grupo paramilitar ultranacionalista ucraniano conocido como ‘Batallón de Azov’, Mariupol se resiste por el momento a caer en manos de Putin.

Al suroeste del país, destaca el avance ruso hacia Mykolayiv, objetivo inmediato de Rusia en su avance hacia Odesa y tras la toma de Jersón. En Zakota, aún más al suroeste de Odesa, se han reportado bombardeos durante la noche del jueves.

Jueves 3 de marzo

A 20 kilómetros de Kiev se encuentra estancada por problemas de suministro la columna de tanques rusos con la que Rusia amenaza la ciudad, según señaló el Departamento de Defensa de EE UU.

Al este de la capital, las tropas que partieron de Sumy (ciudad pegada a la frontera rusa) se encuentran ya a la altura de Bobrovitsya, en la región de Chernigov, a menos de 80 kilómetros del centro de Kiev.

En Jarkov, la segunda ciudad más grande del país, los bombardeos y el asalto continúan. Durante la madrugada del jueves murieron seis civiles, entre ellos dos menores, en la cercana ciudad de Izium, según informó el alcalde Volodymyr Matsokin.

El pasado 2 de marzo, mientras la Asamblea General de la ONU condenaba rotundamente la invasión, las tropas rusas consiguieron rodear por completo la ciudad de Mariupol y se dedican desde entonces a bombardear infraestructura civil y a matar a civiles para crear una catástrofe humanitaria. Según el Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW), se trata de una táctica que las fuerzas rusas han adoptado repetidamente en Siria. Si cae la ciudad, Rusia habrá conseguido conectar Rostov-on-Don con Crimea por el norte del Azov, un objetivo clave para el Kremlin.

Al suroeste, como parte del mismo avance con origen en Crimea, el Ejército ruso tiene controlada la ciudad de Jersón, que presenta una situación estratégica en el río Dniepe. Las informaciones en torno al control de esta ciudad fueron un tanto confusas durante los días anteriores, y aunque los rusos llevan tiempo confirmando la conquista, no fue hasta el jueves cuando el alcalde, Igor Kolijaiev, admitió conversaciones en el edificio del Ayuntamiento.

El próximo enfrentamiento se prevé en Odessa, al oeste de Jersón, en cuyas playas ya hay situados varios buques de guerra rusos. La caída de este bastión ucraniano supondría dejar al país sin puertos, sin contacto con el Mar Negro, ni con el Mar de Azov. 

Rusia continúa en su avance y esta madrugada ha entrado en la estratégica ciudad de Jersón.

Miércoles 2 de marzo

El pasado martes Rusia pidió a los ciudadanos que abandonasen Kiev mientras los bombardeos en la capital alcanzaban a la torre de telecomunicaciones dejando cinco muertos y cinco heridos.

Las negociaciones continuaron en la frontera bielorrusa mientras el convoy de tanques rusos que se acercaba desde el norte a la capital se dispone a rodearla, previsiblemente por el oeste, como parte de un asedio por tres flancos. Al citado convoy se unirían, según previsiones del Instituto para el Estudio de la Guerra (ISW), las tropas que ya se encuentran al norte de la capital y las que avanzan por el este desde de Sumy (las tropas han llegado, según fuentes locales hasta la ciudad de Konotop) y desde Chernigov.

La ofensiva rusa en territorio ucraniano se intensificó este lunes, en el quinto día de invasión, con un ataque con misiles sobre la ciudad de Jarkov, la segunda más poblada de Ucrania, y un férreo asedio sobre la capital, Kiev.

Al este del país continuó el asedio a Jarkov con un nuevo ataque de paracaidistas, según declaró el alcalde de la ciudad, Igor Kolykhayev.

En el eje sur, las tropas rusas aseguraron haber tomado “el control total” sobre Jersón, ciudad a medio camino entre Crimea y Odesa, un asentamiento estratégico idóneo para el avance de las tropas de Putin hacia el oeste del país.

Subiendo al noreste de Crimea, Mariupol está sufriendo los ataques rusos, rodeada también desde el Donbás. Moscú tiene un interés especial por tomar esta ciudad porque supondría conectar el Donbás con Crimea, territorio anexionado en 2014 y origen del conflicto en la región. El Ejército ruso afirma haber tomado la ciudad de Berdiansk, situada unos 70 kilómetros al sureste de Mariupol.

Si las tropas de Putin conectasen el Donbás con el sur y siguiese avanzando hacia el oeste, podría llegar a cortar el contacto de Ucrania con el Mar Negro y el Mar de Azov, lo que supondría un durísimo golpe para los invadidos. 

Martes 1 de marzo

La etapa de reabastecimiento del ejército ruso podría haber concluido y las hostilidades podrían intensificarse durante las próximas horas. Un convoy kilométrico de vehículos militares rusos se acerca a Kiev desde el norte. Las fuerzas ucranianas, por su parte, declaran haber aprovechado los dos últimos días para fortalecer las defensas en la capital.

Un convoy de más de 40 kilómetros de largo ha sido avistado a lo largo de las carreteras al noroeste de Kiev, según varias imágenes satelitales publicadas por la empresa estadounidense Maxar Technologies. (Fuente: TW/MaxarTechnologies/Gob Ucrania)

En el frente noreste, el Ejército ruso ha comenzado a utilizar “armas de ataque aéreo, incluida la artillería de tubos y cohetes en Járkov”, lo que ha llevado a un drástico aumento de las víctimas civiles. Han transcendido imágenes de un misil ruso dirigido a la sede del Gobierno regional de Járkov, que ha explotado a escasos metros sin impactarle directamente.

Los ataques rusos no cesan en la segunda ciudad de Ucrania. En este vídeo que circula por redes sociales se ve cómo la sede del Gobierno nacional en Jarkov es ataca con un misil que impacta muy cerca del edificio, dejando un inmenso socavón en la calzada.

En los ejes del avance ruso desde Crimea y el Donbás, el avance ha sido más limitado que durante los primeros días, “probablemente debido a los esfuerzos rusos por concentrar suficiente poder de combate para llevar a cabo operaciones decisivas contra Mariupol y, posiblemente, Zaporizhia”.

Al oeste del avance ruso desde Crimea, el próximo objetivo es la ciudad de Jersón. "El asalto a ha comenzado. Según testigos, el enemigo avanza desde el aeropuerto a la carretera de Nikoláev y el anillo cerca de la planta de refrigeración", ha declarado el Servicio Estatal para Comunicaciones y Protección de la Información.

Las fuerzas rusas podrían, según ISW, estar preparándose para abrir un quinto eje en alianza con Bielorrusia para atacar Ucrania desde el oeste. Esta ofensiva probablemente buscaría aislar a Ucrania de los envíos terrestres de ayuda occidental a través de Polonia, Eslovaquia y Hungría.

Lunes 28 de febrero

Después de cuatro jornadas de guerra, se distinguen claramente cuatro frentes divididos, dos de ellos al este, uno en el Donbass y otro al noreste de Járkov. Las tropas rusas se han visto en obligación de recalibrar su estrategia en Kiev, frente a una resistencia mayor de la que se esperaban. El enfoque del operativo ruso en el norte del país ha sido hasta el momento “infructuoso”.

Durante los próximos días, los rusos se enfrentan a una “probable guerra urbana” de gran intensidad, sin embargo, la superioridad de los recursos disponibles para las tropas de Putin pueden cambiar las tornas. De acuerdo con el Ministerio de Sanidad de Ucrania, al menos 352 ucranianos han fallecido, y otros 1.684 han resultado heridos hasta el momento. El avance ruso desde el este, con Lugansk y Donetsk bajo control, se centra en los ataques sobre Mariupol. Con el Donbás al este y el avance ruso desde Crimea, la ciudad, en la que se ha confirmado esta madrugada la muerte de una niña de seis años, corre el peligro de quedar aislada. El Ejército ruso afirma haber tomado la central nuclear de Zaporozhie, la más grande de toda Europa.

Domingo 27 de febrero

Los duros combates que se han sucedido a lo largo del fin de semana en la capital ucraniana no han supuesto grandes avances para las tropas de Putin. Durante las dos primeras jornadas de la invasión, los rusos lograron incurrir en territorio ucraniano con eficacia y lograr un avance significativo en los cuatro frentes abiertos.

Se estima que Rusia, aunque ha mantenido las hostilidades, centró sus esfuerzos durante los últimos días en el reabastecimiento de los frentes abiertos y la reconsideración de sus estrategias de ataque. De ser así, se prevé que llegue, en los próximos días, un golpe contundente del Ejército ruso enfocado en tomar la capital.

En el sur del país las tropas rusas avanzaron hacia Zaporizhia y hacia Mariupol, que se encuentra entre el frente de Crimea y el del Donbass, en el que no se han visto grandes avances.

Sábado 26 de febrero

Los combates se intensifican en la capital. Las fuerzas rusas atacan desde todas las direcciones. Durante la mañana, los combates llegaron al centro de la ciudad, para relajarse a la llegada de la tarde.

Un edificio residencial fue alcanzado en el suroeste de la capital hiriendo a una docena de civiles.

Estado en el que quedó el edificio.

El portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Ígor Konáshenkov, informó en su comparecencia matinal del sábado que el Ejército ruso ha puesto bajo su total control la ciudad de Melitópol.

Los esfuerzos de las tropas de Putin en el sur del país parecen buscar el control sobre la salida de Ucrania al mar de Azov. Por el este, el ejército ruso avanza por tierra mientras continúan los bombardeos a la ciudad de Járkov.

Viernes 25 de febrero

El ataque se intensificó durante la madrugada en Kiev. Las autoridades ucranianas reportaron fuertes explosiones cargando contra infraestructuras civiles durante toda la noche. Las cifras de víctimas mortales ascienden a 137 las víctimas mortales. El aeropuerto de Gostomel, al noroeste de la capital, fue tomado por los rusos.

En el eje sur de la invasión, continúa el avance ruso desde Crimea con objetivo de alcanzar y tomar Jersón, Zaporizhia, Melitópol y llegar a Meriupol.

Jueves 24 de febrero

La madrugada del jueves 24, Vladimir Putin anunció una “operación militar especial” dando paso a la entrada del Ejército ruso en Ucrania a través de tres frentes: el eje norte, en dirección a Kiev desde Bielorrusia; el este, en dirección a Járkov y por la zona del Donbás; el eje sur, desde la península de Crimea, anexionada a Rusia en 2014. Se suceden las explosiones por todo el territorio nacional y Putin acumula, según la inteligencia de Estados Unidos, 190.000 soldados en las regiones que rodean Ucrania. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento