Putin, a la lista negra de la UE: histórica sanción al líder de una potencia que está haciendo tambalearse a Europa

El presidente ruso, Vladimir Putin.
El presidente ruso, Vladimir Putin.
EFE

La Unión Europea cuenta con su propia lista negra. La serie 'The Blacklist' es solo eso, ficción, pero si puede haber algún símil en la realidad ese son los listados que Occidente maneja dentro de un sistema para señalar a personas, grupos o entidades que no cumplen con los mínimos del sistema internacional. Ahora en el caso de la UE habrá un nombre que destaque por encima del resto: el de Vladimir Putin. Trece letras que estarán plasmadas en un papel después de la ofensiva y la invasión de Rusia sobre Ucrania que ha provocado, entre otras cosas, que los 27 aprueben congelar los activos del presidente ruso -y de su ministro de Exteriores- en territorio comunitario.

"Tal vez no se han incluido algunas medidas restrictivas, porque quizás no estaban lo suficientemente maduras, pero nada está fuera de la mesa". La UE, en todo caso, no se frenará aquí si sirven de guía las palabras del Alto Representante, Josep Borrell. Pero, de momento, la decisión de incluir a Putin en la lista tiene ya algo de histórico, porque no hay ningún líder a ese nivel que forme parte de ella. Claro que actualmente tampoco hay otro nombre que haya puesto tan en jaque la arquitectura de Europa con una invasión militar de otro Estado soberano.

¿Qué son exactamente las sanciones de la UE? "Las medidas restrictivas o sanciones son un instrumento esencial de la Política Exterior y de Seguridad Común (PESC) de la UE. La UE las utiliza dentro de un planteamiento político integrado y global que comprende el diálogo político, acciones complementarias y el recurso a otros instrumentos disponibles", definen. Y se centran en individuales, grupos, entidades o gobiernos (estos siempre que, evidentemente, no pertenezcan a la Unión).

El listado (o los listados) de sancionados, se revisan periódicamente y la Unión siempre trata de evitar llamarlas "sanciones" porque pueden tener una connotación demasiado negativa. Lo que buscan estos "instrumentos diplomáticos", al fin y al cabo, como explicó María Vallés, doctora especializada en medidas restrictivas de la Unión Europea, a 20minutos, es "un cambio de actitud" en los sancionados. Precisamente esto es aplicable de forma muy nítida a Vladimir Putin en el marco de la invasión de Ucrania.

En general, a fecha de 25 de febrero del 2022, un total de 555 personas y 52 entidades "son objeto de medidas de inmovilización de bienes y prohibición de viajar por actos que menoscaban la integridad territorial, la soberanía y la independencia de Ucrania", explica la UE. Estos nombres todavía no incluyen los de Putin y su jefe de la diplomacia, Sergei Lavrov, y está previsto que estos no sean los únicos que se sumen a la lista.

"El ataque de Rusia es un ataque masivo con el objetivo de atacar a Kiev y establecer un gobierno propio. En este caso, obviamente, habría que revisar lo que estamos tratando de implementar", expresó Borrell tras la aprobación del segundo paquete de sanciones y dejando abierta la opción a un tercero, en el que ya se podría incluir por ejemplo la expulsión de Rusia del mecanismo SWIFT, que sirve para el intercambio de divisas. Y acabó con una conclusión muy clara el jefe de la diplomacia europea: "La UE es un proyecto de paz, somos un proyecto de paz, somos lo contrario de buscar soluciones interestatales a través de la violencia".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento