La clave del Donbás: los tres argumentos sobre esta zona de Ucrania que han llevado a Putin a lanzar su ataque

Localizador de la región de Donbás, en el sureste de Ucrania.
Localizador de la región de Donbás, en el sureste de Ucrania.
Carlos Gámez

Donetsk y Lugansk son consideradas el eje sobre el que lleva años girando todo el conflicto de Rusia con Ucrania. Ambas zonas, situadas en el este del país, fueron este lunes declaradas independientes por parte de Vladimir Putin y ha sido el preludio del comienzo del ataque de Putin. Además, son también claves para los idearios pos soviéticos de Moscú: en eso se apoya el Kremlin para dar el paso que puede redefinir el orden mundial.

1. Son zonas prorrusas

El Donbás, la región que forman ambas ciudades, es el punto neurálgico de un conflicto que ya se extiende durante casi ocho años, por lo que no se pueden entender el ataque de Putin como una novedad inesperada. Son dos zonas prorrusas en medio de un país en el que la mayoría de la población no lo es y que, según los sondeos, es favorable tanto a la entrada en la OTAN como en la Unión Europea.

¿Cuál consideras que es el principal valor europeo que hay que defender?

En todo caso, en el Donbás se dio inicio en 2014 al Euromaidan, una rebelión popular que acabó con Viktor Yanukovich, un presidente cercano a Moscú. La región, precisamente, acogió la llamada Revolución Naranja. ¿Qué fue realmente? La movilización popular tras unas elecciones que tanto la oposición como la comunidad internacional calificaron como fraudulentas y que dieron como ganador al propio Yanukovich frente al nacionalista y europeísta Viktor Yúshenko. Esto era todavía el año 2004 y los comicios tuvieron que repetirse, aunque en 2010 Yanukovich sí ascendió al poder, pero la historia se repitió.

Localizador de la región de Donbás, en el sureste de Ucrania.
Localizador de la región de Donbás, en el sureste de Ucrania.
Carlos Gámez

2. Kiev no controla el este del país

Donetsk y Lugansk son la mecha que enciende el conflicto entre Rusia y Ucrania, una vez cada cierto tiempo, para agitar Europa. Y Rusia ha acabado llevándoselas a su terreno, con el levantamiento prorruso que acabó con la declaración de independencia de ambas zonas a través del apoyo de efectivos 'sin bandera' enviados por el Kremlin. Esto es, una especie de milicia que dio soporte a los rebeldes favorables a Rusia. Esos pasos coincidieron casi en el tiempo con la anexión ilegal de Crimea por parte del régimen de Vladimir Putin.

Kiev, por lo tanto, ya no controla el este del país y aunque el reconocimiento oficial por parte del Kremlin ha llegado ahora es evidente que Rusia está más que presente en Ucrania desde hace muchos años. Una invasión ahora sería una más, y la guerra no es, ni mucho menos, nueva. El hecho de que Donetsk y Lugansk hagan frontera con Rusia facilita las intenciones de Putin.

3. Freno para la expansión de la OTAN

Al final, son importantes por dos motivos. El primero es que suponen una puerta de entrada 'cómoda' de Rusia a Ucrania y el segundo es que son una especie de freno para la expansión de la OTAN hacia esa zona. Y es que Moscú mantiene inamovibles sus dos principales líneas rojas frente a Occidente: que la Alianza no siga avanzando hacia la que Putin considera la zona de influencia rusa y que no admita, ni ahora ni nunca, la entrada de Ucrania en el grupo defensivo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento